INFORME | EFEMERIDES | #212 JUL 2016

9 de Julio

En el mes del Bicentenario de la Declaración de la Independencia de la República Argentina, recordamos la jornada crucial en que un grupo de representantes de las Provincias Unidas, reunidos en el histórico Congreso de Tucumán, confirmó por escrito su intención de poner fin a siglos de dominio colonial español.

El 9 de julio de 1816 es una fecha clave para los argentinos. Durante aquella jornada histórica, el Congreso General Constituyente reunido en la ciudad de San Miguel de Tucumán declaró la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata. El lugar elegido fue la vivienda de doña Francisca Bazán de Laguna, hoy conocida como Casa Histórica.
La Declaración de la Independencia no fue un hecho espontáneo, sino la respuesta a un largo y complejo proceso, que completó el ciclo revolucionario iniciado en 1810 y estableció la liberación definitiva de la corona española. Luego de la Revolución de Mayo y la instauración de la Primera Junta, en 1814, el rey Fernando VII regresó al trono de España, con el objetivo de reconquistar sus colonias.
Según el presidente de la Academia Nacional de Historia, Roberto Cortés Conde,  "la declaración de la Independencia fue parte de un proceso traumático de constitución de un nuevo orden político en lo que había sido el virreinato del Río de la Plata", pues implicó la "transición de un régimen colonial vigente durante tres siglos, sostenido en la legitimidad de un rey que tenía un mandato divino, a uno nuevo y distinto".

LA ETAPA REVOLUCIONARIA

A partir del 25 de mayo de 1810 se vivió un clima de gran inestabilidad política. Por aquellos años hubo una sucesión de distintos gobiernos -Primera Junta (1810), Junta Grande (1811), Triunviratos (1811-1814) y Directorio (1814-1820)-, los cuales no pudieron consolidar su poder y debieron hacer frente a la guerra contra España. Manuel Belgrano, José de San Martín y Martín Miguel de Güemes fueron destacadas personalidades y actores de la época. Tras liberar a Chile, las campañas sanmartinianas terminaron con el centro del poder español de Lima.
Luego de la deposición de Carlos María Alvear como Director Supremo el 15 de abril de 1815, el director interino Ignacio Álvarez Thomas envió una circular a las provincias, invitándolas a designar a los diputados para realizar un congreso general en la ciudad de San Miguel de Tucumán.  Entre las instrucciones otorgadas por las provincias a sus diputados se destacaba la de "declarar la absoluta independencia de España y de sus reyes".
Algunos diputados del Alto Perú no asistieron, pero sí lo hicieron los de las provincias de Chichas o Potosí, Charcas (Chuquisaca) y Mizque o Cochabamba. Para ese entonces, Paraguay ya era un territorio independiente de hecho, tanto de España como de las Provincias Unidas, pues en 1813 había cambiado su nombre de Provincia del Paraguay al de República del Paraguay, por medio de un Congreso Nacional.
Los integrantes de la Liga Federal, compuesta por la Banda Oriental, Corrientes, Entre Ríos, Misiones y Santa Fe, no enviaron sus representantes al Congreso de Tucumán de 1816. Esto se debió a la situación de guerra de hecho que la Liga Federal, liderada por el caudillo José Gervasio Artigas, mantenía con el gobierno central de Buenos Aires. Sólo la provincia de Córdoba, que también era considerada miembro de la Liga pero aún no había entrado en guerra con el Directorio, envió sus representantes, todos ellos de clara inclinación hacia el federalismo.

LAS PROVINCIAS DEL LITORAL

El conflicto entre la Liga Federal y Buenos Aires había comenzado antes de 1815, en la Asamblea del Año XIII. El 31 de enero de 1813 los diputados provinciales juraron como miembros de la Asamblea en nombre de las Provincias Unidas del Río de la Plata, excluyendo en el juramento la fidelidad al rey Fernando VII.
En esa oportunidad, Artigas les dio una serie de instrucciones a sus diputados, entre las que se destacan las siguientes: declarar la "independencia absoluta" y la disolución de "toda obligación de fidelidad a la corona de España y a la familia de los Borbones"; no admitir otro sistema que el de "confederación" para el "pacto recíproco con las provincias que formen nuestro Estado"; libertad civil y religiosa; Estados autónomos; y que "precisa e indispensablemente sea fuera de Buenos Aires donde resida el sitio de gobierno de las Provincias Unidas".
Llegados a Buenos Aires, los diputados enviados por Artigas se enteraron de que la Asamblea había decidido no admitirlos. El hecho de que Artigas le hubiese dado instrucciones, habiéndose declarado la Asamblea soberana, fue utilizado para rechazar los diplomas de los diputados orientales.

