ARQUITECTURA INTERNACIONAL | BAHRAIN WTC | #227 OCT 2017
Las torres del viento

Diseñado con el fin de aprovechar las fuertes corrientes de aire tan frecuentes en el Golfo Pérsico, el Centro Mundial de Comercio de Bahrain fue el primer proyecto a nivel mundial en incorporar turbinas eólicas generadoras de electricidad, por lo que se convirtió en un modelo
a seguir para los arquitectos e ingenieros del mundo.

Inspirado en la forma de las velas de los barcos, que utilizan la energía del viento para navegar, el Centro Mundial de Comercio de Bahrain (BWTC) es reconocido a nivel mundial, no sólo por su belleza arquitectónica, sino también por las tres turbinas eólicas que vinculan a los dos rascacielos idénticos que integran el complejo. Ubicado en la ciudad de Mananá, en la isla de Bahrain, la nación más pequeña de la región del Golfo Arábigo en Asia, el proyecto diseñado por el estudio WS Atkins & Partners está integrado por dos torres con forma puntiaguda, que alcanzan los 240 metros de altura y poseen 50 pisos cada una. La planta baja está formada por tres pisos de altura y alberga un centro comercial de 160 tiendas, restaurantes y cafés, entre otros espacios.
El BWTC fue diseñado en el marco de un plan maestro para remodelar un hotel y un centro comercial existentes.
Lo más destacable del proyecto ejecutado entre 2007 y 2008 son los tres aerogeneradores, ubicados en los puentes que unen ambas torres. Estas estructuras están ubicadas a 60, 96 y 132 metros de altura, poseen 31,7 metros de longitud y pesan 11 toneladas cada una. Por su parte, cada turbina alcanza las 68 toneladas. Las cifras dejan en claro que la seguridad estructural representó uno de los mayores desafíos a la hora de pensar el diseño, en especial en lo referente a los puentes, que debían soportar y absorber el peso y las vibraciones inducidas por el viento y el funcionamiento de las turbinas. Los diseñadores de los puentes y el fabricante de los aerogeneradores, en conjunto, evaluaron unos 200 casos diferentes de carga para cada turbina.
Con el fin de garantizar la operación segura del sistema y reducir al mínimo cualquier impacto estructural o de vibración en el edificio, se incorporó un control de parada a los aerogeneradores para cuando la velocidad del viento excede el límite de seguridad (20m/s máximo). Las turbinas son muy similares a las que se utilizan en los parques eólicos estándar, un hecho que influyó para mantener los costos en los rangos previstos originalmente. La inversión en el sistema de generación, que produce entre el 11 y el 15 por ciento de la energía eléctrica que consumen ambas torres, no superó el 3 por ciento del valor total del proyecto.
Otro aspecto desafiante fue la óptima captura del viento. El equipo de Atkins ubicó el edificio y las turbinas con orientación norte para captar el viento predominante. Además, el conjunto fue diseñado para optimizar el paso del viento en el sector donde están ubicadas las hélices. Las plantas de las torres tienen forma elíptica y actúan como perfiles aerodinámicos, concentrando la brisa y acelerando su velocidad natural. Así, el posicionamiento y el diseño permiten un régimen igual de velocidad del viento en cada uno de los tres aerogeneradores, balanceando la producción de energía.
Bahrain se alza en una región desértica y semidesértica, por lo que la escasez de agua es uno de los principales problemas que obligan a un uso eficiente de este recurso. En ese sentido, el diseño responsable del BWTC se hizo cargo de esta realidad considerando otras opciones sustentables, como uso de vidrios que reducen la irradiación solar y la infiltración a través de las ventanas; conexión al sistema distrital para enfriamiento del edificio; espejos de agua en el ingreso del edificio para proporcionar refrigeración por evaporación local; alcantarillados y sistemas para reutilización de agua, entre otras medidas que, al igual que su diseño, le confirieron el reconocimiento nacional e internacional. ©



TXT: Grupo Editorial Metro . FOTOS: Web

 

 

MAS FOTOS