TESOROS DE BUENOS AIRES |PASEO DE LAS ESCULTURAS | #188 JUL 2014
El Principito porteño

En la Ciudad de Buenos Aires se encuentra el Paseo de las Esculturas
donde se exponen 45 obras de Carlos Regazzoni. El artista decidió homenajear
al más reconocido personaje del escritor y aviador Antoine de Saint-Exupéry.

El Principito es la obra más famosa del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry y cuenta con traducciones a más de 250 idiomas y dialectos. La novela corta, que fue incluida entre los Mejores Libros del siglo XX en Francia, se convirtió en uno de los libros más vendidos de todos los tiempos, dado que ha logrado distribuir más de 140 millones de copias en todo el mundo.
Esta influyente historia, publicada por primera vez en español por la editorial argentina Emecé -en septiembre de 1951-, cuenta con un homenaje en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
En la Plaza Rubén Darío, ubicada en Austria entre Figueroa Alcorta y Avenida Del Libertador, fue inaugurada la tercera edición del Paseo de las Esculturas, que cuenta con 45 obras del escultor y pintor argentino Carlos Regazzoni, que realizó diversas obras -de magnitudes considerables-, las cuales se caracterizan por estar construidas con sobras de vías y pedazos de vagones en desuso.
En esta oportunidad, el artista nacido en Comodoro Rivadavia expuso al aire libre y dividió sus esculturas en tres sectores: El malón, Rancho de los esteros y La flota de aviones. Ésta última es un homenaje de Regazzoni a la legendaria Aeroposta Argentina y a quien fue su director, Antoine De Saint Exupéry.
El artista recreó los aviones de la época e incorporó la imagen de la avioneta junto al propio Saint Exupéry y también al Principito.
En su atelier, entre pinturas, esculturas e intervenciones, Regazzoni le dio vida a su obra y, con el tiempo, llegó a instalarse como un referente internacional indiscutido. Con piezas inigualables, supo conmover a los coleccionistas más exigentes, como Otero-Monsegur, Fortabat, Cambiasso, y Contí. El artista también recibió las visitas de Antonio Banderas, Melanie Griffith y grandes personalidades del mundo de los negocios interesadas en conocer personalmente su emblemático taller.
Consagrado como uno de los artistas contemporáneos más vanguardistas, su obra fue declarada de interés cultural tanto a nivel nacional como en el extranjero en reiteradas ocasiones.
En una etapa de su carrera el artista realizó obras inspiradas en insectos -casi siempre hormigas- a las que emplazó en varios carteles de la avenida Libertador, en el barrio porteño de Retiro, donde tiene su atelier.
Además, diversos cuadros pintado por Regazzoni se exhiben en prestigiosos museos, tanto en Buenos Aires -por ejemplo, el MALBA- como en París.
Una de las obras más emblemáticas de Regazzoni es El Patagonius Saurius -conocido popularmente como El Bridasaurio-, un monumento creado con desechos metálicos en homenaje a los dinosaurios, ubicado en la localidad de Pico Truncado, en el norte de Santa Cruz. ©


FOTOS & TXT: Grupo Editorial Metro