ARQUITECTURA INTERNACIONAL |AUDITORIO DE TENERIFE| #187 JUN 2014
Luna de Tenerife

Un juego de curvas imposible coronado por una magnífica ala de hormigón, que desafía la gravedad, perfila la figura del "Auditorio de Tenerife Adán Martín".
Diseñado por el reconocido arquitecto Santiago Calatrava, es uno de los edificios emblemáticos de Canarias, España. Su construcción comenzó en 1997 y fue inaugurado
seis años después, en 2003.

En el corazón de Santa Cruz de Tenerife, salpicado por el agua de mar, de cara al viento y bañado por el sol, se encuentra el "Auditorio de Tenerife Adán Martín". Emplazado en la Avenida de la Constitución en Santa Cruz de Tenerife, España, el edificio se alza sobre una parcela de 23 mil metros cuadrados.
Su superficie de 6.471 metros cuadramos, da lugar a numerosos escenarios. Todos los estilos, desde la ópera, pasando por el pop, hasta llegar al rock, forman parte de la variada programación del Auditorio.
La edificación, obra del arquitecto Santiago Calatrava –diseñador del Puente de la Mujer ubicado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires-, es considerada el monumento más importante de toda Canarias y cuenta con una de las mejores acústicas a nivel mundial.
La construcción se encuadra dentro de los postulados de la arquitectura tardomoderna de finales del XX. Sin una fachada definida, su forma invita a hacer uso de la imaginación. Los aspectos que se le adjudican son varios: desde una ola, pasando por una luna, hasta llegar a una gigantesca lengua de cobra. En todo caso, Calatrava se deleita con el hecho de que su forma sea "sugerente", porque "así también es la música".
En 1970 la sociedad tinerfeña demandó la creación de un auditorio para las islas. Siete años más tarde, en 1977, el Pleno Insular aprobó su ubicación en la finca El Ramonal. Al año siguiente comenzó el concurso de ideas para la redacción del proyecto, el cual fue designado al arquitecto Antonio Fernández Alba. Pero en 1985 se aprobó una nueva ubicación en la finca El Chapatal.
El proyecto Auditorio de Tenerife, redactado por los arquitectos Fernández Alba, Vicente Saavedra y Javier Díaz Llanos, fue presentado públicamente en 1987. Pero un giro inesperado respecto del tipo de edificio hizo que se abandona el proyecto anterior. En 1989 comenzaron los contactos con Calatrava, que fue el encargado de darle vida al proyecto. Recién en 1977 se iniciaron las obras de movimiento de tierras, ya en el emplazamiento definitivo. Dos años después, en 1999, se aprobó la redacción de tres proyectos complementarios de edificios anexos: Oficinas para la Sede de la Orquesta Sinfónica de Tenerife, Nueva Sala de Máquinas y Edificio de Aparcamiento.
En 2001 se colocaron las diecisiete piezas metálicas que forman la sobrecubierta, cuyo diseño es similar a una gran ala. La sobrecubierta (60 metros de ancho, 100 de longitud en proyección horizontal y 40 de altura) está sostenida sólo por dos puntos de apoyo -el Arco Sur y la Nuez-, mientras que la punta queda suspendida como un desafío a la gravedad. El ala lleva un acabado de trencadís -especie de mosaico realizado con fragmentos cerámicos unidos con argamasa, típico de la arquitectura modernista catalana-blanco en su cara superior, que potencia su carácter escultórico. Su cara inferior no tiene más acabado que el hormigón blanco de la losa fabricado con encofrado.
Las labores de hormigonado y enfoscado con trencadís blanco en el exterior, y los trabajos acústicos en el interior de las salas concluyeron en 2002.
Con más de 16 mil metros cuadrados abiertos al exterior, la Plaza Alisios ofrece un la hermosa vista del Océano Atlántico.
En el Auditorio conviven dos terrazas situadas a ambos extremos del edificio: La Terraza Ciudad y la Terraza Atlántico están conectadas mediante dos galerías laterales que, dibujando dos ligeras curvas simétricas, bordean la Sala Sinfónica y brindan un excelente paseo alrededor de la obra.
La Sala Principal o Sinfónica, coronada por una cúpula, posee un escenario con una embocadura 16,5 metros y un fondo de 14, y dispone de 1.616 butacas. Partiendo del escenario, a ambos lados del patio de butacas emergen los tubos del órgano diseñado por Albert Blancafort, que parte de una concepción alejada del concepto tradicional. Al estar las fuentes de sonido dispuestas alrededor del oyente, se genera un sonido que envuelve al espectador.
Por su parte, la Sala de Cámara reproduce a una escala menor la distribución en anfiteatro de la sala principal y cuenta con 422 localidades.
El "Auditorio de Tenerife" fue inaugurado el 26 de septiembre de 2003 por el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón. El 28 de enero de 2011 pasó a llamarse "Auditorio de Tenerife Adán Martín", en memoria del Presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín Menis, que había promovido su construcción desde la presidencia del Cabildo de Tenerife. ©





TXT: Grupo Editorial Metro

MAS FOTOS