PERSONAJES | GUILLERMO PANIZZA| #201 AGO 2015
Guillermo Panizza

Es reportero de televisión, columnista radial y padre de familia.
En esta oportunidad, Guillermo Panizza repasó los inicios de su carrera, explicó su interés por la cobertura de catástrofes y señaló que, ante la desidia de los estados, el periodismo es un arma de denuncia que permite dar cuenta de las necesidades sociales.

En las primeras horas de la tarde, Guillermo Panizza recibe al equipo de Metro en el hall de "Telefé Noticias", el canal que hace 22 años se convirtió en su segundo hogar. El ganador del premio Martín Fierro a "mejor cronista/movilero" de 2015 oficia de guía en el laberíntico recorrido que conduce, a través de un complejo entramado de pasillos, patios y escaleras, a la cafetería del canal. Su simpatía y cordialidad marcan el ritmo de la conversación.

-¿Cuándo elegiste dedicarte al periodismo?
-Ya en el colegio secundario veía que iba para el lado del periodismo. Inicialmente, como me gustaba mucho el deporte, en especial el fútbol, la idea inicial era empezar periodismo deportivo. Pero lo pensé más detenidamente y decidí que era mejor cursar una carrera más amplia, estudiar periodismo, y luego ver si me orientaba hacia el periodismo deportivo. Después, por distintos motivos de la vida, la elección que realicé fue por un periodismo más integral que por el periodismo deportivo.
-¿Cómo llegaste a trabajar en "Telefé"?
-En octubre de 1993 empecé a trabajar en la "Red de noticias", que era la señal de noticias de "Telefé". Ahí surgió una especie de camada de periodistas que comenzábamos a trabajar por primera vez en noticias en televisión. Éramos todos muy jovencitos y trabajábamos con un sistema muy particular, que era de tres días de trabajo y uno franco, siempre dependiendo del noticiero de "Telefé".

-¿Desde un principio trabajaste ante cámara o comenzaste en producción?
-No, me inicié en producción. En general, trabajaba mucho con material del interior, tratando de conseguir las noticias y gestionando el envío del material. Primero fui productor de distintas áreas, hasta que un día se hizo una bacante. Una cronista se había ido del canal y necesitaban a alguien que cubriera la calle para hacer notas. Yo me ofrecí y me dieron el empleo. De ahí en adelante no dejé más el tema de cubrir noticias en la calle. En 1994 pasé a trabajar en "Telefé Noticias" y, hasta ahora, no paré nunca.

-¿Cómo manejás los tiempos entre el trabajo y la familia?
-La verdad que no puedo quejarme, porque mis familiares siempre me apoyaron. Ser periodista es un trabajo que requiere estar mucho tiempo afuera. Además, no tenés un horario fijo, te pueden llamar en cualquier momento, como a los bomberos. La verdad que mi mujer es una santa con eso, siempre me apoyó y me apoya. Igual, ella me conoció sabiendo que esto es así, que el trabajo es así. La profesión vino conmigo, así que compró un combo.

-Tener el apoyo de la familia es un factor muy importante…
-Sí, porque este trabajo requiere el sostén de tu familia. En coberturas que, por lo general, son un poco largas y que requieren que uno esté mucho tiempo afuera, siempre tuve la suerte de que me apoyaran mucho.

-A lo largo de tu carrera, si bien entrevistaste a grandes figuras, como ex presidentes, también cubriste varias catástrofes naturales, como el terremoto y tsunami de Chile en 2010. ¿Es una elección tuya o una designación que hace la producción?
-Uno siempre trata de contarles o volcarles a los jefes cuál es su perfil y ellos también saben cuál es el mejor perfil de cada uno. Yo reconozco que siempre me interesaron ese tipo de notas y me gusta hacer ese tipo de coberturas, que requieren mucho de la parte física, en las cuales te tenés que involucrar mucho y descansar poco. Siempre me gustó tratar de contar este tipo de situaciones.

-¿Cómo te preparás para esas coberturas?
-Trato, en la medida de lo que puedo, ir a esas coberturas con la mayor cantidad de información posible de lo que hay hasta ese momento. Después, intento contar historias mínimas o historias pequeñas, de situaciones cotidianas que atraviesa la gente dentro de ese marco. En un terremoto, o una situación de características similares, hay un montón de información para dar, desde los lugares afectados, la cantidad de fallecidos y damnificados, o cómo es la asistencia que se les da. Son situaciones que abarcan mucho, por eso siempre es bueno centrarse en una historia cotidiana que te acerque un poco más a la dimensión de lo que está pasando ahí.

