INFORME | FIESTAS IMPORTADAS | #191 OCT 2014
Fiestas, Made in...

Según cuenta la leyenda, octubre es el mes de las brujas con berrugas, los sapos y los gatos negros. En Metro te contamos el origen de las principales fiestas extranjeras adoptadas por los argentinos.

Cada vez son más las festividades extranjeras adoptadas por los argentinos. Sus orígenes poco y nada tienen que ver con la historia de nuestro país. Sin embargo, cada año cuentan con más seguidores. Nadie sabe cuándo ni cómo se instalaron, pero están y nos seducen con su ánimo exuberante y divertido. Familiares, amigos o simples desconocidos se reúnen año tras año para celebrar costumbres foráneas con un trasfondo consumista.

LOVE IS IN THE AIR

Llega febrero y una oleada de corazones invade los escaparates de los comercios. Todo, absolutamente todo, se tiñe de rosa o rojo pasión para celebrar "San Valentín" o, como lo llamamos los argentinos, el "Día de los Enamorados".
Cada 14 de febrero millones de parejas invaden las calles ¿Dónde estuvieron escondidos los otros 364 días del año? ¿Por qué eligen de forma unánime ese día para mostrarse? ¿Realmente comprenden el significado de la fecha o todo se reduce a una selfie?
Una lluvia de corazones y frases románticas copan las redes sociales. Y, claro está, los regalos no pueden faltar. Además de las flores, los peluches, los carteles en forma de corazón y los perfumes, un clásico de esta fecha son los chocolates, que en pleno febrero pierden la batalla contra el calor. Hoteles y restaurantes lanzan promociones dos por uno para compartir a la luz de las velas, mientras que las agencias de viajes proponen escapadas a destinos románticos.
Las ofertas son múltiples y se adecúan a los gustos de cada pareja. Pero no todo es color de rosa, en especial para quienes están solteros. ¿Celos? ¿Envidia? Lo cierto es que durante años hicieron todo lo posible por desmerecer San Valentín pero, como en toda novela, "el amor pudo más". Entonces, decidieron unirse para celebrar lo que años atrás repudiaban. Ahora, quienes no tienen pareja festejan con sus amigos.
Muchos creen que San Valentín es una celebración reciente y que se debe al interés de los comerciantes por aumentar sus ventas, pero su origen se remonta a la época del Imperio Romano. San Valentín era un sacerdote que vivió durante el Siglo III en Roma. En ese momento gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque, en su opinión, los solteros sin familia eran mejores soldados.
El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador al celebrar, en secreto, matrimonios para jóvenes enamorados. De ahí que se lo conozca como el patrono de los enamorados. El emperador Claudio se enteró y ordenó que encarcelasen a San Valentín. El oficial Asterius, encargado de encarcelarlo, quiso ridiculizarlo y ponerlo a prueba. Lo retó a que le devolviese la vista a una de sus hijas, llamada Julia, que había nacido ciega. San Valentín aceptó y, en nombre del Señor, le devolvió la vista. Este hecho convulsionó a Asterius y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo. De todas formas, siguió preso.
El emperador ordenó que lo ejecutaran el 14 de febrero de 270. La joven Julia, agradecida, plantó junto a su tumba un almendro de flores rosadas, que hoy simboliza el amor y la amistad duraderos.

