POSTALES | CASA FOA | #240 NOV 2018

Casa FOA

Casa FOA continúa con su compromiso de "inspirar", y para eso llevó a cabo su edición número 35 en el corazón del barrio de Devoto. El recorrido enfatizó la importancia del diseño en la vida cotidiana y como se entremezcla lo tradicional con la vanguardia.

La tradicional exposición nacional de arquitectura, diseño de interior, paisajismo e industria abrió sus puertas entre el 21 de septiembre y el 28 de octubre. La nueva sede seleccionada fue el ex Convento Nuestra Señora de la Misericordia, ubicado en la calle Pareja 3670, en el barrio de Devoto. "Cassa Devoto" es una joya arquitectónica de más de 120 años de antigüedad, con tres mil metros cuadrados de claustros, patios y vegetación que se brindó para que los arquitectos y diseñadores desplieguen todo su talento en ellos.
Casa FOA es un ícono del arte de la ciudad, tal es así que este año, en celebración de su edición N° 35, fue declarada de interés cultural de la Ciudad de Buenos Aires por la Legislatura Porteña. "Cuando evaluamos este proyecto, pensamos que Devoto está cumpliendo 130 años y que la mayoría de la gente no conoce bien este barrio. La gente no conoce la parte histórica de la Ciudad de Buenos Aires y nuestro objetivo es salir del entorno, descubrir nuevos lugares y descentralizar", detalló el gerente general de Casa FOA, Alberto Robredo.
La idea de este nuevo proyecto fue invitar a la reflexión sobre cuáles son las nuevas tendencias en el interiorismo y la importancia del diseño en la vida cotidiana de quienes habitan un determinado espacio. El recorrido estuvo organizado en 44 espacios divididos en tres sectores: el primero con ambientaciones en áreas grandes destinadas a temáticas domesticas más tradicionales para personas de mediana edad; en el segundo se vieron diferentes propuesta para familias jóvenes en busca de ideas para optimizar ambientes de pocos metros; y en el tercer sector se reflejaron los nuevos ámbitos laborales, sus necesidades funcionales y cómo estos influyen en la conducta y bienestar de las personas que se desempeñan en ellos.
El verde fue el color protagonista de los espacios, distintos tonos de este color se esparcieron por los ambientes dándole un aspecto de aire fresco al lugar. Otra clave rústica fue la presencia de la madera que va desde el parquet, las mesas, hasta los muebles y la combinación de colores que componen el escenario, pensado especialmente para los más chicos. El aire libre también formó parte del diseño, con gran hincapié en las galerías y patios del convento que reflejan el aire divertido y colorido de las nuevas generaciones.
El proyecto apuntó a resignificar la herencia del convento desde el diseño contemporáneo, con el fin de crear una narrativa espacial que se devela a medida que se descubre el lugar, como si fuera un plano secuencia de una película. Como todos los años, se alternaró este recorrido con los espacios para el descanso y contemplación como lo son los patios y las galerías del convento. Las artes plásticas también dijeron presente en espacios específicamente destinados a galerías de arte.
"La ciudad cuenta la historia de sus habitantes; una historia que debe ser dinámica y representativa de su tiempo", bajo este concepto trabajó el estudio desarrollador y de arquitectura MMCV de Devoto, que junto a el Grupo Portland y la empresa Piweco son los autores de Cassa Devoto.
Fiel a su objetivo de difundir la vanguardia en diseño argentino, la industria y fomentar el arte, "Cassa Devoto 2018" recibió a todos los visitantes bajo la impronta solidaria de ayudar a la Fundación Oftalmológica Argentina Jorge Malbran que brinda asistencia oftalmológica a personas de bajos recursos de todo el país. ©



TXT: Grupo Editorial Metro I FOTOS: GEM



MAS FOTOS