ARQUITECTURA INTERNACIONAL | OPERA DE HARBIN | #235 JUN 2018

La Ópera de hielo

La Ópera de Harbin, una localidad China conocida como la "ciudad del hielo",
fue diseñada para representar la fuerza y el espíritu de la naturaleza rebelde
y el clima gélido de aquella ciudad al norte del gigante asiático.


Harbin, China, conocida como la ciudad del hielo, alberga una relumbrante "Opera House". Una construcción que deja alucinados a los turistas, con una transparencia pura y clara que se entremezcla con la naturaleza del lugar. Para su iluminación, se trabajó en un proyecto que tenía como propósito y lema "iluminar el ritmo de la música congelada".
La Ópera de Harbin fue diseñada en respuesta a la fuerza y el espíritu de la naturaleza rebelde y el clima gélido de la ciudad norteña china. El edificio se ajusta a la perfección con la naturaleza y la topografía, una transfusión de la identidad, el arte y la cultura local.
MAD Architects ganó el concurso abierto internacional de la Isla Cultural de Harbin, un plan maestro para un teatro de ópera, un centro cultural, y el paisaje de los humedales que rodean a lo largo del río Songhua de Harbin. La ópera es el punto focal de la Isla de la Cultura, ocupando un área de construcción de aproximadamente 85000 m2 de 444 acres de área total del sitio. Cuenta con un gran teatro que puede albergar más de 1.600 clientes y un teatro más pequeño para dar cabida a una audiencia íntima de 400.
La forma es que se dispuso la iluminación se basó en encontrar maneras de revelar la pureza y la claridad del espacio mientras se enriquecía la experiencia del visitante tanto con el espacio como con la música en su interior: en la entrada del lobby una alfombra de luz da la bienvenida y un resplandor vertical finaliza el recibidor. El baño de iluminación da a todo el vestíbulo un ambiente cálido y acogedor. En el pabellón exterior se instalaron spots que dirigen su luz al suelo para evitar reflejos y que las personas puedan ver de adentro hacia afuera. Todo lo que se relaciona con la luminaria está oculto en la arquitectura y permite un balance perfecto para el espectador.
El techo de cristal da un efecto centelleante, además, durante el día la luz del sol añade brillo a cada pequeño prisma creando diferentes reflejos de vidrio a lo largo del día. Por la noche, el vidrio se ilumina por barras LED que le dan una apariencia de brillo para atraer la atención desde la distancia. El pasillo que conecta el estacionamiento del sótano con el vestíbulo principal se resolvió mediante fibra óptica, lo que minimiza el impacto visual pero crea una magnífica entrada de apariencia estrellada. La luz es siempre protagonista en el "Opera House".
El edificio desde afuera contrasta con el paisaje y la fachada curvilínea da una sensación de suavidad. Esto también, tiene que ver con el clima que hay en esta ciudad y como los arquitectos lograron solucionar y embellecer los problemas, que podrían haberse generado por la nieve.
El gran teatro está revestido de madera, con la misión de imitar un bloque que ha sido erosionado. Desde el escenario hasta el entresuelo el uso de materiales simples y la distribución del espacio permiten una acústica de clase mundial. Hay un segundo teatro, más pequeño, que conecta el interior con el exterior gracias a una ventana panorámica, esto permite que muchas obras se realicen desde otra perspectiva.
MAD Architects articula una construcción inspirada en el ambiente e identificadora de la cultura local, el arte y las costumbres. Mientras la Ópera de Harbin profundiza la emoción que conecta al público con el medioambiente, la arquitectura es, en consecuencia teatral, tanto en su desempeño de espacios narrativos como en la alineación con el paisaje. ©


TXT: Grupo Editorial Metro . FOTOS: WEB



MAS FOTOS