ARQ INTERNACIONAL | RUEDA DE FALKIRK | #232 MAR 2018
Vuelta en barco

La rueda de Falkirk, bautizada así por estar ubicada cerca del pueblo de Falkirk en Escocia, es un ascensor de barcos giratorio que conecta el canal Forth y Clyde con el canal de la Unión.

Falkirk Wheel fue inaugurada el 24 de mayo de 2002 y fue el primer ascensor para barcos rotativos. En menos de cinco minutos la rueda gira 180° elevando así las embarcaciones hasta el nivel del canal para continuar su viaje.
Construida por Butterley Engineering, esta rueda tiene un diámetro de 35 metros que consiste en dos brazos opuestos extensibles 15 metros a partir del eje y situados a unos 25 metros el uno del otro. Dos canastas o cajones diametralmente opuestos, con una capacidad de 300 metros cúbicos cada uno, llenos de agua, se encuentran en el centro de cada orificio de los brazos. Las canastas giran gracias a unos rodamientos de gran tamaño y su peso se mantiene constante, con o sin carga, gracias a los principios expuestos por Arquímedes, según la cual un objeto que flota en un fluido desplaza de éste una cantidad cuyo peso es igual al del objeto. De este modo los brazos quedan equilibrados y puede girar 180° en menos de 4 minutos consumiendo una energía de tan sólo 22.500 watios. Además, una de las características de esta rueda es que es capaz de subir una nave y bajar otra simultáneamente.
Antes de Falkirk, en el cinturón central de Escocia, había dos canales principales: el primero llamado Forth and Clyde que se abrió en 1970 permitiendo a los barcos navegar entre el río Clyde en Glasgow. El segundo, Unión Canal, fue inaugurado en 1822. Comenzaba en Edimburgo, a una altura de 73 metros sobre el nivel del mar, y tenía por objetivo atender las necesidades de Falkirk.
Estos canales cayeron en desuso e incluso fueron atravesados por carreteras y viviendas, dejándolos inoperantes. Finalmente, en 1990 resurgió el interés por el uso recreativo de estos canales, naciendo así el enlace del milenio, un proyecto que buscaba la renovación completa junto con la unión de ambos canales. Esta comisión buscaba regenerar los canales de Escocia central para conectar Glasgow con Edimburgo nuevamente, por lo que se convocó a un concurso para las esclusas de conexión y fue ganado por la propuesta de la Rueda de Falkirk.
El resultado final fue inaugurado por la Reina Isabel II del Reino Unido en mayo de 2002 en los festejos de su Boda de Oro en la Corona. Si bien los ascensores de barcos existen hace tiempo, la novedad de Falkirk es que es rotativo. Esta novedosa rueda es la única obra de su tipo en todo el mundo.
El costo total fue de 17,5 millones de libras, y el proyecto de restauración tuvo un costo global de 84 millones y medio, de los cuales 32 provinieron de la Lotería Nacional del Reino Unido. El costo de una vuelta en la rueda es de 8 libras para los adultos y 4 libras para los niños. ©



TXT: Grupo Editorial Metro . FOTOS: Web

 

 

MAS FOTOS