ARQUITECTURA INTERNACIONAL | GRAN TEATRO NACIONAL DE CHINA | #221 ABR 2017

Teatro Chino

Diseñado por el reconocido arquitecto francés Paul Andreu, el Gran Teatro Nacional de China es un claro exponente de la arquitectura moderna. Su particular estructura contrasta y, al mismo tiempo, se funde con las edificaciones típicas de Pekín.


Conocido como "El Huevo", el Gran Teatro Nacional de China se encuentra ubicado en la ciudad de Pekín, en la República Popular de China. La colosal construcción de 200.000 metros cuadrados fue diseñada por el arquitecto francés Paul Andreu, reconocido a nivel mundial por haber diseñado varios aeropuertos internacionales, como el de París-Charles de Gaulle, París-Orly, el Aeropuerto Internacional Ninoy Aquino, Soekarno-Hatta y el Aeropuerto Internacional de Abu Dhabi, entre otros.
Hubo quienes pensaron que el sitio elegido para el emplazamiento del Teatro - al oeste del Gran Salón del Pueblo y cerca de la Ciudad Prohibida - no era la mejor opción, mientras que otros consideraron que su diseño era demasiado moderno para la zona. Aunque en China existe un sentimiento especial acerca de la arquitectura tradicional, Andreu argumentó que Pekín debe incluir diseños de arquitectura modernos debido a su condición capital del país y ciudad internacional de gran importancia.
Con un coste inicial de 2.688 millones de yuanes, el proyecto (1999) fue elegido entre 68 candidatos en un concurso internacional de arquitectura. La propuesta buscaba complementar las paredes rojas de los antiguos edificios y del Gran Salón del Pueblo, y, al mismo tiempo, fundirse bien con los alrededores. Muchos ciudadanos opinaron que el contraste con el entorno es demasiado notorio. Esto motivó el retraso en el inicio de las obras. Sin embargo, Andreu defendió su proyecto. El arquitecto sostuvo que la decisión de construir el Teatro Nacional en un lugar de tal relevancia histórica y simbólica evidenciaba la importancia dada a la cultura.
Con capacidad para 6.500 personas, el volumen principal del edificio es una estructura elíptica  -212 metros de longitud por 143 metros de ancho, con una altura total de 45 metros- situada en el corazón de un lago artificial poco profundo. La cubierta curvada está parcialmente recubierta de paneles acristalados y de paneles opacos de titanio combinados con un revestimiento de madera -caoba brasileña- en la cara interior. La estructura que se encuentra bajo la cristalera está formada por planos metálicos de 60 mm y bajo la zona opaca por cordones en forma de H. El contraste entre ambas pieles se refleja en el espejo de agua y evoca el símbolo del ying y el yang.
Un túnel vidriado, ubicado debajo de la laguna, oficia de entrada hacia el interior, cuyos pisos están cubiertos de mármoles blancos, amarillos y grises, provenientes de distintas provincias de China.  El teatro alberga tres grandes recintos en su interior: una sala de ópera en el centro, con capacidad para 2.416 espectadores, y a los lados una sala de conciertos con 2.017  y otra de teatro con 1.040 butacas. Las tres salas son independientes y están situadas bajo la monumental estructura formada por 148 vigas de acero de tipo Virendeel, encastradas en la parte inferior sobre un anillo de hormigón y fijadas en la parte superior a un anillo de acero.  Cada viga está recortada en tres tramos. Su montaje en las zonas opacas se realizó mediante la fijación con pernos, mientras que los ensamblajes bajo la cristalera se soldaron. 
Al final de la construcción, el coste total de la obra se había incrementado en casi un 24 por ciento, hasta los 3.200.000 millones de yuanes. Finalmente, el Gran Teatro Nacional de China abrió sus puertas al público en junio de 2007. Uno de los problemas que debió enfrentar el espacio fueron los elevados costos de mantención, los cuales debieron ser subsidiados, en parte, por el Estado para garantizar entradas a un precio accesible a la ciudadanía china.
En la actualidad, la obra Andreu es reconocida a nivel internacional como un claro exponente de la arquitectura moderna. ©



Textos GEM .Fotos: Web



MAS FOTOS