SAN PATRICIOS

Cada 17 de marzo miles de argentinos se unen a los descendientes de irlandeses durante los festejos de San Patricio, en una noche plagada de cerveza, gaitas y comidas típicas. Los principales adeptos son los jóvenes, quienes se reúnen en distintos pubs.
En el pasado sólo era una celebración religiosa, en conmemoración a la muerte del santo patrono de Irlanda, San Patricio (386-493). Luego, la festividad comenzó a utilizarse para dar a conocer el país y su cultura. El primer festival de San Patricio se realizó el 17 de marzo de 1996 y desde entonces su popularidad fue en aumento.
Los responsables del bar "The Little John" de Monte Grande, Maxi Lehocky, Fernando Comas y Fernando Perez Lanfranchi, consideraron que "la gente aprovecha el Día de San Patricio para beber y festejar". St Patrick›s Day es una de las fiestas más importantes del bar y se celebra a lo grande. "¡Esta buenísimo! La gente viene con la cara pintada de verde y nosotros regalamos cerveza y remeras del mismo color", detalló Maxi.
A mitad de la fiesta, entre la cerveza, los duendes y los tréboles de tres hojas, la noche se completa con la llegada de los miembros de San Albano. Ataviados con sus vestimentas típicas, las mujeres danzan mientras los hombres tocan la gaita. "Sí tenés un bar de este estilo, tenés que celebrarlo bien", concordaron los responsables de "The Little John".
San Patricio es conocido por conducir las serpientes -consideradas símbolo de paganismo- fuera de Irlanda. Su acto, que puso fin a las prácticas paganas, permitió la propagación del cristianismo. Su figura se asocia con el trébol de tres hojas, ya que lo utilizaba como metáfora para explicar el concepto de la Santísima Trinidad -Padre, Hijo y Espíritu Santo. Decía que, al igual que el trébol, era una misma unidad pero con tres personas diferentes -un mismo tallo con tres hojas.

Oktoberfest

En octubre el pueblo de Villa General Belgrano, provincia de Córdoba, se viste de fiesta y la cerveza es la protagonista. Durante once días consecutivos el pueblo recrea el tradicional Oktoberfest, traído por los inmigrantes alemanes que llegaron en la década del 30.
También conocida como Fiesta Nacional de la Cerveza, es la celebración de mayor concurrencia fuera de Alemania y la primera de América Latina. Durante los días que dura el festejo se sirve más de un millón y medio de litros de cerveza y se consumen comidas típicas alemanas. Durante las tardes se realiza el destape simultáneo de barriles de cerveza y la gente se amontona con las jarras en alto para beber gratis.
Adermás, el Parque Cervecero reúne los 
espectáculos característicos de esta festividad: orquestas de música centroeuropea o de otros géneros, y grupos de danzas en representación de colectividades diversas.

TRICK OR TREAT

Disfraces, juegos, golosinas, calabazas, gatos negros, ataúdes y miles artículos de decoración tiñen las vidrieras de negro y naranja las semanas previas al 31 de octubre. En la última década, los argentinos nos dejamos seducir por esta terrorífica fiesta de la cultura anglosajona. "A la gente le encanta por el hecho de que se puede disfrazar. De hecho, es la excusa", aseguró Fernando Comas.
En pubs, boliches o fiestas privadas, los jóvenes aprovechan para celebrar y distenderse. Por una noche no importa la marca de jeans, ni el tipo de calzado, sino el disfraz. "La gente lo está esperando. De hecho, cada vez viene más gente y los disfraces son mejores", señaló Fernando Perez.
Asimismo, son los chicos quienes, con sus disfraces y "Trick or Treat", rescatan el verdadero espíritu de Halloween. Sus orígenes se remontan a más de 2.500 años atrás, cuando el año celta terminaba al final del verano -el día 31 de octubre de nuestro calendario-. Se suponía que ese día los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar, pedirles alimentos y, si no accedían a sus peticiones, maldecirlos. De ahí el famoso "Trick or Treat" (Truco o Trato), que los más chicos implementan en su recorrida por las viviendas de sus vecinos, algo muy típico en la mayoría de los countries. Después de llamar a la puerta, los niños pronuncian la frase "Truco o trato". Si los adultos les dan caramelos, dinero o cualquier otro tipo de recompensa, se interpreta que aceptaron el trato. Si, por el contrario, se niegan, los chicos les harán una pequeña broma.
Para evitar a los muertos, los celtas ensuciaban las casas y las decoraban con huesos y otras cosas desagradables. Así nacieron las tradiciones de decorar las casas con motivos siniestros y de disfrazarse.
Cuando la Iglesia de Roma convirtió la festividad al catolicismo, instituyó el 1 de noviembre como el "Día de Todos los Santos". En Inglaterra se lo denominó "All Hallows' Day", mientras que la noche anterior, que posteriormente derivó en  "Halloween, se llamó "All Hallows' Eve".
Los colores tradicionales de Halloween son el negro de la noche y el naranja de las primeras luces del día, que dan por terminada la noche de espanto.

