ARQ INTERNACIONAL | PUENTE GARZÓN | #211 JUN 2016
Camino de vuelta

Diseñado por el arquitecto uruguayo Rafael Viñoly, el puente de Laguna Garzón conecta los departamentos de Maldonado y Rocha en Uruguay. Con un tramo circular de 51,5 metros de radio, permite disfrutar de una exclusiva vista panorámica.

Luego de años de debate, el 22 de diciembre de 2015 las playas de Maldonado y Rocha, en Uruguay, quedaron unidas por el puente de Laguna Garzón, que fue financiado por el empresario argentino Eduardo Costantini, quien tiene un proyecto turístico del lado de Rocha, Las Garzas, y aportó unos 10 millones de dólares equivalentes a casi el total del costo de la obra.  El proyecto fue diseñado por el prestigioso arquitecto Rafael Viñoly y la ejecución de la obra estuvo a cargo de la firma Saceem.
Aunque en un principio las obras no fueron bienvenidas por los vecinos de la zona, quienes temían que impactara de forma negativa con el medioambiente, el proyecto  logró realizarse. La Laguna Garzón forma parte de la Reserva de Biosfera  Bañados del Este y del Parque Nacional Lacustre y Área Protegida de Uso Múltiple de la Laguna de José Ignacio, Garzón y Rocha. Además, en noviembre de 2014 se integró al Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP).
En 1950 el Ministerio de Transporte consideró que era necesario construir un puente en la laguna y, por tal motivo, en la década del 60 se comenzó a realizar una obra que tenía como objetivo dar  continuidad a la ruta 10, uniendo Rocha y Maldonado. Sin embargo, su construcción generó controversias, por lo que quedó inconclusa y su esqueleto recién fue removido en 2014.
Desde 1995 hasta el 21 de diciembre de 2015, el cruce de la laguna se realizó mediante una balsa instalada por la Dirección Nacional de Hidrografía. La construcción del puente comenzó en septiembre de 2014 y demandó doce meses de trabajo. Esta superestructura de hormigón armado cuenta con vigas huecas que se apoyan en pilares-pilotes de gran diámetro y columnas que alcanzan los 25 metros de largo. El diseño  consiste en una rotonda de un solo carril de circulación, con entrada y salida opuestas. De un lado Maldonado, donde están Punta del Este, La Barra y José Ignacio; del otro Rocha, con La Paloma, La Pedrera, Cabo Polonio y Punta del Diablo.
El puente está compuesto por un tramo circular de 51,5 metros de radio y dos tramos rectos en los accesos de 46 metros de largo. Además de la calzada para vehículos,  la obra contempla sendas peatonales y para bicicletas. Su forma de anillo sostenido por una serie de columnas permite el libre flujo de los cambios de la laguna y además el uso de embarcaciones, un elemento típico del lugar.
Viñoly explicó que "el concepto de la Puente Laguna Garzón era transformar un cruce vehicular tradicional en un evento que reduce la velocidad de los coches, para proporcionar la oportunidad de disfrutar de las vistas panorámicas a un paisaje increíble y, al mismo tiempo crear una zona peatonal en el centro".
El puente de Laguna Garzón no sólo facilita la comunicación entre ambos departamentos, sino que también se destaca por su estilo arquitectónico y las fabulosas vistas panorámicas que ofrece. ©

 




TXT: Grupo Editorial Metro FOTOS: Torrepueblo

 

Hijo del director teatral y cineasta uruguayo Román Viñoly Barreto y de la profesora de matemáticas María Beceiro, Rafael Viñoly nació en 1944 en Montevideo, Uruguay. Estudió en arquitectura en Universidad de Buenos Aires. En 1964 fundó en Argentina el estudio de arquitectura Manteola-Petchersky-Sánchez Gómez-Santos-Solsona-Viñoly, que se transformaría en uno de los mayores estudios de Sudamérica.
En 1978 Viñoly y su familia se mudaron a los Estados Unidos. En 1979 se radicó definitivamente en Nueva York, donde en 1983 fundó su propio estudio, "Rafael Viñoly Architects". Su primer gran proyecto fue el "John Jay College of Criminal Justice", finalizado en 1988. En 1989 ganó un concurso internacional de diseño para el "Tokyo International Forum". Desde entonces, Viñoly desarrolló casi un centenar de obras en todo el mundo.
 
MAS FOTOS