INFORME | DONACION | #186 MAY 2014
Donar Vida, un presente alentador con miras al futuro

Durante los últimos diez años se ha duplicado la cantidad de donantes en Argentina.
El presidente del CUCAIBA, Adrián Tarditti, consideró que "hay una sociedad más concientizada
con el tema" y destacó que "los argentinos nos jactamos de ser siempre muy solidarios".
Además, los especialistas destacaron los avances tecnológicos en Salud para poder
conservar y extraer los órganos a tiempo.

La frase "donar órganos es donar vida" es el eslogan que muchas campañas utilizan de slogan para intentar concientizar a la población. Éstas, generalmente, son realizadas por el Ministerio de Salud, el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) y el Centro Único de Ablación e Implante de Buenos Aires (CUCAIBA). Los resultados de extensos y enérgicos trabajos han comenzado a dar sus frutos poco a poco.
Uno de los datos más satisfactorios que se han dado a conocer hace algunos días, es que Argentina incrementó la cantidad de donantes en la última década. Precisamente, se duplicaron las cifras registradas diez años atrás. Las campañas, que ayudan a la difusión y al conocimiento de la sociedad, junto con la capacitación en las áreas sanitarias son los fuertes eslabones que permitieron el positivo crecimiento.
El presidente del CUCAIBA, Adrián Tarditti, dialogó con Metro y no ocultó su satisfacción por el incremento en la cantidad de donantes: "En los últimos diez años la cantidad de trasplantes en la Argentina se ha duplicado y la provincia de Buenos Aires no está ajena a eso. Se ha trabajado muchísimo en el sistema sanitario para que esto sea posible y en todo sentido".
"El INCUCAI y el organismo que dirijo en Buenos Aires han definido como estrategia tener mejores accesos a los trasplantes de todos los habitantes del país. En consecuencia, lo que se ha hecho fue trabajar, dentro del sistema sanitario, tanto sea para tener cada vez más donantes como para contar con más equipos de trasplantes, sobre todo en el sector público. Sólo en la Provincia se cuenta con seis equipos de trasplantes y eso es más del doble de lo que teníamos hace más de diez años", indicó Tarditti.
Por su parte, el director de la Región Sanitaria VI de la Provincia de Buenos Aires, Vicente Ierace, contó que en la zona sur del Conurbano bonaerense también es positivo el crecimiento: "Específicamente acá, se está trabajando mucho y se han obtenido muy buenos resultados, como en los hospitales Gandulfo (de Lomas de Zamora), Mi pueblo (de Florencio Varela) y Oñativia (de Rafael Calzada, Almirante Brown). En cuanto a los trasplantes, el hospital en la región que está realizando todo ese tipo de operaciones es El Cruce".
Además, Ierace puntualizó: "Los buenos resultados en la actualidad tienen que ver con los trabajos de salud que se han hecho en los hospitales. De todas formas, falta mucho por hacer, aunque no podemos negar que se ha progresado bastante".

