POSTALES | MARQ | #219 FEB 2017

El tanque de Retiro

Emplazado en la ex torre de agua del complejo ferroviario de Retiro, el MARQ es el primer y único Museo de Arquitectura y Diseño de Argentina, y tiene por fin preservar, exhibir y difundir el patrimonio arquitectónico del país.

Ubicado sobre Avenida del Libertador 999, en la Ciudad de Buenos Aires, el Museo de Arquitectura y Diseño "Julio Keselman" (MARQ) abrió sus puertas al público en diciembre del 2000, constituyéndose como el primer "Museo de Arquitectura y Diseño de la República Argentina". Hoy, es parte del circuito museográfico y cultural de Recoleta, conocido como "milla de los museos", junto con el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), el Palais de Glace, el Centro Cultural Recoleta, el Museo Nacional de Arte Decorativo, el Centro Municipal de Exposiciones y el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA).

TORRE DE AGUA

El MARQ está emplazado en la ex torre de agua del complejo ferroviario de Retiro, ubicada en el cruce de las Avenidas del Libertador y Callao. La construcción fue inaugurada en 1915 como abastecedora principal de agua del conjunto Retiro, junto con la terminal del Ferrocarril Central Argentino -hoy Ferrocarril Mitre-.
El edificio, construido por Scott & Hume –Engineers and Constructors-, es un ejemplo destacable de la arquitectura ferroviaria de origen inglés desarrollada en la Argentina a principios del siglo XX. Estructura de perfilería metálica de origen inglés, muros de ladrillos San Isidro, carpintería de madera de vidrio repartido, tanque de hormigón, molduras y cornisas en símil piedra son sus materiales originales. Su lenguaje constructivo es típico del denominado funcionalismo inglés, surgido con la Revolución Industrial.
A principios del siglo pasado los tanques de agua tenían un valor estratégico en los complejos ferroviarios, debido a que las locomotoras eran máquinas de vapor. Con el correr del tiempo, las locomotoras pasaron a implementar tecnología diésel, por lo que las torres-tanques comenzaron a perder protagonismo y entraron en desuso.

MUSEO DE ARQUITECTURA Y DISEÑO

En noviembre de 1997 la torre de agua fue concesionada por el Estado Nacional a la Sociedad Central de Arquitectos (SCA) para su utilización como Museo Nacional de Arquitectura y Diseño, el cual lleva el nombre de su fundador y alma mater, el arquitecto Julio Keselman. Fundada en 1886 con fines gremiales, la SCA es una de las dos entidades profesionales más antiguas de la Argentina. La asociación civil representa a los arquitectos y se ocupa de la defensa de sus derechos y del prestigio de la arquitectura, la construcción planificada de las ciudades, su evolución y su adecuada preservación.
Tras un largo período de abandono y deterioro, un equipo de profesionales socios de la SCA dirigió las obras de recuperación y puesta en valor del edificio, entre 1997 y el 2000. Ubicado sobre un predio de 1500 metros cuadrados, el museo cuenta con una superficie cubierta de 400 metros cuadrados, distribuidos en cinco plantas –planta baja, tres niveles elevados y un subsuelo-, además de un amplio jardín. Cada nivel, de aproximadamente 80 metros cuadrados, se encuentra acondicionado para el montaje de exposiciones y para la realización de proyecciones, actividades y reuniones.
En 2012, gracias a la colaboración de la empresa Ternium-Siderar, se llamó a concurso para ampliar las instalaciones mediante la construcción de un pabellón en tecnología "steel-frame". El proyecto del arquitecto Marcos Polchowsky resultó ganador. La propuesta consistía en un prisma metálico de minimalista belleza y proporción horizontal que permitirá contar con una sala de usos múltiples de más de 100 metros cuadrados, baños, depósito y cafetería con expansión al jardín.
Durante 2016, gracias al programa de Mecenazgo Cultural del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la empresa American Express, se llevó a cabo una restauración, limpieza de fachadas y puesta en valor del edificio.
El arquitecto y director del Museo, Martin Marcos, destacó que el Museo tiene por fin "difundir en la comunidad la importancia y el valor social de la arquitectura y el diseño, e involucrarla en su preservación y cuidado". En ese sentido, la Guía Interactiva de Arquitectura de Buenos Aires, desarrollada desde el MARQ, permite descubrir y entender las obras del patrimonio arquitectónico y urbano más representativas de la Ciudad. La aplicación para celulares y tablets - también se puede acceder desde www.arqi.com.ar- se encuentra disponible en tres versiones: español, inglés y portugués, lo que permite que llegue a personas de todo el mundo. "Para nuestra aplicación seleccionamos los cien ejemplos que consideramos no pueden dejar de visitar aquellos que quieran conocer el paisaje urbano y la arquitectura más valiosa de la Ciudad de Buenos Aires", señaló Marcos en diálogo con Metro.

PROPUESTA CULTURAL

Además de organizar caminatas arquitectónicas por la Ciudad, tours a la famosa Casa Curutchet, obra del arquitecto Charles Le Corbusier ubicada en la ciudad de La Plata, y cursos de divulgación, "el MARQ también realiza un ciclo de cine y arquitectura en los jardines del Museo. El 8 de febrero inauguraremos la cuarta edición del encuentro, que ya se convirtió en un clásico de nuestra programación, gracias al apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA)", comenta el director del Museo.
En cuanto a la programación de 2017, Marcos adelantó que "durante marzo y abril el Museo recibirá la primera muestra fotográfica que desembarca en la Argentina de Lucien Hervé, uno de los más famosos fotógrafos de la arquitectura mundial y el preferido por Le Corbusier para retratar sus obras, mientras que en la segunda mitad del año albergará una exposición que hará historia: "Apolos y Dionisos en la Arquitectura Argentina, Mario Roberto Álvarez y Clorindo Testa juntos en el MARQ.", que tomará todo el museo para mostrar y hacer dialogar a los dos más importantes arquitectos argentinos del siglo XX". ©

Horarios: de martes a domingos de 13 a 20hs.

 


TXT & FOTOS: Grupo Editorial Metro


SOCIEDAD CENTRAL DE ARQUITECTOS

Desde el primer concurso que organizó en 1895 para el edificio del Congreso de la Nación, la Sociedad Central de Arquitectos (SCA) gestiona los concursos para garantizar la transparencia en la adjudicación de un proyecto y garantizar su excelencia.
La SCA también otorga, junto con el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo, el premio más prestigioso de nuestro país cada dos años y, de forma anual, el Premio a la Trayectoria a un arquitecto que se haya destacado por su aporte a la arquitectura y a la cultura. En la actualidad, la Sociedad cuenta con casi 14 mil socios que apoyan y defienden la arquitectura.

MAS FOTOS