ARCHITECTURE | ARATA ISOZAKI | #245
El hombre del año

Arata Isozaki, flamante ganador del Premio Pritzker 2019 conocido como el "Nóbel de la arquitectura", es un arquitecto japonés de 87 años que se ha definido en su trayectoria por no poder ser encasillado en un único estilo arquitectónico.

Señalado como una de las figuras más influyentes en la arquitectura mundial contemporánea, Arata se caracteriza por no tenerle miedo al cambio y probar nuevas ideas. Sus diseños se basan en una profunda comprensión no sólo de su disciplina sino también de filosofía, historia, teoría y cultura, ensamblando juntos Oriente y Occidente en cada pieza que imagina. Además siempre ha demostrado ser un ejemplo de generosidad frente a sus colegas, es por todas estas razones que el jurado del Premio Pritzker lo han elegido como el laureado de este año.
"Las obras de Isozaki han sido descritas como heterogéneas y abarca descripciones que van desde lo vernacular hasta lo high tech", dice en el fallo del jurado. "Lo que es claro es que no ha seguido tendencias, sino que ha forjado su propio camino".
Isozaki saltó al reconocimiento en 1970 en el Festival Plaza, la primera feria internacional organizada por Japón. El arquitecto luego trabajaría en proyectos reconocidos internacionalmente como el Museo de Arte Contemporáneo de Los Angeles y el Palau Sant Jordi en Barcelona.

Para el isozaki las ciudades están destinadas a ser destruidas, por lo que las ruinas son el futuro de las ciudades y el futuro es la ruina en sí misma.

Sus aportes se relacionan no sólo con planos arquitectónicos sino por la teoría y el urbanismo; entre ellos su plan más futurista conocido como "La Ciudad en el aire" para el barrio de Shinjuku, Tokio, Japón.
El urbanismo es un movimiento arquitectónico que considera que tanto las ciudades como los sujetos se transforman juntos, como seres vivos.
Isozaki que tenía 12 años cuando Hiroshima y Nagasaki fueron bombardeadas, asegura que debe esta tendencia en sus obras a haber vivenciado tan de cerca la destrucción: "Las ruinas que formaron el ambiente de mi infancia fueron producidas por actos de destrucción repentina [...] ellas me inculcaron la conciencia del fenómeno de la destrucción, en lugar de un sentido de la transitoriedad de las cosas".
En este sentido, "Ciudad en el aire" es un proyecto de cápsulas suspendidas el aire sobre megaestructuras cilíndricas y modulares. Estas estructuras permitían la expansión y la reorganización del espacio urbano, incorporando o quitando unidades de cápsulas en la búsqueda por satisfacer en tiempo real las necesidades de los residentes. Mientras los cimientos de las torres asemejaban enormes cráteres dejados por bombas, haciendo referencia a las nubes de humo levantadas durante el bombardeo estadounidense en la Segunda Guerra Mundial.
Para el arquitecto las ciudades están destinadas a ser destruidas, por lo que las ruinas son el futuro de las ciudades y el futuro es la ruina en sí misma. Este pensamiento que caracterizó no sólo su juventud, sino la forma de concebir las construcciones provocaron que ninguno de sus diseños sea parecido al anterior. Único e irreverente, Arata Isozaki trae con él una nueva generación de pensar hasta aquello que nos parecía más tradicional: construir ciudades y edificios.
La ceremonia del Premio Pritzker 2019 se desarrollará en el Chateau de Versailles en Francia en mayo próximo y estará acompañado de una conferencia pública a cargo del galardonado en París. ©



TXT: Grupo Editorial Metro . FOTOS: Web

 



MAS FOTOS