ENTREVISTAS | NELSON CASTRO | #224 JUL 2017

El Doctor y el Periodista

Nelson Castro es uno de los periodistas más importantes del país.
En esta oportunidad, repasa los inicios de su carrera en los medios, explica por qué dejó de ejercer como médico y analiza el rol actual del periodismo.


Tras finalizar la conducción de "La mirada despierta", el periodista Nelson Castro recibe al equipo de Metro en Radio Continental.

- Es médico y periodista, ¿a qué se debieron esas elecciones?
-Luego de egresar del secundario, ingresé a la escuela del Círculo de Periodistas Deportivos y, simultáneamente, a la Facultad de Medicina. Terminé la carrera de periodista en el '75 y empecé a trabajar, incluso antes de graduarme. Después, me recibí de médico y ejercí ambas carreras paralelamente hasta el '94. Son vocaciones que tuve desde el comienzo, siempre me gustaron. Eso es algo que yo agradezco a la vida: desde los 13 años ya sabía qué era lo que quería estudiar. Eso me ayudó mucho, a no perder tiempo y a sentirme seguro con lo que quería hacer.

-¿Por qué decidió dejar de ejercer como médico?
-Tengo un gran recuerdo de los catorce años de ejercicio de la medicina, pero cuando ésta se contamina con la notoriedad que te da ser una figura pública se deteriora mucho. Primero, se hace inmanejable. Como lo mediático tiene tanta atracción, la gente termina yendo a ver a la figura mediática más que al profesional. Entonces, es una contaminación riesgosa. Cada tanto veo pacientes, cuando me lo piden. Pero hubiera sido imposible manejar la exigencia de la profesión con la demanda que tiene todo periodista. Igualmente, sigo capacitándome.

-¿Su experiencia en Estados Unidos modificó su visión del periodismo?
-Totalmente. Antes de obtener la beca, yo venía de diez años de hacer periodismo deportivo, que me enseñó muchísimo, sobre todo del oficio y me permitió conocer Latinoamérica. Pero me faltaba formación teórica en ciencias políticas, en economía y en sociología. Y no solamente la formación teórica, sino el "expertise" del análisis de lo que te da el conocimiento de la trama de las cosas y el razonamiento de lo que es la cosa política. Ese año fue impactante, no solamente por lo teórico, sino también por la experiencia de trabajar en los medios.

-Puede mencionar algunas de las coberturas más importantes de aquella época.
-De ese año lo más importante fue compartir con los medios. De lo que vino después, yo siempre destaco que lo que me dejó fueron algunas coberturas de cosas que me tocaron en la Casa Blanca. Me ayudó mucho vivir al cocina, estar en redacciones importantes como la de "Washington Post", en la cocina de programas importantes, como "Today", y en cadenas donde hay planteles periodísticos muy importantes, con un trabajo de rigurosidad muy fuerte en cuanto al chequeo de la fuerte y las formas de manejarse con para mantener la independencia. Eso me ayudó muchísimo. Después, cuando llegó el momento de aplicar todas esas cosas, las tuve incorporadas, como patrones de conducta.

-Tras su regreso a la Argentina, ¿cómo fue su vuelta al trabajo?
-Fue algo muy grato. Fernando Marín y Mariano Grondona me permitieron trabajar con un gran respeto. En ese momento yo no era nadie y apostaron en mí, me respetaron y me dieron libertad para trabajar. Tuve la suerte de caer ahí, en Radio El Mundo, que terminó siendo el trampolín de mi carrera. De ahí pasé a Radio del Plata, que fue el segundo trampolín de mi carrera, donde comencé a trabajar como conductor de la primera mañana.

-¿Cómo es tu trabajo con el equipo de TN?
-Muy bueno. Estoy muy contento de haber podido llevar adelante algo novedoso, que pegó mucho en el medio. Otros lo replican y eso me hace sentir muy feliz. Lo de las 18 no es un noticiero, es un programa con un estilo coral. ¿Qué quiero decir con esto? Cuando vinieron con la propuesta, yo dije que no necesitaba estar todo el tiempo en la pantalla para ser quien conduce ese noticiero, sino que quería que hiciéramos una cosa coral, donde todos se sintieran importantes. Creo que se vio en la pantalla, la gente lo valora y le dio una dinámica distinta, que hoy toman otros.