-¿Qué rescatás de esas experiencias?
-Te queda el valor humano, la cuestión solidaria de cómo la gente se ayuda mutuamente. Si bien aparecen cuestiones terribles dentro de una tragedia, también aparece todo ese costado humano de ayuda, solidaridad y desprendimiento que tiene mucha gente para tratar de dar una mano en la tragedia, para salir adelante de alguna forma. Siempre nos gusta, por lo menos la propuesta siempre es, que pase un tiempo determinado de una situación como esa y volver al mismo lugar cinco, tres o cuatro años después, saber si ese se puso de pie, salió adelante o en qué está. Esa experiencia la hicimos con el terremoto de Chile y, en esa oportunidad, pudimos saber que se había avanzado mucho, que se habían reconstruido caminos y hospitales. La verdad que volver a un lugar así, después de tanto tiempo, es como tomar una dimensión importante de lo que allí pasó.

-¿Qué buscás generar con estas coberturas?
-A mí me produce mucha bronca la desidia de los estados, no sólo del nuestro, sino también de otros países que no dan una respuesta a las necesidades y a los problemas graves que tiene la gente. Me da mucha bronca la desidia con que aparecen cosas básicas u obras de infraestructura básica después de una tragedia. ¿Siempre tiene que pasar algo para que después aparezcan las soluciones? Me da mucha bronca y me parece que lo importante de las coberturas es poner de relieve esas cuestiones para que se haga algo, para que se note que hay algo que faltó. Por ejemplo, las inundaciones en La Plata, si bien era un evento climático fuera de lo común, dejaron en evidencia que todo aparece después. La respuesta que se da desde el Estado, municipal, provincial o nacional, siempre es después, nunca es antes, nunca hay una visión a largo plazo de decir: "Vamos a ponernos de acuerdo para trabajar juntos" o "Hagamos una política conjunta para dar soluciones". No, siempre viene todo después y eso es un fenómeno muy argentino, muy nuestro. Por eso mismo, tratar de hacer cosas para que se llame la atención me parece que es lo mejor que tiene este trabajo. Tenés un arma, tenés el poder de decir: "¡Miren lo que pasa acá, presten atención!", es decir, sirve para que se hagan las cosas que deben hacerse, para que no vuelva a pasar.

-¿Cuál fue la cobertura que más te marcó?
-La cobertura del atentado a la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina) es la que más recuerdo, porque fue mi primera gran cobertura. Miro la grabación y me veo con más pelo, más joven y con más miedo. El 18 de julio de 1994 yo estaba haciendo una cobertura y nos llaman de la producción para que fuéramos a cubrir, porque había una fuga de gas. Cuando llegamos no encontramos con eso. Incluso, en el archivo se escucha que yo pregunto: "¿AMIA? ¿Qué es AMIA?". Después se supo…. Me quedé toda la noche cubriendo desde la terraza de un edificio. Me marcó porque fue la primera y, además, fue muy intensa. Después, con el tiempo, te hacés una coraza. ©




TXT: Grupo Editorial Metro







PERFIL

Graduado de la Universidad del Salvador, desde muy temprana edad Guillermo Panizza manifestó su deseo de ser periodista. A partir de 1994 comenzó a trabajar en "Telefé Noticias". El 18 de julio de ese mismo año realizó su primera gran cobertura: fue el primer reportero en llegar a la AMIA.
Durante los últimos 22 años realizó coberturas de elecciones presidenciales, mundiales de fútbol, entregas de premios, catástrofes naturales, crisis sociales y muchos otros acontecimientos. Entrevistó a los ex presidentes Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Fernando De la Rúa, Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner; Ricardo Lagos (Chile); Gonzalo Sánchez de Losada (Bolivia); y Evo Morales (Bolivia).
En 2008 comenzó a realizar suplencias en la conducción de todas las ediciones del noticiero. Actualmente, también se desempeña como columnista de actualidad en "Mundo Paralelo", programa que se emite por FM BLUE 100.7.
Gracias a su labor periodística, Guillermo fue premiado y reconocido por distintas instituciones. Recientemente, en junio de este año fue distinguido con el premio Martín Fierro en el rubro "mejor cronista/movilero".