TUCUMÁN, LA ELEGIDA

Sin dudas, la ciudad de San Miguel de Tucumán debería estar muy orgullosa por haber sido elegida sede del Soberano Congreso de las Provincias Unidas, que se reuniría al año siguiente. Pero, ¿cuál fue el motivo de esta elección? ¿Por qué se decidió celebrar el Congreso en Tucumán y no en otra provincia? ¿Qué se buscaba con esta medida?
Quizás el motivo fuera que la provincia se encontraba estratégicamente ubicada, casi en el centro de la región que abarcaban las Provincias Unidas en Sudamérica. Además, allí se encontraba el cuartel general del Ejército del Norte. Sin embargo, no debemos olvidar la desconfianza que Buenos Aires despertaba en las provincias del interior y el hecho de que  San Miguel de Tucumán se encontraba lejos de la influencia de Artigas.

CONGRESO DE LOS PUEBLOS LIBRES

Por otra parte, el 29 de junio de 1815 Artigas reunió el Congreso de los Pueblos Libres. También conocido como Congreso de Oriente, fue convocado en la ciudad de Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos, para tratar la organización política de los miembros de la Liga Federal; el comercio interprovincial y con el extranjero; el rol de las comunidades indígenas en la economía de la confederación; la política agraria; y la posibilidad de extender la confederación al resto de las provincias.
El historiador Mario O'Donnell, conocido como "Pacho" O'Donnell, y autor de la biografía Artigas, considera que la primera Declaración de la Independencia de nuestra patria se produjo en el Congreso de los Pueblos Libres. Sin menospreciar la significación y trascendencia del 9 de julio de 1816, O'Donnell señala que las provincias que concurrieron a la asamblea de diputados "fueron los llamados Pueblos Libres, las provincias federalistas, voluntariamente sujetas al Protectorado de Artigas". "Las actas se han perdido, pero por comunicaciones de Artigas se sabe que una de sus resoluciones fue la declaración de la ´independencia, no solo de España, sino de todo poder extranjero', y que serían independientes según el sistema republicano y federal", detalla el historiador y remarca que con esto último  "se cumplía el anhelo expresado en las instrucciones a sus delegados a la Asamblea del Año XIII". Originalmente, el caudillo habría convocado a dos congresos, uno en Mercedes y otro en Concepción del Uruguay, que finalmente fueron unificados en el de Entre Ríos.
Asimismo, el presidente de la Academia Nacional de Historia destaca la importancia del Congreso de los Pueblos Libres, pero asegura que "no es posible afirmar que el Congreso de Oriente haya dado la primera declaración independentista de las Provincias Unidas, puesto que las actas se perdieron".
Cuando Artigas tomó conocimiento de la Declaración de la Independencia en San Miguel de Tucumán, escribió al director supremo en Buenos Aires, Juan Martín de Pueyrredón: "Ha más de un año que la Banda Oriental enarboló su estandarte tricolor y juró su independencia absoluta y respectiva".

CONGRESO DE TUCUMÁN

Según el historiador tucumano Carlos Páez de la Torre, los congresales empezaron a llegar a San Miguel de Tucumán en los últimos días de diciembre de 1815 "más que fatigados por los infernales caminos". "La gran mayoría no había puesto jamás el pie en la ciudad en la que iban a deliberar. No había mucho que ver. El centro de todo era la plaza, nombre pomposo para un espacio abierto donde pastaban los animales", detalla Páez de la Torre para dar cuenta de que la ciudad aún tenía mucho de aldea. "Al frente se alzaba el Cabildo, de dos plantas y ocho arcos sin torre. Las iglesias eran insignificantes, salvo San Francisco, erigida por la expulsada Compañía de Jesús. La chata edificación aparecía más o menos compacta en las pocas cuadras inmediatas a la plaza. Después se hacía salteada, para prácticamente desaparecer más allá de la ronda. Caballos y carruajes excavaban la superficie de las calles de tierra", señala.
El 9 de julio de 1816, alrededor de las dos de la tarde, los diputados se pusieron de pie y aclamaron la Independencia de las Provincias Unidas en América del Sud de la dominación de los reyes de España y su metrópoli. Diez días más tarde se agregó la frase "y de toda dominación extranjera". De este modo, los delegados completaron la tarea iniciada en mayo de 1810. La decisión tomada por el Congreso de Tucumán marcó la independencia política de la monarquía española y la renuncia a toda dominación extranjera.