-¿Es cierto que se autodenominan la filarmónica?
-En la reunión de lanzamiento pasamos un video motivacional, un ensayo de la filarmónica de Berlín, donde se ve toda la orquesta y todos son importantes, tanto el que toca el triángulo, como el que toca el violín. Esa es la idea con la que trabajamos. A mí me toca ser el conductor, pero cuando alguien elogia el programa, elogia el programa de todos. Todos tienen nombre y apellido, son alguien y eso me hace muy feliz.

-Es un referente para el mundo del periodismo. ¿Cómo veo a las nuevas generaciones?
-Yo vivo con gran orgullo y responsabilidad ser un referente. A las nuevas generaciones las veo con muchas oportunidades, porque hoy estamos viviendo un cambio de la mano de las nuevas tecnologías y no se sabe dónde va a terminar. Representa una gran posibilidad para los jóvenes, porque las redes digitales incorporan medios nuevos, potenciales fuentes laborales, que van a depender de su talento y su rigurosidad. Veo a la profesión con mucho futuro para los chicos que se preparen bien y apliquen la rigurosidad periodística. Es una gran oportunidad.

-¿Cómo ve al periodismo en el contexto actual de división social que atraviesa el país?
-Lo veo con preocupación y con tristeza, porque nosotros no nos podemos quedar atados a la división, a la cual hoy muchos apuestan. Hoy, salir de la división es un elemento costoso y difícil, porque te generás críticas de todas partes, incluso tenés consecuencias en los ratings. La gente dice: "Hoy Nelson lo criticó a (Mauricio) Macri. No lo veo más". Me da mucha tristeza, pero tenemos que trabajar para recuperar el concepto de diversidad. La división apuesta a una sociedad antidemocrática. Me preocupa mucho el aporte que a veces hace, lamentablemente, la profesión, no para combatir esto, sino para fogonearlo.

-¿Cuáles son sus planes para lo que resta del año?
-Uno siempre tiene proyectos o entrevistas que le gustaría hacer pero también te nutrís de lo periodístico. Obviamente, estamos muy atentos al mundo digital, que tiene posibilidades enormes.

-¿Tiene pensado sacar algún libro nuevo?
-Me gustaría, pero sacar los libros periodísticos que hago lleva tiempo. Los que se dieron fueron casi encadenados, porque eran cosas que venía trabajando. Hay algunos proyectos. Las editoriales me llaman constantemente, porque a ellos les interesa hacer libros, pero a mí me interesa hacer libros buenos. ©




TXT: Grupo Editorial Metro I FOTOS: Gabriela María Naso

 

Nació el 5 de abril de 1955 en San Martín, Provincia de Buenos Aires. Cursó la carrera de Medicina en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires, de la cual egresó con el título de Médico con Diploma de Honor. Durante varios años ejerció como tal, en la especialidad de neurología. Junto a la carrera de medicina cursó estudios en la Escuela Superior de Periodismo, vinculándose al periodismo deportivo radiofónico, área desde la que pasó al comentario y al reportaje político. Realizó un Máster de Especialización en Periodismo Político en los Estados Unidos tras obtener la Beca del World Press Institute.
En 1986 fue corresponsal para Radio Municipal de la Ciudad de Buenos Aires desde Estados Unidos. Cubrió las elecciones para la renovación de legisladores y gobernadores de ese año. Por su cobertura del «Irangate» fue autorizado por la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca a tomar parte de las conferencias de prensa del presidente Ronald Reagan. Fue el único periodista argentino que accedió a tal posición. Como enviado especial de Radio El Mundo para cubrir la elección presidencial en Estados Unidos, fue el primer periodista latinoamericano en dar a conocer el triunfo de George Bush en 1988.
En 1994 comenzó su labor televisiva por cable con el programa "En la Mira", por Cablevisión Noticias. Tras su desvinculación, en marzo de 1998, fue contratado por Todo Noticias (TN) para conducir el programa "El juego limpio", donde ganó el Martín Fierro en 1994, 1999, 2001, 2009 y 2016.
En febrero de 2013 se sumó al equipo Radio Continental, como conductor de "Entre líneas" y "Primera hora". En 2014 se hizo cargo de la primera mañana de la radio con su programa "La Mirada Despierta" de 6 a 9.
También publicó varios libros, como "Enfermos de poder", "Los últimos días de Eva", "La sorprendente historia de los vicepresidentes argentinos" y "Rivales".
A lo largo de su carrera obtuvo numerosos premios, entre ellos el Internacional Rey de España en 1994, el Konex de Platino en 1997 y 2007 y el Premio Martín Fierro en categorías mejor programa de radio en los años 1995, 1996, 1999, 2004, 2006 y 2008 referidas a la labor periodística.