ARQ. INTERNACIONAL | ALEJANDRO ARAVEDA | #215 OCT 2016

El Cubo

Dueño de una original geometría, el Centro de Innovación UC Anacleto Angelini rompe con la estructura de las torres acristaladas. Diseñado por el arquitecto Alejandro Aravena del estudio Elemental, el edificio se propone como un espacio multidisciplinario e innovador.

El centro de Innovación UC Anacleto Angelini, ubicado en la localidad de Macul, en Santiago,  es un espacio concebido para promover una ecología pro innovación y emprendimiento, abierto a todas las facultades de la Universidad Católica de Chile. Concebido como un centro multidisciplinario y generalista, el edificio desarrollado entre 2011 y 2012 por el arquitecto Alejandro Aravena es  un claro ejemplo de innovación, tanto por su concepción arquitectónica, como por su ingeniería.
La construcción del imponente edificio comenzó en 2012 y finalizó en 2014, gracias a una importante donación del Grupo Angelini, el cual aportó los 15 millones de dólares. La piedra fundamental del Centro de Innovación UC fue colocada en el Campus San Joaquín el 18 de enero de 2012, en el marco de una ceremonia que contó con la presencia de autoridades del Gobierno, académicas y empresariales.
Desde su concepción arquitectónica, el edificio de 8.176 metros cuadrados cubiertos fue concebido como un espacio moderno y vanguardista. La ingeniería estructural del gigante de hormigón fue ejecutada por la empresa SIRVE.
Según  el presidente Ejecutivo del Centro, Alfonso Gómez,  "se trata de un espacio icónico y emblemático, que apunta a profundizar y acelerar la conformación de una nueva cultura en la universidad y que está diseñado de manera tal, que desde cualquier ubicación en un piso no hay cómo no interactuar con lo que sucede en otros lugares del mismo". Con el objetivo de facilitar los encuentros entre personas que promuevan la innovación y la creación de conocimiento, se multiplicaron las plazas abiertas en toda la altura del edificio. En esa misma línea, también se instaló un atrio permeable en el centro para que, mientras las personas se desplazan verticalmente, puedan ver lo que hacen los demás.
Su fachada opaca no sólo es eficiente en términos energéticos, sino que también ayuda a atenuar la luz enceguecedora que usualmente obliga a proteger los espacios de trabajo interiores con cortinas y persianas, transformando la transparencia teórica inicial en pura retórica.
En consonancia con su misión de "inspirar, conectar y orquestar la innovación y el emprendimiento en la universidad", el Centro alberga distintas áreas y sectores en cada uno de sus once pisos y tres subsuelos. El edificio se divide en once  pisos y tres subterráneos. En la planta baja se ubican la recepción y hall de acceso, además de salas de Seminario, una sucursal del Banco de Chile y la Cafetería Fres&Co. El segundo nivel contempla salas de clases para cursos de pregrado y postgrado, junto con áreas para reuniones. El tercer piso comprende FabLab UC (Red internacional de colaboración en torno a la fabricación digital y la electrónica) y un laboratorio de biología sintética, orientado al desarrollo de moléculas concebidas para mejorar calidad de vida desde la perspectiva de la salud y la alimentación. Los niveles 4 y 5 funcionan como área de emprendimiento, la cual abarca unas 30 empresas del programa StartUp Chile. Asimismo, los pisos 6 y 7 están dedicados a proyectos de innovación, donde interactúan empresas, estudiantes de postgrado (magíster y doctorado) y académicos.
El Centro de Innovación UC fue inaugurado el 6 de junio de 2014 en un acto encabezada por la presidenta de la República, Michelle Bachelet.  El 2015 el edificio recibió el premio Diseño del Año, otorgado por el Museo del Diseño de Londres.
En la actualidad, la institución busca articular y propiciar "una fructífera interacción entre educación superior, sector privado y sector público".
Con su original geometría y un interior estructurado en torno a una línea transparente dada por el  atrio central, que relaciona visualmente los pisos y entrega luz natural, el edificio está destinado a convertirse en uno de los íconos arquitectónicos más importantes de Chile. ©

TXT: Grupo Editorial Metro


Alejandro Aravena nació el 22 de junio 1967 en Santiago, Chile. Se recibió de arquitecto en la Universidad Católica de Chile en 1992. En 1991, siendo todavía estudiante, participó al de la Quinta Exhibición Internacional de Arquitectura de la Biennale di Venezia. En 1994, estableció su propia oficina, Alejandro Aravena Arquitectos. Entre el 2000 y 2005 fue profesor en la Universidad de Harvard, donde, junto con Andres Iacobelli,  fundó ELEMENTAL. Desde 2009 hasta 2015, fue miembro del jurado Pritzker. En 2010 fue nombrado miembro internacional del Royal Institute of British Architects e identificado como uno de los 20 nuevos héroes del mundo por la revista Monocle.
Es miembro del Programa Ciudades de la London School of Economics desde 2011; del Consejo Regional de Centro David Rockefeller para Estudios Latinoamericanos y de la Fundación Swiss Holcim desde 2013. Aravena  también es Miembro Fundador de la Sociedad Chilena Políticas Públicas y líder del Helsinki Design Lab para SITRA, Fundo Público de Innovación Finlandés. Además, fue una de las cien personalidades que contribuyeron al Rio +20 Global Summit en 2012.
Recientemente, fue nombrado Director de la décimo quinta Exhibición Internacional de Arquitectura de La Biennale di Venezia (2016).

MAS FOTOS