EN LA RUTA | OLAVARRIA | #235 JUN 2018

Mundo concreto

Con las Sierras Bayas como decorado, la ciudad de Olavarría propone un recorrido por sitios históricos, museos, canteras y parques. Ubicada a 359 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La cotidianeidad de Olavarría sugiere un paisaje siempre cambiante, que parece moverse al ritmo frenético de la actividad comercial apropiada de las calles céntricas. En ese primer impacto visual que entrega la ciudad, donde resaltan los cráteres perforados por las canteras y las formas oscilantes de la serranía de Tandilia, sumado a la gran variedad gastronómica y oferta hotelera, Olavarría se convirtió en una alternativa para las "escapadas" de fines de semana.
Las colonias de su periferia y el ondeado relieve de las sierras forman parte del vestigio de la era Precámbrica. Sobre este suelo hay diez circuitos posibles que recorren algunos atractivos de Olavarría y revelan el perfil menos difundido del sistema de sierras que nace en el centro de la llanura pampeana.
El centro histórico que comienza en la esquina de las calles Belgrano y Rivadavia transporta al turista a los tiempos de romanticismo, ya que se puede apreciar un paseo peatonal con detalles neoclásicos, techos de tejas francesas, el emblemático Palacio Municipal y las torres-campanario de la capilla San José. Por otro lado, ​la contagiosa pasión de los olavarrienses por el automovilismo reconoce en los hermanos Dante y Torcuato Emiliozzi como sus representantes más idóneos. Por esta razón, su taller y concesionario se transformó en uno de los lugares de interés más convocantes desde que en 2013 fuera restaurado como museo.
Las vueltas del arroyo Tapalqué dividen la ciudad con una franja verde, cruzada por los siete puentes colgantes que instalaron los vecinos a fines del siglo XIX. Algunos esperan la caída del sol para tomar un mate de frente a esas aguas y pasar un buen rato.
La primera vista de la serranía aparece detrás del cruce de la ruta 51, en el camino de 15 kilómetros de Olavarría a Loma Negra. Junto a la hilera de cerros se empiezan a distinguir las construcciones de las villas mineras, levantadas al borde de las profundas cavas que exponen a cielo abierto los materiales sedimentarios depositados por el mar en el subsuelo. Obreros de más de veinte nacionalidades poblaban las casitas uniformes de estilo inglés que aún están de pie en Loma Negra, como pruebas de una rutina fabril intensa.
Olavarría no es solo sierras, también es una gran parte de la historia de muchos inmigrantes europeos que llegaron a Argentina y formaron sus colonias. En esta ciudad, se encuentran los vestigios de los pueblerinos, en su mayoría alemanes e italianos, que hicieron que sus festividades sean costumbres en el pueblo. Un ejemplo de ello, es el del inmigrante genovés Ángel Bardi quien fundó la colonia "Hinojo" alrededor de la parada ferroviaria. Si bien el museo del pueblo fue acondicionado en la centenaria estación, hay decenas de construcciones que reflejan el lugar fundacional que ocupó Hinojo entre las colonias agrícolas y mineras de Olavarría. ©

 



TXT & FOTOS: Grupo Editorial Metro

 


COMO LLEGAR

En automovil
Desde la Ciudad de Buenos Aires hay dos alternativas. La vía más directa es la ruta nacional 3. Desde Capital, hay que tomar General Paz o AU 25 de Mayo, AU Ricchieri y AU Ezeiza-Cañuelas. Es un trayecto de casi 355 kilómetros.
También se puede tomar la ruta provincial 51, luego de salir de la Capital por el Acceso Oeste y enlazar a la RN 5 hacia Luján.

En tren

La empresa Ferrobaires brinda el transporte de pasajeros, siendo Olavarría el punto intermedio entre Capital Federal y Bahía Blanca.

En omnibus
Existen 14 líneas de micros de larga distancia que operan en Olavarría.


MAS FOTOS