ACTA DE INDEPENDENCIA

En la benemérita y muy digna Ciudad de San Miguel del Tucumán a nueve días del mes de julio de mil ochocientos dieciséis: terminada la sesión ordinaria, el Congreso de las Provincias Unidas continuó sus anteriores discusiones sobre el grande, augusto y sagrado, objeto de la independencia de los Pueblos que lo forman. Era universal, constante y decidido el clamor del territorio entero por su emancipación solemne del poder despótico de los reyes de España; los Representantes sin embargo consagraron a tan arduo asunto toda la profundidad de sus talentos, la rectitud de sus intenciones e interés que demanda la sanción de la suerte suya, Pueblos representados y posteridad. A su término fueron preguntados: ¿Si querían que las Provincias de la Unión fuesen una Nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli? Aclamaron primero llenos del santo ardor de la justicia, y uno a uno reiteraron sucesivamente su unánime y espontáneo decidido voto por la independencia del País, fijando en su virtud la determinación siguiente:
Nos los Representantes de las Provincias Unidas en Sud América reunidos en Congreso General, invocando al Eterno que preside al universo, en el nombre y por la autoridad de los Pueblos que representamos, protestando al Cielo, a las naciones y hombres todos del globo la justicia que regla nuestros votos: declaramos solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unánime e indubitable de estas provincias romper los violentos vínculos que las ligaban a los Reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojadas, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli; quedar en consecuencia de hecho y derecho con amplio y pleno poder para darse las formas que exija la justicia e impere el cúmulo de sus actuales circunstancias. Todas y cada una de ellas, así lo publican, declaran y ratifican, comprometiéndose por nuestro medio al cumplimiento y sostén de esta su voluntad, bajo del seguro y garantía de sus vidas, haberes y fama. Comuníquese a quienes corresponda para su publicación y en obsequio del respeto que se debe a las naciones, detállense en un manifiesto los gravísimos fundamentos impulsivos de esta solemne declaración. Dada en la Sala de Sesiones, firmada de nuestra mano, sellada con el sello del Congreso y refrendada por nuestros Diputados Secretarios. ©



TXT: Grupo Editorial Metro


LOS FIRMANTES

Francisco Narciso de Laprida
Diputado por San Juan, Presidente

Mariano Boedo

Diputado por Salta, Vice Presidente

Dr. Antonio Sáenz

Diputado por Buenos Aires

Dr. José Darragueira

Diputado por Buenos Aires

Fray Cayetano José Rodríguez
Diputado por Buenos Aires

Dr. Pedro Medrano
Diputado por Buenos Aires

Dr. Manuel Antonio Acevedo
Diputado por Catamarca

Dr. José Ignacio de Gorriti
Diputado por Salta

Dr. José Andrés Pacheco de Melo
Diputado por Chibchas

Dr. Teodoro Sánchez de Bustamante
Diputado por la Ciudad de Jujuy y su territorio

Eduardo Pérez Bulnes

Diputado por Córdoba

Tomás Godoy Cruz
Diputado por Mendoza

Dr. Pedro Miguel Aráoz
Diputado por la Capital del Tucumán

Dr. Esteban Agustín Gazcón
Diputado por la Provincia de Buenos Aires

Pedro Francisco de Uriarte
Diputado por Santiago del Estero

Pedro León Gallo

Diputado de Santiago del Estero

Pedro Ignacio Rivera
Diputado de Mizque

Dr. Mariano Sánchez de Loria
Diputado por Charcas

Dr. José Severo Malabia
Diputado por Charcas

Dr. Pedro Ignacio de Castro Barros
Diputado por La Rioja

Lic.Gerónimo Salguero de
Cabrera y Cabrera

Diputado por Córdoba

Dr. José Colombres
Diputado por Catamarca

Dr. José Ignacio Thames
Diputado por Tucumán

Fray Justo de Santa María de Oro
Diputado por San Juan

José Antonio Cabrera
Diputado por Córdoba

Dr. Juan Agustín Maza
Diputado por Mendoza

Tomás Manuel de Anchorena
Diputado de Buenos Aires

José Mariano Serrano
Diputado por Charcas, Secretario

Juan José Paso
Diputado por Buenos Aires, Secretario.

 

MAS FOTOS