ARQUITETURA INTERNACIONAL | JARDINES DE LA BAHIA | #230 ENE 2018

Bosque artificial

Situado al sur de Singapur, Jardines de la Bahía es el primer bosque tecnológico del mundo. Este moderno parque combina ciencia y naturaleza con el fin de mejorar la vegetación y la flora en los núcleos urbanos, como una alternativa contra la deforestación.

Cuando uno se imagina un bosque, probablemente lo que menos piensa es en árboles hechos de hormigón y acero, pero de estos materiales están compuestos los bosques artificiales de Singapur. Emplazado en la zona de Marina Bay, al sur del país, Jardines de la Bahía es el primer bosque tecnológico del mundo. Allí, los avances tecnológicos conviven con la naturaleza en su máximo esplendor con el objetivo de mejorar la vegetación y la flora en los núcleos urbanos.
El proyecto nació como una iniciativa del Gobierno de Singapur para elevar la calidad de vida de sus habitantes, a través del incremento de la vegetación dentro de la ciudad. A seis años de la adjudicación del proyecto, Jardines de la Bahía abrió sus puertas el 29 de junio de 2012.
El parque comprende 101 hectáreas y se divide en tres sectores distintivos: sur, este y central. Uno de los grandes atractivos de este parque es el "supertree grove", compuesto por 18 árboles de diversos materiales que actúan como jardines verticales. Con troncos que varían entre 24 y 28 metros de alto, están cubiertos con más de 160 mil variedades de orquídeas, helechos y plantas trepadoras.
Además, estos increíbles árboles de 50 metros de alto están conectados entre sí por un puente que permite a los visitantes observar la costa de este maravilloso lugar, rodeados por la naturaleza en articulación con la tecnología.
"Una utopía de la naturaleza dentro de una ciudad muy urbana", así describen al proyecto desde el Gobierno de Singapur, cuyo principal objetivo fue que este jardín pudiera ser disfrutado por sus visitantes en cualquier época del año e, incluso, en cualquier momento del día, razón por la cual once de estos árboles cuentan con paneles solares para una iluminación sustentable. Durante el día, los árboles absorben la luz solar y, por la noche, se encienden para alumbrar la zona, como si se tratase de una especie de faroles naturales gigantescos.
En una sociedad agobiada por la superpoblación, estos nuevos espacios buscan crear no sólo una atracción turística o un avance tecnológico, sino que también pretenden generar una alternativa moderna a la deforestación y preservar especies vegetales que podrían desaparecer. Incluso, buscan que la fauna pueda sentir estos espacios como propios y así darles también a ellos un nuevo hogar.
Por otra parte, los Jardines también cuentan con una amplia variedad de opciones gastronómicas para todos los gustos. Hay mucho para elegir: cenas elegantes, comida rápida o platos locales que ofrecen vendedores ambulantes dentro del bosque. Otra de las opciones es cenar en la copa de uno de estos super-árboles, en el restaurante "IndoChine". Allí se puede degustar una amplia variedad de platos de la cocina indo-china, mientras se disfruta de una vista increíble a 50 metros de altura desde dentro del restaurante o la terraza.
Gracias a su arquitectura y misión, este alucinante espacio ya ganó diversos premios. En 2015 alcanzó el record Guinness y se consagró como "el invernadero más grande".
Ya sea para disfrutar de una atracción turística o para ver los avances de la tecnología, los Jardines de la Bahía son un interesante lugar para visitar y dejarse sorprender. ©

 

TXT: Grupo Editorial Metro . FOTOS: WEB


MAS FOTOS