DIARIO DE VIAJE | EESTAMBUL | #201 AGO 2015
Dulce Estambul

El viajero llega a Estambul, la ciudad más grande de Turquía.
Allí recorre los mercados más importantes de la ciudad, navega por el Estrecho del Bósforo, que separa Europa y Asia, y visita sus antiguas mezquitas.

El sol se extiende sobre las calles de Estambul, la ciudad más grande de Turquía. Atravesada por el Estrecho del Bósforo, la metrópoli se divide en dos partes, una ubicada en Asia y otra en Europa. Hasta el año 330 se la conoció como Bizancio. Posteriormente, hasta el 1453, se la denominó Constantinopla. Recién el 28 de marzo de 1930 la ciudad recibió su nombre actual: Estambul.
El viajero recorre las calles de la ciudad, donde las mezquitas conviven con los trozos de las murallas de piedra que rodeaban y protegían Constantinopla. El viajero se zambulle en la abrumadora multitud que día a día atraviesa Estambul. Las mujeres cubiertas con turban o pañuelo islámico se destacan del resto de los transeúntes.

ENTRE AROMAS Y ESPECIAS

La primera parada de su viaje es el Bazar de las Especias, también llamado Bazar Egipcio, que está situado junto al Puente de Gálata. Su nombre alude a cuando Estambul marcaba el final de la ruta de la seda, proveniente de Egipto, y era el centro de distribución de toda Europa.
El color está presente a lo largo de todo el bazar con forma de L. Considerado uno de los mejores lugares de la ciudad para comprar productos típicos, más que un mercado es una fiesta para los sentidos. El aroma de las especias, los dulces y los frutos invitan a probarlos. El viajero degusta las delicias turcas, conocidas como lokum. Este dulce gelatinoso tradicional de Turquía ofrece sabores únicos, que en la boca le permiten evocar los más bellos aromas.

CRUCERO POR EL BOSFORO

Dejando atrás el mercado, el viajero se dirige al muelle para abordar el barco que lo llevará a través del Bósforo. El pequeño crucero ofrece la vista de ambas orillas, Asia al este y Europa al oeste. Casas, palacios y puentes – Bosphorus (1074 metros de largo) y Fatih Sultan Mehmet  (1090 metros de largo)- se suceden en el estrecho que separa el Mar Negro del Mar de Mármara. Durante el trayecto, el Palacio de Beylerbeyi, ubicado en el margen asiático, lo impacta por su belleza y magnitud.
Luego del recorrido, el viajero almuerza en un típico restaurante turco.

PALACIO DE BEYLERBEYI

Durante la tarde, el viajero visita el Palacio de Beylerbeyi, ubicado en el barrio homónimo, que en turco significa "señor de señores". Construido entre 1861 y 1865, fue encargado por el Sultán Abdülaziz para utilizarlo como residencia de verano, por lo que abundan los estanques, fuentes y piscinas.
La construcción cuenta con tres entradas principales, seis grandes salas, veinticuatro habitaciones exquisitamente decoradas y un magnífico jardín. Aunque su interior es maravilloso, el viajero comprueba que la vista del Palacio desde el Bósforo es aún más bella.
El final de la tarde lo encuentra tomando un típico café turco. En esta oportunidad, lo acompaña con un dulce de masa filo rellena, conocido como baklava.

MEZQUITA AZUL

Al día siguiente, el viajero visita la Mezquita Azul durante la mañana. Construida entre 1609 y 1616 por el sultán Ahmed I, fue inaugurada en 1617 durante el mandato de Mustafá I.
Afuera de la mezquita, un cartel indica la indumentaria apropiada para ingresar y se extienden prendas para quienes no tienen con qué cubrirse. El viajero debe descalzarse antes de ingresar al templo, donde comprende el porqué de su nombre: más de 20 mil azulejos azules adornan la cúpula y la parte superior de la mezquita.
En las inmediaciones de la Mezquita Azul, el viajero se topa con el Hipódromo de Constantinopla, que fue el centro deportivo y social de capital del Imperio bizantino. Actualmente, el área es conocida con el nombre de Plaza Sultán Ahmet. Allí se conservan sólo algunos fragmentos de la estructura original, como el Obelisco de Teodosio, oriundo de Egipto.

