PERSONAJES | ADOLFO CAMBIASO | #182 ENE 2014
"El día que no tenga sed de victorias dejo el polo"

Luego de que La Dolfina se alzara con la Triple Corona, Adolfo Cambiaso -considerado
el mejor jugador de polo del mundo y uno de los mejores de la historia profesional de este deporte- repasó el desarrollo de un año excepcional. “A medida que va ganando, y pasando jugadores históricos en la tabla de campeones, uno quiere seguir ganando”, advirtió.

Días antes de que finalice 2013, La Dolfina se consagró campeón del centésimo vigésimo Abierto Argentino de Polo y se alzó con la Triple Corona, después de festejar también en Tortugas y Hurlingham. En la cancha central de Palermo, el equipo liderado por Adolfo Cambiaso venció en la final a La Alegría por 16-11.
Luego de la reñida final, ‘Adolfito’ dialogó con Metro y repasó el desarrollo de “un año espectacular en todo sentido”, analizó el juego desplegado por su equipo; se refirió a la supremacía del polo argentino en el mundo y vislumbró el futuro del deporte ligado al desarrollo de la clonación de caballos. Además, el múltiple campeón -que festejó por décima vez en Palermo- avisó: “El día que no tenga sed de victorias... dejo el polo”.

Tras conseguir la Triple Corona se cierra el Año de la mejor manera. ¿Cuál es tu balance en lo individual y en lo colectivo?

Fue un año espectacular en todo sentido. Mejor imposible. Ganar la Triple Corona no es nada fácil, muy pocos equipos lo lograron a lo largo de 120 años de historia [NdeR: anteriormente lo habían conseguido Coronel Suárez (4), Ellerstina (2), Santa Ana (1) y La Aguada (1)], y que mi club esté entre ellos es un orgullo. Colectivamente anduvimos muy bien, ganando todos los partidos que jugamos. En lo personal, puedo decir que estoy feliz por haber llegado a los 10 Abiertos ganados y al séptimo con La Dolfina.

¿En qué momento sentiste que no se les escapaba la Triple Corona? ¿Cuáles fueron los pilares para lograrlo teniendo en cuenta que el partido en Palermo cerró con una progresión de 2-1, 5-3, 6-6, 8-8, 10-9, 11-9 y 13-10?

Fue muy dura la final, Alegría juega muy bien, y la lesión de Juan Martín Nero fue difícil de superar. Sebastián Merlos jugó muy bien, pero no fue fácil aceptar que no iba a estar el mejor back del mundo en la cancha. En el séptimo chukker nos encaminamos bien y ya en el octavo sabíamos que lo teníamos.
¿La Triple Corona con esta camiseta era una de las marcas que le faltaban a tu carrera?
Sí, ya la había ganado con Ellerstina, pero me faltaba con La Dolfina. Milo Fernández Araujo, nuestro DT, fue muy importante en mentalizarnos para ganar Tortugas. Torneo que antes no lo tomábamos con todas las pilas.

¿Cómo se encuentra la motivación para continuar en el deporte tras obtener tantísimos logros? ¿Cuáles son las expectativas de cara al futuro?

A medida que va ganando, y pasando jugadores históricos en la tabla de campeones, uno quiere seguir ganando. El día que no tenga sed de victorias... dejo el polo. El año que viene queremos ganar todo de nuevo, de eso no hay dudas.

¿Cómo ves posicionado al polo argentino en el mundo? ¿Qué aspectos se pueden mejorar?

Somos los mejores del mundo, de eso no hay dudas, y no es un mérito nuestro exclusivamente. Ya van más de 80 años de reinado a nivel mundial, y la brecha es cada vez más grande. Se puede mejorar, siempre... hay que seguir conquistando mercados, seguir dedicando mucho trabajo a la cría. Yo ahora le estoy dando mucha manija al tema de los clones. Ahí está el futuro.

En varias oportunidades han sido premiados tus caballos por su calidad ¿En qué medida influyen para el desempeño en la competencia de alto rendimiento?

Es un orgullo haber recibido el premio Lady Susan Townley en nueve oportunidades, todo un record. Los caballos son clave, ellos hacen una diferencia muy importante en nuestro nivel. En esta temporada premiaron a Chocolate, pero también me anduvieron muy bien otros caballos. Me di el lujo de jugar a Show Me, primer clon que juega en Hurlingham y en Palermo.

¿Qué mensajes le das a los jóvenes que se inician en este deporte? ¿Notás un mayor interés en el deporte y en torno a tu figura?

Dedicación, pasión y mucho trabajo. Es un deporte muy demandante, donde hay que poner mucho entusiasmo y pasión por los caballos. Siempre me llevé bien con la gente, siento que le aporté mucho al polo. En cierto modo ayudé a popularizarlo. Ese siempre fue uno de mis objetivos.

Con el triunfo en Palermo, el equipo de Cañuelas pasará a tener 40 goles de handicap, lo que lo convierte en el conjunto argentino de mayor valoración, independientemente de los ascensos y descensos que decida la Asociación Argentina de Polo (AAP). ©

 





TXT: Grupo Editorial Metro