SALUD | TRABAJO | #220 MAR 2017

Mis primeras entrevistas laborales

¿Qué digo y qué no? ¿Cuál es la mejor actitud?

Es frecuente que muchos pacientes jóvenes que recién se inician en el ámbito laboral o que desean iniciarse, expresen temor, ansiedad y mucha preocupación ante la posibilidad de ser convocados a una entrevista laboral. También es habitual que comiencen psicoterapia personas que, por algunas razones del destino, no pasaron por la experiencia de la entrevista laboral (alguien les consiguió su primer trabajo y no tuvieron que vivir un proceso de selección) y que, al pasar los años, se sienten inseguros e inhibidos para cruzar con éxito esa situación. El temor radica en que no saben que les van a preguntar, cuál es la mejor actitud para adoptar, si van a cumplir con las expectativas del entrevistador o no.
Como evidentemente, se trata de una instancia de exposición y de despliegue personal, por lo que se requiere de una estabilidad emocional mínima para tolerarlo. De no ser así, primero habría que reforzar lo básico de los recursos personales, antes de pretender pasar por una prueba para la que no nos sentimos nada preparados. Todos los momentos de evaluación y exposición, como puede resultar una entrevista laboral, requieren de un mínimo de fortaleza yoica y seguridad, de los que tenemos que disponer, o nos ganará la angustia y quedaremos paralizados ante el momento.
Si nuestra situación de seguridad personal es tan floja que sentimos terror paralizante ante la instancia de entrevista y nos imaginamos que se trata de algo imposible de superar, es momento de comenzar una psicoterapia para que nos ayude a fortalecernos, dado que la inhibición puede alejarnos de aquello que profundamente anhelamos y es bueno para nosotros. Pero si se trata de inseguridad o temor a no desempeñarnos bien en la entrevista, ayuda pensar en las siguientes ideas:
1. Si bien es verdad que una entrevista laboral es una instancia de prueba, también es un momento de aprendizaje, que es muy importante que podamos vivir. Por eso estar presente en una entrevista es en sí mismo algo muy valioso, para aprender y reflexionar.
2. Tenemos que saber que muchas veces quedar, o no, en el puesto laboral no depende de nosotros, sino de los tiempos y necesidades propios de la empresa o institución que nos convoca.
3. Sería conveniente vestirnos con ropa cómoda para no agregar dificultad a la situación (Por ejemplo: evitar zapatos nuevos o muy altos, si no estamos acostumbrados) y formal pero sin exagerar. Debería ser ropa nueva pero evitando estrenos. Es verdad que la primera impresión cuenta y es la forma en que nos vestimos lo que primero se percibe de nosotros. También la imagen se completa con la postura corporal, que debería ser firme y atenta, pero no muy rígida. Mirar de frente y a los ojos es en muchas situaciones lo mejor.
4. Sería bueno ser lo más sinceros posibles, contando lo que sabemos hacer y la experiencia laboral real que tenemos. Si exageramos, corremos el riesgo de que se note y demos una impresión completa de falsedad. Por otra parte, si faltamos a la verdad, es posible sentir temor de que se evidencie, lo que nos dará inseguridad para continuar. La seguridad que mostremos ante lo que en verdad sabemos y podemos hacer es muy importante.
5. Transmitir seguridad al entrevistador es muy importante. Probablemente esto sea el punto más valioso para quien busca emplearnos.
6. Para ganar seguridad, recomiendo practicar con familiares o amigos (a modo de juego de roles) la situación de entrevista. Ensayar estos momentos puede resultar útil para acostumbrarnos.
7. Es importante tener pensada la remuneración pretendida. O sea, que es una información que debemos tener en mente antes de que el entrevistador nos pregunte. Lo que uno espera ganar es un dato valioso y representativo de nuestros conocimientos para el entrevistador. Ni poco ni mucho, acorde al mercado. Y si el entrevistador no nos pregunta, sería conveniente que nosotros preguntáramos de cuánto será nuestro salario. Si bien, probablemente queremos trabajar, este trabajo deberá estar valorado por la empresa acorde al mercado.
Para aquellos que están iniciando su camino laboral, espero que logren el mejor desempeño. Para los entrevistadores, espero que recuerden que todos empezamos alguna vez y no viene nada mal un amable empujoncito. ©


Textos Lic. Marian Renoulin . mrenoulin@yahoo.com.ar