SANTA SOFIA

Situada en el punto más alto de la ciudad, Santa Sofía es el edificio característico de Estambul. Símbolo de la metrópolis turca, fue construido entre 532 y 537, durante el mandato de Justiniano.
El viajero se coloca en la fila, esperando su turno de entrada. Esta obra maestra del arte bizantino fue la iglesia del Papa entre 1204 y 1261. En 1453 fue tomada por el Imperio otomano y convertida en mezquita. Los otomanos le sumaron cuatro minaretes –torres de las mezquitas-, una escuela teológica y un comedor público. Recién en 1935 el templo se transformó en museo.
En el interior de Santa Sofía, el tiempo se escapa si tregua mientras la iluminación difusa, los grandes medallones decorativos y las columnas monolíticas deslumbran al viajero.

PALACIO TOPKAPI

Por la tarde visita el Palacio Topkapi, considerado el mejor reflejo de la época imperial de Estambul, ya que simboliza la importancia que alcanzó Constantinopla como capital del imperio. El Palacio, situado entre el Cuerno de Oro y el Mar de Mármara, ofrece una espléndida vista del Bósforo.
Este complejo de edificios, unidos por patios y jardines, fue mandado a construir por el sultán Mehmed II en 1459. Inaugurado en 1465, fue ampliado por los gobernantes posteriores. En la actualidad, el Topkapi es un museo de la época imperial, siendo una de las mayores atracciones turísticas de Estambul.
Antes de dejar la ciudad, el viajero se dirige al antiguo bazar Tashan, donde bebe el típico té turco. A su alrededor, turistas y comerciantes entran y salen de los locales distribuidos en las dos plantas de la galería, que originalmente fue una cisterna de agua. La construcción, cuyos orígenes se remontan al 1760, fue restaurada en 1993 con el objetivo de crear allí un bazar. El último bocado de lokum envuelve los sentidos del viajero, que parte hacia un nuevo destino. ©




TXT: Grupo Editorial Metro







LAS MIL Y UNA NOCHES


Ambientada en Estambul, "Las mil y una noches" cuenta la historia de amor Onur Aksal, dueño de la constructora Binyapi, y la arquitecta Sherezade Eviyaoglu. La serie de televisión, que se transmite por "El Trece", cautivó a los argentinos y despertó una insaciable curiosidad por Turquía y su cultura.
El éxito de la serie traspasó la pantalla y, ante la demanda, distintas agencias de turismo comenzaron a ofrecer tours inspirados en la novela. Ahora, quienes lo deseen pueden conocer los encantadores sitios que recorren los personajes de "Las mil y una noches".
Según reveló un informe realizado por la compañía Turkish Airlines, Estambul es el tercer destino favorito para visitar de Europa y el séptimo del mundo. Las agencias argentinas que ofrecen viajes a Turquía destacaron la demanda del destino aumentó cuatro veces en los últimos meses.
Cortos o extensos, los tours pretenden que los viajeros tomen contacto con la cultura turca y los sitos en los que se filmó la novela. La propuesta incluye hospedaje en los mimos hoteles por los que pasaron los personajes, cenas en los restaurantes y bares que aparecen en la novela, y paseos por los paisajes más destacados de la serie.
Quienes lo deseen podrán visitar la tienda de cueros de don Burhan Evliyaoglu, ubicada en el antiguo bazar Tashan, y conversar con su verdadera dueña, una española llamada Pilar. También tendrán la oportunidad de navegar por el Bósforo y ver la magnífica vivienda de los protagonistas. La oferta es amplia y cada vez son más los argentinos que buscan experimentar la magia de "Las mil y una noches".

MAS FOTOS