POSTALES | PARQUE 3 DE FEBRERO | #190 SEP 2014

Los Bosques de Palermo

Constituido sobre los terrenos que pertenecieron a Juan Manuel de Rosas, el Parque Tres de Febrero fue inaugurado el 11 de noviembre de 1875 por el entonces Presidente de la República, Nicolás Avellaneda, aunque el proyecto fue ideado por su antecesor, Domingo Faustino Sarmiento. En la actualidad es uno de los mayores atractivos de la Cuidad de Buenos Aires.

El Parque Tres de Febrero, también conocido como Bosques de Palermo por sus lagos y arboledas, es un clásico de la Ciudad Autónoma Buenos Aires (CABA). Cada día, cientos de argentinos y turistas recorren sus senderos, aprecian su belleza natural y contemplan las obras de arte que alberga en su interior. Además, año tras año miles de jóvenes lo eligen para celebrar la llegada de la primavera.

EN EL CORAZÓN DE PALERMO

En 1836 el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas (1793-1877), compró varios de los terrenos que integraban el entonces llamado "Bañado de Palermo". Durante su mandato, "Palermo de San Benito" fue, al mismo tiempo, residencia del Gobernador y Sede del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.
El 3 de febrero de 1852 Rosas fue derrotado en la Batalla de Caseros. Ese mismo año, a través el Decreto Provincial N° 1474, se estableció que todas las propiedades pertenecientes a Don Juan Manuel de Rosas existentes en el territorio de la provincia de Buenos Aires eran de "pertenencia pública". Por tal motivo, se expropiaron los terrenos de Palermo.
Diez años después se determinó que, a partir del 6 de octubre de 1862, los espacios de las plazas pasaran a ser de uso común para la población, prohibiéndose la construcción de mercados u otros edificios, así como también la enajenación de estos predios.

SARMIENTO Y EL PARQUE

A mediados de 1874, cinco meses antes de finalizar su mandato como Presidente de la República, Domingo Faustino Sarmiento (1811-1888) presentó un proyecto para la realización de un gran parque en los terrenos que había ocupado la casona de Rosas.
La idea se discutió en la sesión legislativa del 30 de mayo de 1874. La cuestión del nombre se convirtió en el tema principal. Un diputado de Santa Fe propuso llamarlo el "Gran parque de Washington"; otro diputado de Córdoba replicó que debía llevar el nombre de uno de nuestros próceres. Por último, Vicente Fidel López propuso darle al parque "un título de propiedad", como "Parque de Caseros" o "Parque Tres de Febrero", refiriéndose a la batalla o al día de la caída del régimen de Juan Manuel de Rosas.
Luego de que Nicolás Avellaneda (1837-1885) asumiera la Presidencia, Sarmiento pasó a estar a cargo de la comisión directiva que debía llevar adelante el proyecto.
En 1875 Sarmiento autorizó que una sección del terreno fuera ocupada por la Sociedad Rural Argentina, con el fin de que allí se llevara a cabo una exposición compatible con los objetos de ese gran parque y un sitio de recreo para la concurrencia de la población.
Ese año se contrató la construcción del Hipódromo.
El 11 de noviembre de 1875, durante el acto oficial de inauguración del Parque Tres de Febrero, Avellaneda plantó una "magnolia americana del bosque primitivo". A partir de ese momento entró en vigencia el reglamento que establece las restricciones para su uso.

LA CONSTRUCCIÓN

El proyecto original estuvo a cargo de los arquitectos Ernesto Oldendorf, Fernando Mauduit y Jordan Wysocky, aunque fue finalizado por el arquitecto Jules Dormal -uno de los constructores del Teatro Colón y del Congreso Nacional- en 1876.
En ese entonces el Parque ocupaba los terrenos comprendidos entre las avenidas Casares, Del Libertador, Bullrich / Dorrego – en ese momento el arroyo Maldonado – y Lugones.

