ARQ. INTERNACIONAL | PIER WAVE | #180 NOV 2013
La Ola está de fiesta

San Petersburgo realizó un concurso para construir un nuevo embarcadero y se impuso una gigantesca obra con forma de ola. Allí se podrán realizar multitudinarios recitales. Según los desarrollistas, los espacios creados “pueden unirse o separarse para adaptarse a las necesidades y oportunidades de la ciudad y sus ciudadanos”.  

Desde sus comienzos, como una pujante aldea de pescadores en la costa oeste de Florida, en Estados Unidos, a fines de 1800, un embarcadero ha sido la pieza central del frente costero de San Petersburgo. En 2010, la ciudad patrocinó un concurso para elegir el reemplazo del embarcadero anterior –conocido como pirámide invertida, por su forma-, que había sido inaugurado en 1973 y se acercaba al final de su vida útil. En el concurso resultó seleccionado el proyecto “Wave Pier”, desarrollado por el estudio estadounidense BIG (Bjarke Ingels Group).
Originalmente, el embarcadero se creó como muelle de acercamiento al tren y era utilizado para descargar mercancías de barcos. Sin embargo, cuando se comenzaron a construir puertos de aguas profundas, el embarcadero quedó obsoleto y los residentes de la zona comenzaron a utilizarlo como zona de ocio.
A inicios de 2012 se inauguró la remodelación. Además de las espectaculares vistas de la Bahía de Tampa y de la ciudad de San Petersburgo, en este embarcadero con forma de ola, se ha incluido un centro de exposiciones y una gran variedad de salas donde realizar actividades lúdicas, todas ellas relacionadas con el ciclo natural del agua, como son una piscina de olas para la práctica del surf, baños de vapor y diferentes piscinas.
En el exterior, debajo de la curva del embarcadero, se ha creado una zona para conciertos y en la explanada exterior hay una playa artificial con acceso al mar.
“La ola se concibe como un ícono característico sobre el horizonte y la línea de flotación de San Petersburgo y Tampa Bay. Sus ondas características y curvas se prestan a una serie de actividades en torno y dentro: un mirador, un pabellón, un embarcadero, un mercado, un salón de banquetes, una sala de exposiciones, una playa, un paseo marítimo, un escenario y un auditorio”, explicaron desde el estudio de arquitectura BIG.
Y destacaron que la obra “está determinada por la vida dentro y alrededor de ella, y es flexible y abierta al cambio”. “Como la vida en la ciudad evoluciona - así también el muelle deberá evolucionar con ella. Su forma fuerte y sus generosos espacios pueden acomodar una multitud de programas - ya sea para un solo destino o con múltiples actividades individuales o de inquilinos”, destacaron.
Por último, los encargados de diseñar el proyecto describieron: “El escultural exterior (del sitio) crea una serie de espacios públicos -la azotea en la ruptura de la ola, donde el espectador se encuentra en el rizo de la onda; y el escenario cubierto bajo el arco del lazo y la playa. Dentro de la onda, una cascada de espacios programables forma un solo bucle. Como los tiempos cambian estos espacios pueden unirse o separarse para adaptarse a las necesidades y oportunidades de la ciudad y sus ciudadanos”, dijeron.
El embarcadero anterior era conocido como el “pirámide invertida” y estaba a sólo 750 metros del centro de entretenimiento de la ciudad en Tampa Bay. Su estructura de cinco pisos incluía un observatorio en la parte superior, restaurantes, tiendas, excursiones en bote, pesca, arriendo de bicicletas y un acuario. ©





TXT: Grupo Editorial Metro

MAS FOTOS