LA CONCIENTIZACIÓN, EL CAMINO HACIA EL CRECIMIENTO

No se puede negar que cada vez son más las personas que deciden donar sus órganos. Más allá de lo difícil que es para los familiares tomar esa decisión en un momento tan incómodo como es el fallecimiento de un ser querido, lo cierto es que una simple acción genera que otros puedan mejorar su calidad de vida o, directamente, salvarla.
Los prejuicios y mitos en cuanto a estas cuestiones han crecido y perdurado en el tiempo. No obstante, el poder de la difusión que da a conocer las verdaderas transparencias que existen en este tipo de casos, genera que la sociedad, cada vez más, comience a estar informada.
Tarditti indicó que una de las claves para semejante aumento en los números fue brindar conocimiento sobre el tema y el modo de abordarlo no es una cuestión menor: "España es el país que lidera la cantidad de trasplantes en el mundo desde hace casi dos décadas. Ellos fueron los que marcaron un camino, ya que hicieron todo, puesto que trabajaron con la comunidad y lo que demostró que tiene impacto en el crecimiento de trasplantes es el trabajo dentro del sistema sanitario, que es donde se llevan adelante esas prácticas".
"Hay que tener en cuenta que esas prácticas son de alta complejidad, tanto sea para la obtención del órgano como el trasplante. El trabajo está focalizado en ese sector, pero obviamente a la comunidad hay que mantenerla informada, porque uno necesita que al momento de hacerlo haya una manifestación positiva a la donación, la cual la tuvo que haber tomado en vida. De todas formas, el equipo sanitario debe enfocar todo sus esfuerzos para diagnosticar tempranamente la muerte encefálica, que debe ser la forma en que tiene que morir una persona para que pueda convertirse en donante y, obviamente, tienen que estar después los que comunican de forma adecuada a las familias estas situaciones para despejar todas las dudas", expresó.
El director del CUCAIBA resaltó la llegada de las campañas a los habitantes del país: "Hay una sociedad más concientizada con el tema de las donaciones y los trasplantes, de hecho los argentinos nos jactamos de ser siempre muy solidarios, ya que ante un evento catastrófico siempre somos los primeros en dar un paso adelante para ayudar y esto no es ajeno en estos casos".
"De todas formas, es una situación muy crítica. En ese momento, en el que la persona muere es donde hay que tomar decisiones o manifestar las de los fallecidos, y eso se debe hacer en forma muy profesional, es decir, justamente desde el sistema sanitario. Una de las estrategias que hemos tenido es capacitar a quiénes comunican este tipo de noticias, que son los médicos", añadió.
Ierace, por su parte, destacó que en la región también observa lo mismo y que continúan en campaña para seguir con el crecimiento: "Estamos trabajando fundamentalmente en lo de 'Región Donante, Hospital Donante', que es lo que pone los servicios de traumas, emergencia, terapia intensiva, entre otros. El Ministerio, por supuesto, también está muy metido con la concientización, a través de las campañas y demás".
"Todavía las donaciones se hacen expresas, en el momento que se decide hacerlo es en el proceso cuando una persona tiene una muerte clínica y siempre se trabaja con la familia. Igualmente, hay mucha conciencia por la difusión, además de que hubo casos muy impactantes, por lo que hay una actitud más tangible a eso, de tratar de hablar con los parientes, los que están en un momento de mucha conmoción. Salvo que una familia lo tenga decidido de antes, si nadie los orienta es casi imposible que puedan llegar a hacer la donación. Es un tema que hay que trabajar muchísimo, pero lo que se ha hecho en los últimos años es mucho", señaló.

LA IMPORTANCIA DE DONAR

Si bien la cantidad de personas que donan aumentó considerablemente, lo cierto es que aún resta mucho por acercarse a las cifras ideales. Hasta el momento hay 7619 pacientes en lista de espera, aguardando por convertirse en receptores de órganos, y en lo que va del año sólo hubo 168 emisores.
En ese contexto, Tarditti explicó la importancia de seguir incrementando los porcentajes de los donantes: "El 9 de abril hicimos un evento en el que se conmemoraron los 11 años desde la apertura del registro único del donante de médula ósea de la República Argentina. Ahí se mostraron los logros, tuvimos la oportunidad de ver a quienes han donado y a los que recibieron, lo que fue muy emotivo, porque refleja el significado del trasplante, que es la posibilidad de, a través de un acto generoso, salvar una vida. El resumen fue el encuentro de dos personas, el donante y receptor, que no se conocían, lo que fue muy emotivo y eso, de alguna manera, explica todo".
"Las donaciones de órganos permite resolver cuestiones de salud vitales. Es muy probable que uno, o su familia, siempre se vea en la posición de ser donante, pero pocos piensan que el receptor de ese órgano pueda ser uno, cuando las posibilidades son las dos. Una sociedad que es consiente de la importancia que tiene este tema, es una sociedad solidaria, y si no se dan las donaciones es por falta de conocimiento, ya que la información es algo fundamental. En Argentina, por suerte, es un proceso totalmente transparente, lo que también da confianza y ayuda a que cada vez crezca más la cantidad de emisores", concluyó Ierace. ©




CORAZONES DE ORO
Juegos Mundiales para deportistas trasplantados: MDQ 2015

.......................................................................................................................................................................

