POSTALES | MUNICIPALIDAD LA PLATA | #213 AGO 2016

El Palacio de La Plata

El Palacio Municipal de La Plata fue construido por pedido expreso del gobernador Dardo Rocha, en el marco de la fundación de la ciudad.
Ideado por el arquitecto alemán Uberto Stier y construido por el arquitecto Ernesto Meyer, demandó sólo 18 meses de construcción.

Considerado uno de los edificios más bellos de la ciudad de La Plata, el Palacio Municipal se alza frente a la plaza Moreno, de cara a la Catedral, en la manzana delimitada por las avenidas 51 y 53, y las calles 11 y 12. Emplazada en el Eje Histórico –también llamado cívico o fundacional-, la imponente construcción de estilo neorenacentista alemán abarca 14.400 metros cuadrados con espacios verdes.

UN POCO DE HISTORIA

El 27 de abril de 1880 el municipio de "La Ensenada" fue elegida como el sitio ideal para erguir la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires. Un equipo de urbanistas, encabezado por el ingeniero Pedro Benoit, fue el encargado de diseñar la ciudad que se ubicaría en un territorio completamente rural: las "Lomas de Ensenada". El entonces gobernador provincial, Dardo Rocha, fue el encargado de llevar adelante la obra, donde cada detalle fue pensado de antemano.
"La Plata es una ciudad diagramada, que surge a partir de la necesidad de que la provincia de Buenos Aires cuente con una capital. Por lo tanto, es una ciudad que está pensada desde la nada. En ese sentido, es uno de los pocos ejemplos en el mundo", señala el arquitecto y subsecretario general de la Municipalidad de La Plata, Roberto Ciafardo, en diálogo con Metro.
Fruto de la "Generación del 80", La Plata fue pensada como una ciudad autosuficiente en su economía interna y con capacidad para exportar. "Se hizo una canalización del puerto natural existente, se creó el casco fundacional y, alrededor, se proyectaron las chacras y granjas", detalla Ciafardo. Basta con observar el escudo de la ciudad para confirmar sus palabras: "todo responde a un sistema".
La ciudad también tuvo una fuerte influencia masónica, plasmada en su diseño. La Plata es reconocida por su trazado: un cuadrado perfecto con un Eje Histórico, que hasta hoy conserva su forma original; diagonales que forman rombos dentro de su contorno; y bosques y plazas colocadas con exactitud cada seis cuadras. Aunque la política de crear espacios verdes interurbanos no se continuó, la cantidad de plazas era revolucionaria para la época y se enmarcaba, desde el punto de vista ambiental, en la idea de ofrecer una mejor calidad de vida. "Había una concepción moderna de que una ciudad debía ser sana para vivir y la voluntad política de crear una ciudad como faro cultural", remarca el arquitecto.

EJE CÍVICO

El 6 de mayo de 1881 –un año y cinco meses antes de la fundación de la nueva capital- el Poder Ejecutivo provincial firmó la convocatoria para el concurso de proyectos destinados a edificar la Legislatura, la Casa de Gobierno, los Tribunales, la Municipalidad, la Catedral y los Departamento de Policía, que integran el llamado Eje Cívico -enmarcado por las avenidas 51 y 53-, el cual era considerado una continuación de la entrada principal de la ciudad -Avenida 52, que corre por el bosque-, ya que se preveía que el mayor ingreso y egreso se produciría desde el puerto de ultramar ubicado en Ensenada. El amanzanamiento comprendido entre las avenidas 51 y 53 se destaca por ser más grande que el resto, ya que las manzanas céntricas son más chicas que las de la periferia del casco. Esta diagramación corresponde a una cuestión "higienista", la cual buscaba evitar que "viviera mucha gente en el centro para evitar el hacinamiento", explica el subsecretario general de la Municipalidad de La Plata.
El 19 de noviembre de 1882 se colocó la piedra fundamental en lo que sería el centro geográfico de la ciudad de La Plata, la actual plaza Moreno. Allí se ubicaron el Palacio Municipal y la Catedral. "La distribución fue toda una toma de posición, pues estableció que lo más importante en la ciudad iba a ser lo municipal. Su función como capital de la provincia vendría después. Y, mediando entre estas dos cosas, se ubicó el Teatro Argentino. Es decir, mediando entre el poder del municipio y el poder de la provincia, se encuentra la cultura", especifica Ciafardo.

