ARQUITECTURA INTERNACIONAL |TEMPLO DE LOTO | #188 JUL 2014
Lotus Temple

La Casa de Adoración Bahá'í está ubicada en India y es conocida como
Templo de Loto por su forma de flor. El edificio tiene nueve lados y su salón central
puede recibir a 2500 personas. Desde 1986 fue visitado por más de 50 millones de personas.

El Templo de Loto –o Casa de Adoración Bahá'í-, ubicado en Delhi, India, fue inaugurado en 1986 y debe su nomenclatura popular a su forma de flor. El edifico ganó numerosos premios arquitectónicos.
Al igual que con todas las demás Casas de Adoración Bahá'ís, el Templo de Loto está abierto para todos sin importar la religión o cualquier otra distinción, así como lo enfatizan los textos Bahá'ís.
Las leyes Bahá'ís indican que el espíritu de las Casas de Adoración sea el de un lugar para que la gente de todas las religiones se reúna a adorar a Dios.
Todas las Casas de Adoración Bahá'ís comparten ciertos elementos arquitectónicos. Abdu'l-Bahá, el hijo del fundador de la religión, estipuló que una característica esencial es que tuviera una forma circular de nueve lados.
Inspirado por la flor de loto, su diseño se compone de 27 pétalos revestidos de mármol, arreglados en grupos de tres para formar nueve lados.
Las nueve puertas del Templo de Loto abren hacia un salón central con capacidad para 2500 personas. Éste tiene poco más de 40 metros de altura y su superficie esta hecha de mármol blanco del mismo tipo con el que se construían muchos de los monumentos antiguos.
La Casa de Adoración, junto con los nueve estanques y jardines en su alrededor ocupan 105 mil metros cuadrados.
El imponente edificio está ubicado en Delhi, "Territorio Capital Nacional" de la República de la India. El arquitecto fue un iraní llamado Fariborz Sahba, que en la actualidad reside en Estados Unidos y Canadá. En 1976 se le pidió diseñarla y posteriormente supervisó la construcción.
La estructura simula la forma de la flor de loto, símbolo de pureza y santidad en la cultura hindú. Durante el día el templo es blanco –también como símbolo de pureza- y se torna violáceo al atardecer, evocando la meditación de quienes lo observan.
Los materiales más utilizados en la construcción fueron el mármol de Rajasthani Macrana, cemento de dolomita y arena, los cuales forman parte de la estructura de los formidables pétalos, colosales estanques y magníficos puentes.
Desde su inauguración al público, en diciembre de 1986, hasta el 2002 ha atraído a más de 50 millones de visitantes. Y cada año aporta más de un millón de turistas.
Su visita es libre, aunque deben cumplirse ciertos requisitos (dentro del edificio no se pueden utilizar zapatos, debe haber pocas personas en el templo y no hay que hacer ruido), y casi guiada, ya que una persona, después de un breve recordatorio de las normas, cuenta un poco de historia de su religión y del templo, antes de invitar a los visitantes a meditar.
El Templo del Loto es un lugar que impone respeto, en el que cualquiera, sin demasiado esfuerzo, puede experimentar la más profunda espiritualidad y desprenderse de energías negativas. Su gran sala principal, cuyos techos sobrepasan los 30 metros de altura -sin ningún pilar que sostenga la estructura-, es un sitio destinado a la meditación y el reposo.
A través de la web (en la página http://p4panorama.com/panos/lotustemple/index.html) se puede disfrutar de una visita virtual –y en tres dimensiones- del Templo de Loto. ©





TXT: Grupo Editorial Metro

MAS FOTOS