INFORME | RESILIENCIA | #245

Curando las heridas

Existen diferentes acontecimientos que pueden llevar al límite a las personas y hacer que
se cuestionen si tienen la fuerza y la voluntad necesaria para continuar adelante.
En este punto hay dos opciones: dejarse vencer y sentir que han fracasado o sobreponerse
y salir fortalecidos, apostar por la resiliencia.

Cómo enfrenta la gente los sucesos difíciles que cambian su vida? ¿Cómo reacciona una persona ante eventos traumáticos como la pérdida de un ser querido, una enfermedad complicada, un ataque terrorista y otras situaciones catastróficas semejantes?
Generalmente, las personas se adaptan a las situaciones que dan un giro a sus vidas. ¿Cómo lo hacen? En estos casos, es importante que hayan desarrollado resiliencia, la capacidad para adaptarse y superar la adversidad. Está se aprende mediante un proceso que requiere de esfuerzo y tiempo.
El significado de resiliencia, según la definición de la Real Academia Española de la lengua (RAE) es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situa ciones límite y sobreponerse a ellas, pero en psicología se añade algo más al concepto de resiliencia: no sólo gracias a ella se puede afrontar una crisis, sino que también se puede salir fortalecidos de las mismas.
"Entre los psicólogos hubo muchos que definieron el termino resiliencia desde diversas perspectivas, entre los más conocidos y actuales están; Michael Rutter que la define como la resistencia relativa al riesgo psicosocial, sin esperar un resultado positivo, sino más bien enfocado al cómo y la forma en que la persona enfrenta ese riesgo. Por otro lado, Luthar define la resiliencia como una adaptación positiva pese a la adversidad, enfatiza en estos dos elementos que para el constituyen la resiliencia" compara la psicóloga, graduada de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Barbará Chavéz.
El primer autor que empleó el término de "resiliencia" fue John Bowlby, el creador de la teoría del apego, pero fue Boris Cyrulnik, psiquiatra, neurólogo, psicoanalista y etólogo,  el que dio a conocer el concepto de resiliencia en el campo de la psicología en su bestseller "Los patitos feos".

Características de los resilientes

La resiliencia no es una cualidad innata, no está impresa en nuestros genes, aunque sí puede haber una tendencia genética que puede predisponer a tener un "buen carácter". Este hábito es algo que todos  podemos desarrollar a lo largo de la vida.
Los resilientes tienen una variedad de características que los componen: son conscientes de sus potencialidades y limitaciones, son creativas, confían en sus capacidades, asumen las dificultades como una oportunidad de aprendizaje, tienen conciencia plena (viven el aquí y ahora), son objetivos y optimistas, son positivos, controlan sus emociones, son flexibles ante los cambios, tratan de afrontar la adversidad con humor, buscan ayuda en las demás personas.

La resiliencia no es una cualidad innata, no está impresa en nuestros genes, aunque puede haber una tendencia que puede predisponer a tener un "buen carácter". Este hábito es algo que todos  podemos desarrollar a lo largo de la vida.

"El estar plenamente presentes en el aquí y ahora, hace que le pasado forme parte de un ayer que no incide y no es fuente de culpabilidad, y el futuro no aturde con su monto de incertidumbre y expectativas. Actualmente, es una práctica que ha cobrado mucha relevancia, quienes estén interesados pueden investigar y verán que hay ejercicios simples que se pueden poner en práctica en el día a día" añade Chavéz sobre la característica de "conciencia plena".

¿Moda, forma de vivir o proceso psicológico?

Resiliencia es una palabra que se comenzó a usar en el campo de la psicología en los años setenta, su etimología es latina y viene de la palabra resilio, cuyo significado es "volver atrás" o "volver de un salto".
Los problemas psicológicos se han vuelto más comunes y visibles que antes. Una vez superadas las fases históricas de lucha por la supervivencia, por alcanzar nivel de vida, se encuentra que también es importante la realización personal.
Este concepto está de moda y en pleno auge, debido a la conciencia plena, el no dejarse vencer, el tirar siempre para adelante. La adquisición de esta característica humana debería comenzar en la infancia, con la educación de los niños para que puedan superar las dificultades,
tener capacidad de sacrificarse, saber encajar. No se trata sólo de un término de moda, sino de un modo y proceso de vida que permite encontrar la forma de superar obstáculos.
"Desarrollar la resiliencia en nuestros niños implica sobre todo un compromiso de las personas educadoras y significativas de cada uno. Para que puedan afrontar las dificultades que les depara el futuro con fortaleza y tenacidad, es necesario que se los prepare para esto, y sobreprotegerlos no es una opción. Hay que enseñarle a levantarse y creer en ellos mismos", explica la psicóloga Chávez.

La resiliencia argentina

La sociedad argentina sabe lo que es superar dificultades y crisis. La historia ha puesto a los habitantes de esta región frente a grandes desafíos políticos y ecónomicos; y a nivel individual, bajo varias encuestas e informes que se realizaron, también hay habilidades para enfrentar las adversidades.
En Argentina, hay muchos cursos que se desarrollan en diferentes Universidades y Casas de estudios donde se profundiza sobre el concepto de resiliencia.
"En nuestro país, debido a las situaciones socio-económicas que nos tocaron y tocan atravesar, es importante brindar programas en escuelas, servicios sociales, etc. donde se pueda trabajar el desarrollo de resiliencia, sobre todo en las comunidades más afectadas, en los grupos marginales de nuestra sociedad, brindarles herramientas a niños, jóvenes y adultos para que puedan rearmarse y aprender de las adversidades y salir fortalecidos. Todos tenemos y podemos desarrollar la resiliencia porque es una fortaleza humana, pero implica un compromiso para lograrlo" enfatizó la psicóloga Barbara Chavéz. ©


TXT: Grupo Editorial Metro . FOTOS: Web