DIARIO DE VIAJE | Recife | #187 JUN 2014
La Venecia Brasilera

En vísperas del Mundial de Fútbol 2014 y de las Fiestas Juninas, el viajero llega a Recife, la ciudad más antigua de Brasil, para deleitarse con su historia, sus paisajes, sus playas y su gastronomía.

El noreste de Brasil, sobre las costas del Océano Atlántico, se encuentra la ciudad de Recife, capital del estado de Pernambuco. Formada por tres islas -Recife, Santo Antonio y Boa Vista-, entre las que fluyen los ríos Beberibe y Capibaribe, la ciudad debe su nombre a la gran concentración de arrecifes de coral que hay en la zona.
En vísperas del Mundial de Fútbol 2014, el viajero llega a su destino: Recife. Se encuentra a pocos kilómetros del estadio Itaipava Arena Pernambuco, que albergará cinco encuentros de la fase de grupos y uno de octavos de final del campeonato más esperado del año.

LAS MEJORES PLAYAS DE AMERICA DEL SUR

Ya en el hotel, el viajero consigue un mapa en la administración y parte decidido a aprovechar el día de sol. Acompañado por una cálida brisa, llega la orilla de la playa Boa Viagem. Su arena blanca y fina se combina con las piscinas naturales (formadas por los arrecifes) para invitarlo a detenerse en la que se considera una de las mejores playas urbanas de Brasil.
Luego de almorzar "casquinho de caranguejo" servido en su propio caparazón, se dirige hacia el sur, donde los espera Porto de Galinhas. Allí se presenta una oportunidad imperdible para practicar buceo y conocer la flora y fauna marina de la zona.
La tarde termina con un paseo en "jangada", una pequeña embarcación muy colorida, similar a una balsa con una vela y un gran remo. El jangadero que conduce la balsa conoce los mejores recorridos para llegar a las piscinas naturales.
Durante los 30 minutos que dura el viaje, el lugareño le regala al viajero algunas de las tantas historias que conoce de toda la vida.

RECIFE ANTIGUO

Al día siguiente, el viajero se dedica a recorrer el Casco Histórico, también llamado Recife Antiguo, que se caracteriza por sus numerosas construcciones coloniales, muchas de las cuales fueron restauradas y convertidas en restaurantes, bares, museos y galerías de arte. Es temprano y no quiere dejar ningún punto sin visitar.
Fundada en 1537, Recife fue una de las primeras áreas ocupadas por la colonización portuguesa. Desde 1580 hasta 1640, los reinos de España y Portugal se unieron bajo la corona española. En aquel entonces, España estaba en guerra con las Provincias Unidas de los Países Bajos y decidió cerrar los puertos brasileños a los holandeses, que eran los principales distribuidores del azúcar de Brasil en Europa. Como consecuencia, comenzaron las invasiones neerlandesas de Brasil y varias ciudades brasileñas productoras de azúcar fueron ocupadas.
Entre 1630 y 1654 Recife estuvo bajo dominio holandés. Durante esa época se produjo la primera gran transformación urbana y se construyeron varios canales y puentes a semejanza de Ámsterdam, gracias a los cuales hoy la ciudad es conocida como "la Venecia brasileña".
La Capilla Dorada -anexo lateral de la Iglesia de San Antonio- constituye una verdadera joya del barroco de la época de mayor apogeo de la arquitectura religiosa de Brasil. Erguida por los monjes franciscanos, forma parte del convento de la Orden, junto con el Museo Franciscano de Arte Sacra, donde se exhiben imágenes religiosas y objetos litúrgicos. El Convento de San Antonio comenzó su construcción en 1606, siendo uno de los más antiguos del país.
Desde allí, se dirige hacia la primera sinagoga de América, Kahal Zur Israel (siglo XVII). El edificio original existió hasta principios del siglo XX. Recién en 2001 el lugar fue reabierto al público con la inauguración de un museo dedicado a la historia de la inmigración hebrea en el continente americano.
El día avanza y el viajero llega a la que será su última parada en el Casco Histórico: Fuerte de Brum -construido en la primera mitad del siglo XVII. Esta fortaleza militar, iniciada por los portugueses en el año 1629 y finalizada por los holandeses en el año 1631, fue utilizada desde sus orígenes para proteger la entrada del puerto. En la actualidad es sede del Museo Militar de la Ciudad.
Pasado el mediodía, vuelve a deleitarse con la comida típica de Recife. Esta vez el menú es "carurú", un potaje que se sirve caliente en una cazuela de barro y suele acompañarse de "acarajé", una masa a base de porotos.

EL MUNDO ESTA DE FIESTA

Falta poco para el 12 de junio. Ese día comenzará la fiesta tan esperada por todos: el Mundial de Fútbol 2014. Pero al día siguiente darán inicio las Fiestas Juninas, uno de los eventos populares más importantes que cada año llena las calles de Brasil con la llegada de San Antonio, San Juan y San Pedro.
La celebración se originó en la época colonial, cuando los europeos celebraban los primeros días de calor que anunciaban la llegada de la temporada de verano. Las Fiestas Juninas comienzan el 13 de junio con la fiesta de San Antonio, continúan el 24 con la fiesta de San Juan y concluyen el 29 del mismo mes con la fiesta de San Pedro.
El mundo está de fiesta y Recife celebra por partida doble. ©

TXT & FOTOS: Grupo Editorial Metro

MAS FOTOS