AMPLIACIONES Y MODIFICACIONES

En 1888 el Parque Tres de Febrero pasó a manos de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, que debió hacerse cargo de los gastos de su mantenimiento. Tres años más tarde, en 1891, el paisajista francés Carlos Thays asumió como Director de Paseos Públicos y, por ende, la gestión del Parque quedó a su cargo, así como sus posteriores ampliaciones -entre 1892 y 1913.
En 1899 la casona de Rosas, que se había transformado en sede del Colegio Militar, fue demolida. En 1900 se inauguró el monumento a Sarmiento, realizado por el artista Auguste Rodin. Seis años después, en 1906, se iniciaron las excavaciones del actual Lago de Regatas.
Con motivo del Centenario de la Revolución de Mayo, en 1910, se colocó la piedra fundamental del Monumento de los Españoles -inaugurado en 1927-. Cuatro años después, en 1914, concluyeron las obras del Rosedal.
En la década de 1940, con el objetivo de repoblar e incrementar la fauna avícola en el paseo de Palermo que por esos días se encontraba en extinción, las autoridades de la Ciudad resolvieron soltar más de 3 mil aves de distintas especies.
Por último, en 1951 fue inaugurado el Velódromo Municipal con motivo de los Juegos Panamericanos; en 1966 el Planetario Municipal Galileo Galilei abrió sus puertas al público; y en 1981 se emplazó el monumento a Martín Miguel de Güemes, ubicado en La Pampa y Figueroa Alcorta.
De las 400 hectáreas que integraban el Parque a fines del siglo XIX, hoy unas 140 están destinadas para uso público. El resto pasó a formar parte de la esfera privada. En la actualidad, el Parque está limitado por: Avenida del Libertador; Virrey del Pino; Migueletes; La Pampa; Avenida Figueroa Alcorta; Avenida Florencio Sánchez; Avenida Leopoldo Lugones; Avenida Casares; y las vías de FFCC Gral. Bartolomé Mitre.
Entre las instituciones y clubes que se encuentran dentro de los límites del Parque Tres de Febrero se encuentran: Jardín Japonés; Club de Amigos; Automóvil Club Argentino; Club Suboficiales de Fuerzas Armadas; Velódromo Municipal; Club Universitario de Buenos Aires; Club Hípico Mediterráneo; Jardín de Infantes Mitre; Centro de Investigaciones Aeroespaciales; Campo de Equitación; Club Alemán de Equitación; GEBA; Club Argentino de Caza Mayor; Club Manuel Belgrano; Club Excursionistas; Club Harrods; Vilas Raquet; Buenos Aires Lawn Tenis Club; Hipódromo Argentino de Palermo; Tenis Club Argentino; y Campo Municipal de Golf.

LAGOS DE PALERMO

El Parque cuenta con cuatro lagos: Victoria Ocampo; del Rosedal; del Planetario; y de Regatas. Todos están poblados de tarariras, bagres, dientudos, mojarras, palometas verdes y siete colores, anguilas, carpas, morenitas, cabeza amarga y camarón de agua dulce.
En los lagos de Regatas y Ocampo también hay sábalos, mientras que en el de Regatas hay especies de dorado y pejerrey de lomo negro.

