ARQUITECTURA INTERNACIONAL | BIBLIOTECA TIANJIN BINHAI | #233 ABR 2018
Mar de libros

Así se conoce a la Biblioteca Tianjin Binhai de casi 34 mil metros cuadrados diseñada por el estudio de arquitectura holandés MVRDV. Ubicado en el distrito cultural de Binhai, en China,  el edificio futurista presenta un diseño topográfico que se logró a través de la construcción de estanterías a modo de gradas.

Emplazada en el distrito cultural de Binhai, en China, la Biblioteca Tianjin Binhai es obra de un trabajo conjunto entre el estudio de arquitectura holandés MVRDV y el Instituto de Planificación y Diseño Urbano de Tianjin (TUPDI). El edificio de 33.700 metros cuadrados, distribuidos en cinco plantas, posee un auditorio esférico luminoso y libreros en cascada de piso a techo.
El Ojo, una esfera luminosa con un auditorio de 21 metros de diámetro, toma el escenario principal dentro del atrio y amplía el espacio percibido. Allí, las estanterías adosadas hacen eco de la forma de la esfera y crean un paisaje interior, topográfico, cuyos contornos se extienden y se envuelven alrededor de la fachada. De esta forma, las estanterías escalonadas se representan en el exterior y cada nivel se duplica como una rejilla.
La biblioteca futurista se encuentra dentro de una galería protegida, coronada por arcos abovedados con forma de catedral, que serpentea a lo largo de todo el esquema. El edificio cuenta con amplias instalaciones educativas, dispuestas a lo largo de los bordes del interior, a las cuales se accede a través del espacio del atrio principal. 
Desde la planta baja, los visitantes tienen fácil acceso a las áreas de lectura para niños y ancianos, el auditorio y la entrada principal. El primer y segundo nivel cuentan con salas de lectura, libros y salas de estar, mientras que los pisos superiores incluyen salas de reuniones, oficinas, salas de computadoras y de audio y dos patios en la azotea. Asimismo, en los niveles subterráneos se ubican los espacios de almacenamiento de libros y un gran archivo. 
El apretado calendario de construcción obligó a abandonar una parte esencial del concepto: el acceso a las estanterías superiores desde las habitaciones situadas detrás del atrio. Pero la visión completa de la biblioteca podría realizarse en el futuro. Hasta entonces, placas de aluminio perforadas impresas representan los libros de los estantes superiores.
El proyecto de MVRDV está rodeado por los otros cuatro edificios que integran el distrito cultural. Aquí, la biblioteca futurista no sólo funciona como centro de educación, sino también como espacio social y conector desde el parque al distrito cultural de 120.000 metros cuadrados.
El co-fundador de estudio holandés Winy Maas señaló que "las estanterías son excelentes espacios para sentarse y, al mismo tiempo, permiten acceso a los pisos superiores". "Los ángulos y las curvas están destinados a estimular diferentes usos del espacio, como leer, caminar, reunirse y debatir. Juntos forman el 'ojo' del edificio: para ver y ser visto", detalló Maas.
A través de su diseño, el complejo cultural busca posicionarse como el punto de confluencia del casco antiguo, los distritos residenciales, las áreas comerciales y el distrito gubernamental. ©



TXT:Grupo Editorial Metro . FOTOS: Web

 

 

MAS FOTOS