A CHRISTMAS STORY

El 24 de diciembre las familias argentinas se reúnen para celebrar Noche Buena. La típica postal incluye un pino decorado con nieve artificial, muérdago colgado en las paredes y un Papá Noel bonachón, de barba blanca y vestido de rojo. Nada más alejado de los 40 grados y el calor agobiante que vivimos en Argentina para la fecha.
Las preparaciones también incluyen un amplio menú: lechón, vitel toné, matambre con rusa, arrollado primavera, ensalada de fruta, helado, turrón, garrapiñada, pan dulce, almendras, nueces, dátiles, higos, chocolate, confites y garrapiñadas son algunos de los clásicos navideños. Siguen el brindis y, por último, los regalos, una costumbre que surgió en Francia en siglo XII.
Es difícil precisar cuándo empezó a celebrarse la Navidad tal cual la conocemos. Lo cierto es que las costumbres, mitos y leyendas que se sumaron a lo largo de los siglos provienen de muchos países diferentes y no concuerdan del todo con el nuestro.
La figura icónica de Papá Noel, que está íntimamente ligada a la Navidad, no siempre fue como la conocemos. Algunos historiadores creen que podría haber nacido en el siglo VI alrededor de la figura del primer obispo de Myra, San Nicolás, en Asia Menor -actual Turquía-, reconocido por su bondad con los niños y los más necesitados. En el norte de Alemania lo llamaron "El hombre de la Navidad" y le adjudicaron el poder mágico de aparecer ante los niños.
Ese personaje, primero santo y después mágico, se convirtió en duende anciano y regordete cuando, en 1822, el neoyorquino Clement Moore escribió el poema "A Christmas Carol". En 1931 el artista estadounidense Haddon Sundblom recuperó la esencia de la leyenda basada en la figura de San Nicolás para dar vida al Papá Noel vestido de rojo y cuya risa resuena en todo el mundo.

Christmas tree

La tradición del árbol de Navidad se inició a partir de una leyenda europea. Durante una fría noche de invierno un niño buscó refugio en la casa de un leñador y su esposa, quienes lo recibieron y le dieron de comer. Entonces, el pequeño se convirtió en un ángel vestido de oro: era el niño Dios.
Para recompensar la bondad recibida, tomó una rama de un pino y les dijo que la sembraran, prometiéndoles que cada año daría frutos. Y así fue, el árbol dio manzanas de oro y nueces de plata.
Asimismo, los germanos vestían los árboles con manzanas o piedras pintadas durante el invierno para que los espíritus buenos que los habitaban regresasen pronto. Ese fue el origen de los adornos.
Por otra parte, fue Francisco de Asis quien popularizó la costumbre de armar un pesebre. En su viaje a Belén, en 1220, se asombró por el modo en que celebraban la Navidad. Entonces, de regreso en Italia, le pidió autorización al Papa Honorio III para representar el nacimiento de Jesús con un pesebre viviente. Luego, la tradición se extendió por Europa y después por el resto del mundo.



TXT: Grupo Editorial Metro

COCA COLA

En 1931 Papá Noel apareció por primera vez en la revista Saturday Evening Post gracias a una publicidad de la marca Coca-Cola que la compañía le había encargado a Sundblom. La historia cuenta que el artista se inspiró en un amigo suyo, Lou Prentice, para crear la imagen actual reconocida a nivel mundial.
En 1964 Sundblom pintó el último retrato de Papá Noel. Su amigo y modelo había fallecido unos años antes. Cuando el artista se preguntó en quién podría basarse para seguir retratando esa cara feliz de ojos sonrientes, se miró en el espejo y advirtió que él mismo se parecía mucho a aquella imagen que había pintado durante 33 años. Así, Sundblom se convirtió en el Papá Noel de Coca-Cola que hoy conocemos.©