MUSEOS | GOLF | #224 JUL 2017

Museo del Golf Roberto De Vicenzo

Declarado Patrimonio Arquitectónico de Berazategui, el Museo invita a profundizar
en la trayectoria del eximio golfista argentino Roberto De Vicenzo, quien falleció
el 1 de junio pasado a los 94 años. Con 231 torneos ganados en 18 países de los cinco continentes, el Maestro dejó un legado imborrable en el deporte argentino.


A pocos unos minutos del centro comercial de Berazategui, provincia de Buenos Aires, el Museo del Golf Roberto De Vicenzo propone descubrir el encanto de este apasionante deporte. Inaugurado el 13 de mayo de 2006, el espacio reúne trofeos, fotografías, documentos y elementos vinculados a la práctica deportiva, con el objetivo de difundir la historia del golf en Argentina, su incidencia en Ranelagh y su vinculación con la figura del Maestro.
Nacido el 14 de abril de 1923 en la localidad de Villa Ballester, partido de San Martín, De Vicenzo tuvo su primer contacto con el golf a los ocho años, cuando ofició de caddie. Dos años después, a los diez, jugó su primer certamen y no se detuvo jamás. A lo largo de toda su carrera se destacó por ser un caballero, dentro y fuera de la cancha.
El Maestro falleció el 1 de junio pasado a los 94 años. Considerado el mejor golfista argentino de todos los tiempos, dejó un legado imborrable. Ganó 231 torneos en 18 países y conquistó nueve veces el Abierto de la República Argentina, el primero en 1944 y el último en 1974. Además, en distintas ocasiones, obtuvo el primer puesto en los Abiertos de Argentina, Alemania, Bélgica, Brasil, Panamá, Colombia, Chile, España, Holanda, Jamaica, Francia, México, Venezuela, Perú, Puerto Rico y Uruguay.
El museo que lleva el nombre del reconocido golfista se encuentra emplazado en una antigua casona, perteneciente a Rodolfo León Mansilla y su esposa, María Luisa López. La propiedad, ubicada en la calle 28 y 132, fue el casco de un establecimiento rural llamado "La Sorpresa", en alusión a la yegua preferida de la familia Mansilla. María Luisa, inmigrante española de origen humilde y carácter decidido, fue una mujer moderna, emprendedora y aventurera, que conducía automóviles, criaba animales exóticos y preparaba "ollas populares" para la peonada. Jamás se encasilló en los estereotipos femeninos de la época. Asimismo, Rodolfo León, descendiente del escritor y militar Lucio V. Mansilla, construyó junto a María Luisa un modo de vida singular. Ejemplo de dandy argentino y dueño de una posición económica acomodada, supo ser un coleccionista de armas apasionado, afecto a la caza, las artes y el buen beber. También fue entusiasta de los avances técnicos del momento, al punto de tener su propia emisora radial.
La vivienda, diseñada y ejecutada por el arquitecto Jorge Eduardo Birabén, presenta un estilo neocolonial. En el hall se destacan dos hornacinas con mosaicos cerámicos firmados por Fernando Arranz, otrora director de la Escuela Argentina de Cerámica. Los trabajos del artista -realizadas con la técnica conocida como "cuerda seca"- también se encuentran distribuidos en el amplio parque que rodea la construcción y en interior de la casona, como ornamento en una interesante integración de artes decorativas aplicadas a la construcción. Cuidados trabajos de herrería artística, la proporción de los vanos y la volumetría general completan la imagen de esta importante pieza incorporada al patrimonio arquitectónico municipal.
El museo no sólo exhibe elementos que dan cuenta de la trayectoria de De Vicenzo, sino que también fomenta los valores de gran deportista. ©

Dirección: Calle 28 y 132, Berazategui.
Horarios:
Abril a octubre: Jueves y viernes de 9 a 12 hs. y de 14 a 17 hs.
Sábados y domingos de 14 a 17 hs.
Noviembre, diciembre, febrero y marzo: Jueves a domingos de 16 a 19 hs.
Enero: Cerrado al público.


Textos GEM .Fotos: Gabriela María Naso


MAS FOTOS