EMPRESAS | SECURE POOL | #226 SEP 2017

Aguas seguras

La llegada de las altas temperaturas inaugura la temporada de pileta, un elemento de relax que, al mismo tiempo, implica un factor de riesgo para los más chicos. Ante este potencial peligro, los cercos perimetrales se presentan como una herramienta efectiva para resguardar a niños y adultos mayores.

Las piscinas constituyen una excelente herramienta para hacer frente a las altas temperaturas del verano, cada vez más intenso y extenso, por lo que su construcción aumentó de forma considerable en la última década. Si bien los espejos de agua constituyen un elemento de relax y diversión para los adultos, también son un factor de riesgo importante para los más chicos.
La mayoría de los accidentes ocurren en presencia de los padres de los niños accidentados, lo que significa que, si bien el cuidado y la supervisión son elementos de protección irremplazables, no deben ser los únicos. Por lo tanto, resulta imprescindible contar con medidas de prevención que atenúen la posibilidad de contacto de los niños con el agua, en caso de descuido de sus padres o de los encargados de vigilarlos.
En el mercado se ofrecen varios productos destinados a reducir el riesgo, como cercos perimetrales, cobertores y alarmas. Los cercos perimetrales son la herramienta de prevención por excelencia, debido a que constituyen una barrera física para los niños, impidiendo que tomen contacto con la zona de riesgo. Inclusive, son los recomendados por la Asociación Argentina de Pediatría y la Asociación Americana de Pediatría. En cambio, las alarmas informan que el accidente ocurrió pero no lo previenen.
En la Argentina, la firma Secure Pool -única compañía sudamericana que integra la "Association of Pool & Spa Professional" (APSP)- fabrica y comercializa cercos removibles desde hace más de quince años. Con quince representantes en todo el país y cuatro en el exterior, la empresa cuenta con el aval de más de 16 mil clientes que eligen sus productos.
Los cercos Secure Pool son estéticos y seguros, ya que se trata de un material traslúcido que no puede ser trepado ni levantado. Además de no requerir mantenimiento, poseen traba de seguridad Secure Look; pueden removerse de forma fácil, sin herramientas ni esfuerzos, en función de las necesidades de cada cliente; y tienen cinco años de garantía.
Los cercos perimetrales superan ampliamente en su función a los cobertores y alarmas, pero no reemplazan en ningún caso la supervisión de los padres. ©

Tel: 4756-1556
web: www.securepool.com.ar
FB: SecurePool

 


TXT: Grupo Editorial Metro I Fotos: Secure Pool

 


MAS FOTOS