La Confederación Argentina de Deportes (CAD) continúa con los preparativos para el desarrollo de los XX Juegos Mundiales para Deportistas Trasplantados, que se llevarán a cabo en Mar del Plata en agosto de 2015, sede que fue elegida luego de competir con Tokio (Japón) y Munich (Alemania).
A tal efecto, el presidente de Cucaiba, Adrián Tarditti, se reunió con el vicepresidente de la CAD, Rodolfo Paverini, para planificar actividades conjuntas. Acordaron estimular la participación de pacientes trasplantados y organizaciones en el Primer Mundial en Latinoamérica, que involucra a varias instituciones y actores municipales, provinciales, nacionales e internacionales.
Se realizarán acciones tendientes a mostrar a la sociedad la excelente calidad de vida de los pacientes trasplantados, generando un nuevo espacio de participación, organización, reunión y confraternidad para los deportistas trasplantados y organizaciones. La competencia se desarrollará entre el 23 y el 29 de agosto de 2015.
"Este evento sirve para mostrarle a la comunidad la importancia de la donación, porque uno no tiene que relacionar la donación con la muerte sino con la vida, y un deportista trasplantado es una muestra increíble de lo que es un acto de donación, ya que no sólo recupera su calidad de vida, sino que tiene la posibilidad de competir al más alto nivel", expresó Tarditti.
Participaron también de la reunión, en la sede de la CAD en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el presidente de la Asociación de Deportistas Trasplantados de la República Argentina (ADETRA), Rodolfo Wetzel, y deportista trasplantado ganador de medallas en anteriores Juegos Mundiales, Hernán Sachero.
La delegación de deportistas argentinos que participó de los XIX Juegos Mundiales para Deportistas Trasplantados que se realizó en Sudáfrica -en agosto del año pasado- obtuvo el récord histórico nacional con 66 medallas. La excelente performance realizada por Argentina -en su décima participación- se vio reflejada en la cantidad de medallas obtenidas: 20 de oro, 20 de plata y 26 de bronce, lo que permitió superar a países como Francia, Alemania y Canadá. Argentina quedó en octava posición en el medallero general entre los 55 participantes y en segundo lugar en toda América, sólo detrás de Estados Unidos.
Entre quienes participaron de la competencia hay increíbles y emotivas historias de superación como la de Patricia Woudwijh, una deportista de Cipolletti, Río Negro, que obtuvo cuatro medallas -tres de plata y una de bronce en natación y atletismo-, a quien los médicos le habían pronosticado tres años de vida cuando tenía sólo 18. Tres décadas después y habiendo sobrevivido a mil batallas, lleva una vida normal tras el trasplante hepático que le practicaron hace 13 años el Hospital Argerich.
"Mi donante tiene nombre, le puse Matías. No lo conozco, pero yo le hablo. Cuando hago aguas abiertas y los cruces de los lagos en la Patagonia, yo creo que está conmigo y que me ayuda a llegar. Muchos amigos se me han quedado en el camino en los 6 meses que esperé el trasplante y cuando voy nadando todos ellos me acompañan", contó. ©

DONAR ORGANOS ES ALGO MARAVILLOSO

Oscar Castellucci, padre de Martín, un joven que en diciembre de 2006 fue asesinado por patovicas en la puerta de un boliche de Lanús, decidió cumplir, junto con su familia, el deseo que su hijo había comunicado antes de que perdiera la vida: ser donante.
Al momento de cumplir con la petición de
Martín, no fue para nada fácil, ya que al chico hacía poco, casi nada, le habían quitado la vida. "La decisión se tomó por lo que él había dicho. Nosotros decidimos respetar su voluntad. Después de lo que sucedió creamos la asociación civil que lleva su nombre y que se dedica a otro tema, pero también a propiciar las campañas y a ser militantes en este", contó Castellucci .
"Son siete las personas que recibieron los órganos. Particularmente, tuvimos la posibilidad de vincularnos, cosa que no es común, con algunos de ellos, lo que es muy importante y nos ratificó absolutamente en nuestras convicciones, más allá de que la ley de trasplantes y el
INCUCAI no tienden a vincular. Una cuestión que no compartimos pero comprendemos perfectamente. Se nos dio la circunstancia con distinto nivel en cada caso, pero pudimos conocer a tres de las personas que fueron los receptores, de los cuales uno, luego del trasplante, fue papá", comentó el presidente de la asociación que lleva el nombre de su hijo.
Saber que una persona puede continuar con su vida por la decisión de donar los órganos es algo que a Castellucci le genera satisfacción personal: "Es muy difícil la situación de la donación. En el momento que tenés que hacerlo es muy duro, porque estás en el peor momento de tu vida, pero es algo extraordinario", explicó el padre de Martín, que comprobó la veracidad de la frase "Donar órganos es donar vida". "Cuando pasas por esa situación te das cuenta de que participas del milagro de la vida, porque hay una o un grupo de personas que pueden mejorar su vida o vivir a partir de la decisión que vos tomaste, lo que es maravilloso. No hay palabras para poder explicarlo".
"Lo que siempre digo es que es muy difícil de trasmitir lo que se siente, pero es algo maravilloso, porque uno pierde lo que más quiere en el mundo y de pronto ve que hay otra persona que puede vivir a partir de eso, lo que me hace considerar que todos deberíamos ser donantes", expresó
Castellucci.



TXT: Grupo Editorial Metro

MAS FOTOS