ESTILO ARQUITECTÓNICO

Entre los proyectos presentados, resultó ganador el diseño del arquitecto alemán Uberto Stier de la Escuela de Hannover (politécnica). En sus planos, Stier presentó un Palacio de estilo neorenacentista alemán, que fue llevado a cabo por el arquitecto Ernesto Meyer. Las obras comenzaron en junio de 1883 y demandaron sólo un año y medio.
Siguiendo la línea de los edificios públicos emplazados en el Eje Cívico, el Palacio se ubicó en el centro de la manzana, rodeado de jardines y, originalmente, protegido por rejas, las cuales fueron retiradas en la década del 50. En total, el edificio municipal abarca 14.400 metros cuadrados con espacios verdes.
Uno de los principales símbolos del Palacio es la torre -elemento distintivo de los ayuntamientos europeos-, cuyo campanario marcaba el pulso de la cuidad y las reuniones en la plaza. Asimismo, el actual reloj que se observa en la torre es un Guillete, traído de Inglaterra 1878, que se encontraba en la vieja estación de ferrocarril "19 de noviembre" -actual Pasaje Dardo Rocha-.
Luego de atravesar el pórtico de acceso, un espacio central articula la planta baja del edificio, donde se encuentran los vestíbulos, la zona de oficinas, el recinto del Honorable Concejo Deliberante y despacho del Intendente. Éste último se encuentra ubicado bajo una de las dos pequeñas torres de remate del Palacio.
Compuesto por 24 bancas ubicadas en hemiciclo, el recinto del Concejo Deliberante está presidido por un cuadro de Dardo Rocha, firmado por Fonrouge. Entre sus muchos tesoros, el Palacio también posee un busto de Aristóbulo del Valle, atribuido a la artista plástica Lola Mora.

SALÓN DORADO

El busto de Dardo Rocha vigila la escalinata de mármol que conduce al Salón Dorado. Columnas y pilastras, corintias y jónicas, rodean el salón de estilo barroco alemán, que presenta influencias romanas, francesas y griegas. En las columnas se observan tayas de dioses teutones, de la mitología alemana, que contrastan con el lenguaje francés que presenta el cielo raso, decorados con flores de lis doradas.
Dos grandes arañas de bronce penden sobre el piso de roble de Eslovenia del Salón Dorado. Con un peso de 1200 kilogramos, cada gigante de bronce reúne 78 lámparas y presenta el escudo de la Municipalidad en oro.
Las puertas que se abren a los balcones poseen vitraux alemanes, sobre los cuales se aprecian las siguientes inscripciones: Arte, Ciencia, Paz, Patria y Trabajo. Estas palabras, que inspiraron a la ciudad, guardan un fuerte vínculo con la masonería. Desde allí también se accede al jardín de invierno, ubicado en la torre, y al Salón Blanco, donde el Intendente recibe a sus visitas. ©


Actividades que se desarrollan en el Palacio Municipal:
Visitas guiadas. De lunes a viernes, de 9:00 a 17:00.
Programadas, para contingentes de colegios, turistas, tercera edad y otras instituciones.


TXT & FOTOS: Grupo Editorial Metro

PUESTA EN VALOR

En la actualidad, el Palacio Municipal atraviesa una nueva puesta en valor, que busca restaurar el edificio, siguiendo la línea fundacional.
En ese sentido, las obras contemplan trabajos en el interior y en el exterior del Palacio.
En la actualidad, ya se solucionaron los problemas de filtraciones, lo que evita que avance el deterioro, y se trabaja en la reparación de los vitraux de los ventanales del Salón Dorado.


MAS FOTOS