POSTALES | RESERVA COSTANERA SUR | #217 DIC 2016

Limite de ciudad

Ubicada entre Puerto Madero y el Río de la Plata, la Reserva Ecológica Costanera Sur
fue la primera Área Natural Protegida de la Ciudad de Buenos Aires. A sólo unos pocos metros del centro financiero de la ciudad, las 350 hectáreas de espacios verdes dan lugar a lagunas, bañados y bosques, hogar de diversas especies de flora y fauna.

Delimitada al este por el río, al oeste por la avenida Intendente Hernán M. Giralt y la avenida Achával Rodríguez, al sur por la Ciudad Deportiva de Boca Juniors y al norte por el malecón de Puerto Nuevo, la Reserva Ecológica Costanera Sur es el lugar que día a día cientos de porteños eligen para pasear o realizar actividades físicas en un entorno donde prima la naturaleza, a pocos metros del centro financiero de la Ciudad de Buenos Aires.

UN POCO DE HISTORIA

Entre 1918 y 1950 en la Costanera Sur funcionó el Balneario Municipal. Los habitantes de la Ciudad pasaban jornadas enteras junto al Río de la Plata, se bañaban en las aguas o disfrutaban de una cerveza en La Munich, la cervecería más importante del paseo de la costanera. Pero con el paso del tiempo la condición de las aguas empeoró y los porteños dejaron de frecuentar el paseo. A partir de 1978 comenzaron a volcarse escombros en la zona de la costa rioplatense, lo que provocó un gran deterioro ambiental. El gobierno local de aquel entonces pretendía ganarle terreno al río con el fin de construir allí el Centro Administrativo de la Ciudad. La iniciativa fue abandonada en 1984 y dejó una gran cantidad de escombros en el sitio donde antes los bañistas disfrutaban las tardes.
La vegetación silvestre supo abrirse paso entre aguas contaminadas y restos de cemento y ladrillos, hasta llegar a cubrir el relleno. Las frecuentes inundaciones en el área y el arribo de camalotales ayudaron a que la naturaleza conformase distintos ambientes, los cuales fueron aprovechados por distintas organizaciones ambientalistas que, a partir de 1985, desarrollaron allí distintas actividades con fines educativos. Estas organizaciones tendrían un rol fundamental en la conformación de la Reserva.
En 1986 las fundaciones Vida Silvestre Argentina, Aves Argentinas y Amigos de la Tierra propusieron a la Municipalidad de Buenos Aires la creación de la Reserva Ecológica. El 5 de junio de ese mismo año, a través de la ordenanza 41.247/88, las autoridades declararon a esta zona Parque Natural y Zona de Reserva Ecológica y, tres años más tarde, la declararon Área de Reserva Ecológica.
En 1994, la entonces Secretaría de Turismo de la Nación declaró "de Interés Nacional" a la Reserva y, ese mismo año, la Municipalidad de Buenos Aires la declaró "de Interés Turístico Municipal". A los reconocimientos nacionales, se sumarían los internacionales: en el año 2005, la Convención Ramsar, dedicada a la conservación de humedales en el mundo, le otorgó el título de "Sitio Ramsar" y la BirdLife International, junto con Aves Argentinas, el de "Área de Importancia para la Conservación de las Aves" (AICA).
En la actualidad, desde la Reserva Ecológica Costanera Sur se trabaja para la conservación y la preservación del espacio, hogar de aves, mamíferos, insectos y plantas. Hoy las 350 hectáreas de espacios verdes albergan alrededor de 575 especies de plantas, 307 especies de aves, 644 especies de artrópodos y 28 especies de reptiles.

FLORA Y FAUNA

Las cortaderas se extienden a lo largo de gran parte de las 350 hectáreas de la Reserva, con sus plumerillos en alto, mientras los sauces criollos y los alisos de río conforman bosques tupidos y los ceibos, totoras y juncos crecen a la orilla del río. Más de 570 especies de plantas y 40 especies de hongos constituyen la belleza agreste de la Reserva.
Además, el espacio cuenta con un vivero, ubicado en el extremo norte, que garantiza que los plantines se reproduzcan y crezcan sanos para que, una vez que alcanzan un buen desarrollo, sean plantados dentro de la Reserva o en diferentes espacios verdes de la ciudad. El vivero tiene un rol central en la preservación de los ambientes naturales del Río de la Plata, ya que la reproducción de las distintas especies de plantas nativas -unas 8 mil plantas nativas de casi 100 especies- que crecen dentro del predio permite conservar las características naturales de la zona.
Escondidas entre la vegetación, más de 307 especies de aves construyen sus nidos. Entre las especies más pequeñas y discretas se encuentran el benteveo, el chingolo y el barillero; mientras que entre las más grandes e imponentes se destacan el carancho, el chimango, el chajá y el gavilán. Si de gracia y elegancia se trata, los cisnes se llevan primer puesto.
Roedores como el coipo, el cuis y el ratón se refugian entre las marañas de raíces para escabullirse de los depredadores. La reserva también alberga especies más exóticas, como la zarigüeya, el murciélago, el lobo marino peletero y casi 30 clases de reptiles.

ACTIVIDADES

Día tras día, cientos de porteños eligen la Reserva Ecológica Costanera Sur como escenario para realizar sus paseos o sus actividades físicas. El espacio no sólo permanece abierto al público de 8 a 18 horas, sino que también ofrece actividades gratuitas que permiten conocerlo de primera mano, como el avistaje de aves, las visitas guiadas al público en general, a grupos y a establecimientos educativos, y las visitas guiadas a la luz de la luna. ©

TXT & FOTOS: Grupo Editorial Metro


MAS FOTOS