DIARIO DE VIAJE | MADRID | #217 DIC 2016

Pongamos que hablo...

El viajero llega a la capital de España seducido por las maravillosas construcciones, el vasto patrimonio artístico y cultural, la suculenta gastronomía y la espectacular vida nocturna.
Madrid le ofrece miles de experiencias para hacer de su estadía un momento único.

¡ De Madrid al cielo!". El famoso dicho es una invitación a disfrutar de los placeres que  la capital española tiene para ofrecer. Sede de las más importantes instituciones del Estado y la residencia oficial de los Reyes, la ciudad combina las infraestructuras más modernas y su condición de centro económico, financiero, administrativo y de servicios. Con un inmenso patrimonio cultural y artístico, legado de siglos de historia apasionante, Madrid fusiona edificaciones de antaño con construcciones modernas que maravillan al viajero. Árboles centenarios, palacios cargados de historia, jardines con encanto o lagos en los que pasear en barca, son sólo algunas de las posibilidades que la ciudad le brinda.
El Palacio Real, la Biblioteca Nacional, el Congreso de los Diputados, el Templo de Debod, la Plaza Mayor, el Museo del Prado, el Palacio de Telecomunicaciones, el Banco de España, el Edificio Metrópolis y el Círculo de Bellas Artes son verdaderas joyas arquitectónicas que conviven con pequeños tesoros, como las fuentes centenarias de Cibeles, Neptuno y la del Ángel Caído en el Parque del Retiro, o la impresionante Puerta de Alcalá, ubicada en la Plaza de la Independencia, entre muchas otras construcciones emblemáticas. Al ser un país tradicionalmente católico, España también cuenta con  iglesias, conventos y monasterios en abundancia. La Catedral de la Almudena y la de San Isidro, la iglesia de San Francisco el Grande y los conventos las Descalzas Reales, del Sacramento y de la Encarnación son algunos de los templos más famosos de Madrid.  Debido a su origen musulmán, la ciudad conserva algunos vestigios de la muralla musulmana, declarada Monumento Histórico-Artístico en 1954, así como las ruinas de la Torre de Narigües y la base de la atalaya, conocida como Torre de los Huesos. Su máxima representación es la Mezquita Mayor de Madrid.
El viajero inicia su recorrido en la Gran Vía, el corazón cultural y comercial de la ciudad, rodeado de cines, teatros y tiendas. Desde allí  alcanza los principales lugares de interés turístico de Madrid, como la Puerta del Sol, la Plaza Mayor, el Palacio Real, los Jardines de Sabatini y la catedral de la Almudena. 
Originalmente, la Puerta del Sol era una de las entradas de la muralla que rodeaba Madrid en el siglo XV y su nombre hacía alusión a un sol en bajorelieve que tenía tallado. Era un punto exterior de la ciudad, aunque debido a su situación y al crecimiento de Madrid hacia el este, fue convirtiéndose poco a poco en un lugar clave para la salida hacia los alrededores. En la actualidad, es el centro neurálgico de la ciudad y de España, pues es allí se encuentra Kilómetro 0, ubicado frente a la Casa de Correos, desde donde parten las seis rutas nacionales.
El edificio más importante de la plaza es la Casa de Correos, construida en 1768, la cual alberga la Sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. En la plaza el viajero contempla dos figuras emblemáticas: las de la Mariblanca y "el Oso y el Madroño". La primera es una réplica del original del siglo XVII, hoy conservada en la Casa de la Villa, que antes formaba parte de una de las fuentes de la plaza. En cuanto a "el Oso y el Madroño", obra el escultor Navarro Santafé, es uno de los símbolos de Madrid y forma parte de su escudo.
Al momento del almuerzo,  el viajero decide visitar el mercado de San Miguel y luego se dirige al Parque del Retiro. Por la noche, de camino a un típico bar de tapas, visita la Plaza de España, donde contempla la Fuente de la Cibeles, la Puerta de Alcalá y el edificio Metrópolis.
A día siguiente,  el viajero recorre el Paseo del Arte, denominado así por albergar los tres museos más importantes de la ciudad: el Prado, el Thyssen-Bornemisza y el Centro de Arte Reina Sofía. Por sus salas se encuentra con "Las Meninas" de Velázquez, la "Santa Catalina" de Caravaggio y "El Guernica" de Picasso, entre otras muchas piezas, en cada uno de ellos.  
El tiempo apremia, por lo que su incursión en el mundo de las artes es breve, aunque le demanda casi todo el día. La oferta cultural de la zona se complementa con otros museos, como el Museo Nacional de Antropología, el Museo Naval, el Museo Nacional de Artes Decorativas, el CaixaForum y Museo Arqueológico Nacional. A éstos se suma el Real Jardín Botánico, que forma parte del patrimonio histórico y natural del Paseo del Prado. No es casualidad que el "Paseo del Arte" sea el espacio del mundo con mayor densidad de obras de arte.
Madrid le ofrece al viajero miles de rincones en los que perderse. Los monumentos y museos, la agenda de conciertos y exposiciones, su vida nocturna y el buen ambiente de sus bares hacen de su estancia en la capital española una experiencia mágica. ©



TXT: Grupo Editorial Metro FOTOS :GEM

 

MAS FOTOS