EL ROSEDAL

La idea de crear un jardín de rosas dentro del Parque se le adjudica al intendente de Buenos Aires Joaquín Anchorena (1876-1961). La obra del paisajista argentino Benito Carrasco, que estuvo a cargo de la Dirección de Parques y Paseos, se completó entre el 5 de mayo y el 22 de noviembre de 1914.
En ese entonces se plantaron 14.650 rosales correspondientes a 1.189 variedades; se colocaron la pérgola de estilo griego y el embarcadero que aún hoy bordean el lago; y se construyó el puente de acceso de arquitectura griega situado junto a la avenida Infanta Isabel.
El Rosedal fue inaugurado el 24 de noviembre de ese año. En 1920 se le anexó un jardín de estilo andaluz, proyectado por Eugenio Carrasco, hermano de Benito y sucesor de éste en la Dirección de Parques y Paseos. En 1929 se le añadió al jardín un Patio-Glorieta Andaluz, obsequiado por el Ayuntamiento de Sevilla.
Uno de sus mayores atractivos es el Jardín de los poetas, que exhibe bustos que recuerdan a importantes escritores de distintos países, como Alfonsina Storni, Dante Alighieri, William Shakespeare, entre otros.
La Rosaleda, con sus numerosos canteros de diferentes clases de rosas, es el corazón del Parque, donde todas las primaveras florecen más de 12 mil ejemplares.
El 14 de abril de 2011 fue declararlo Patrimonio Histórico por Legislatura de la CABA, con el objetivo de "protegerlo" y darle "un marco legal", lo que implica que "cualquier restauración o trabajo deberá hacerse siguiendo el diseño original del paseo".
Sus dos arreglos más importantes se realizaron en 19994 y en 2008.

PLANETARIO GALILEO GALILEI

La idea de contar con un Planetario en Buenos Aires surgió en 1958 por iniciativa del Concejal socialista José Luis Pena y del Secretario de Cultura del Municipio, Aldo Armando Cocca.
Diseñada por el arquitecto argentino Enrique Jan, la construcción de cinco pisos comenzó a edificarse en 1962 y, luego de cuatro años, fue inaugurado el 20 de diciembre de 1966 por el entonces intendente de la ciudad, Eugenio Schettini.
Para ingresar al edificio se debe atravesar un puente sobre una olla de 47 metros de diámetro, rodeado de un espejo de agua.
La sala principal en forma de círculo, que se encuentra en el piso más alto, posee una capacidad para 340 personas. Además de la sala de proyecciones, existe un museo; se dictan varios talleres y cursos; y se realizan observaciones telescópicas.
El objetivo del Planetario es difundir la astronomía y la ciencia en general, en forma clara, sencilla, pero a la vez rigurosa, de manera que cualquier persona sin conocimientos previos sobre el tema, pueda acercarse a las maravillas del universo.
La enorme cantidad de gente que lo visita año a año lo sitúa entre uno de los Planetarios del mundo con mayor cantidad de público.

JARDÍN JAPONÉS

El Jardín Japonés se construyó con el aporte de la Colectividad Japonesa  en 1967, como testimonio de la primera visita de un integrante de la Familia Imperial Japonesa -el Príncipe Heredero Akihito y la Princesa Michiko- a la Argentina. Ese mismo año fue donado por la Colectividad, a través de la Embajada de Japón en la Argentina, a la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires como emblema de la relación entre Argentina y Japón.
En 2004 fue se declarado de Interés Turístico por la Subsecretaría de Turismo de la CABA. Cuatro años después, la Presidencia de la Nación declaró "Bien de Interés Histórico Artístico Nacional" al Complejo Cultural y Ambiental Jardín Japonés.
El 23 de Septiembre del 2010 se firmó un acuerdo "para continuar con la administración y cuidado del Jardín Japonés y la Difusión de la Cultura Japonesa" por veinte años más. En la actualidad, se lo conoce a nivel mundial como el Jardín Japonés más grande  fuera de Japón.
 
MUSEO DE ARTES PLÁSTICAS EDUARDO SÍVORI 

Fue fundado en 1938 con el objetivo de poner en valor la producción de arte nacional. Desde 1995 se encuentra ubicado frente al Rosedal.
Su colección está integrada por más de 3 mil obras y un archivo de investigación sobre arte argentino. También cuenta con una biblioteca; espacios para cursos y talleres; un salón de usos múltiples; una recepción para diversos concursos y actividades; y espacios para restauración. ©

TXT & FOTOS: Grupo Editorial Metro

MAS FOTOS