INMOVILES | HOMBRE TRABAJANDO | #236 JUL 2018
Hombre espiando

En todo el mundo hay estatuas, esculturas y monumentos que dejan a un lado
las tradiciones y regalan instantes mágicos, de esos que duran toda la vida.

Bratislava es la capital de Eslovaquia, una ciudad sorprendente ubicada a tan solo una hora de la capital austriaca, Viena.
Escondidos por las callejuelas medievales de su bello casco histórico, nos encontramos con personajes de lo más curioso… fundidos en metal. Y es que Bratislava cuenta con un puñado de estatuas, que ponen una nota de color en la ciudad desde los años 90, cuando Eslovaquia trataba de sacudirse el gris pasado comunista.
El más popular probablemente sea Cumil, el regordete trabajador que asoma por una alcantarilla, obra del artista eslovaco Viktor Hulík, instalada en 1997.
Denominada también "El vigía", la estatua representa a un obrero descansando mientras echa un vistazo a las calles repletas de gente paseando, aunque las malas lenguas afirman que en realidad se dedica a observar bajo las faldas de las turistas.
Su nombre se forma a partir del verbo "cumit", que en eslovaco significa algo así como "chusemar".
Como la estatua está asomado al borde de la calle, no es llamativo que su cabeza haya sido cortada más de una vez por conductores descuidados. Es por esto que para protegerlo tanto a él como a los conductores y a los peatones, la ciudad instalara un letrero de advertencia justo encima de su cabeza, con la frase "Man at work" u "Hombre trabajando".
Bratislava cuenta con otras estatuas: como el paparazzi, el soldado napoleónico o las obras en honor a Ignacio Lamar y a Hans Christian Andersen; aunque Cumil es sin duda la favorita de los niños, los cuales disfrutan sentándose en su cabeza o haciéndose fotos junto a él. ©


Lugar: Bratislava, Eslovaquia.
Coordenadas: 48°08'34.5"N 17°06'32.1"E

Localizada: Se encuentra en la esquina de las calles Panska y brana Rybárská, en el casco histórico de Bratislava.

 


TXT: Grupo Editorial Metro I FOTOS: WEB

 

 

MAS FOTOS