DIARIO DE VIAJE | EMIRATOS ARABES | #245

Ciudad dorada

Ubicados entre el Golfo de Pérsico y el de Omán, los Emiratos Árabes son un estado federal
formado por siete emiratos: Abu Dabi, Dubái, Ras al-Jaima, Sharjah, Ajman y Umm al-Qaywayn.


Conocidos mundialmente por su riqueza y exuberancia, cada vez más viajeros eligen las ciudades árabes como objetivo principal de sus vacaciones.
Dubái es una ciudad conocida por sus imponentes rascacielos, sus exclusivos locales y centros comerciales, hacen sentir la opulencia como moneda corriente. Para aquellos viajeros fanáticos de los edificios que hacen historia, no pueden dejar de visitar Burj Khalifa, que con 828 metros de altura es no sólo la joya de la ciudad, sino la estructura más alta de la que se tiene registro en la historia.
Este edificio que tardo 6 años en construirse, debe su nombre al jeque y presidente de los Emiratos Árabes Unidos, Jalifa bin Zayed Al Nahayan. Si bien el viajero que deseé conocerlo no podrá subir hasta el último piso, la experiencia se compensa con el mirador 360 ubicado en el piso 125 al que los turistas pueden acceder para obtener las fotos más impresionantes de la ciudad.
Para aquellos viajeros que disfrutan más de un buen recorrido histórico a la hora de conocer un lugar, Dubái promete no decepcionar: el barrio histórico de Al Fahidi es una fortaleza dentro de la ciudad, entre modernos edificios, este rincón todavía conserva retazos de la vida tradicional de Dubái de mitades del siglo XIX.
Con torres de viento tradicionales construidas con piedra, teca, yeso, madera de palma y de sándalo hablan de una pequeña parte de la historia de Al Fahidi. La cultura de la antigua Dubái emerge de cada callejón, sendero y torre ubicada en este antiguo barrio. Con distintas ferias y eventos culturales, este pequeño lugar permite un escape de los clásicos rascacielos hacia el pasado histórico.

El 8 de noviembre de 2017 se inauguro el Louvre de Abu Dhabi, erigido en la isla de Saadiyat, junto a otros tres museos y a un centro de entretenimiento.


El viajero que realmente quiera conocer los Emiratos no pueden ir a ellos sin una parada en la capital: Abu Dabi. Al igual que su ciudad vecina, la capital de árabe cuenta con increíbles bellezas arquitectónicas que todo viajero aficionado del rubro no puede perderse. Entre ellas se encuentra la mezquita de Sheikh Zayed, dedicada a Zayed bin Sultán Al Nahayan el primer presidente del país, quién ordenó la construcción de este edificio en 1952 y cuyos restos descansan dentro del complejo.
Con una belleza incuestionable, la mezquita se ha convertido en uno de los principales monumentos del país. Este increíble edificio puede albergar hasta 40.000 fieles, una de las razones por la cual es la más grande en los Emiratos y la tercera más grande del mundo. Su estilo persa y puntilloso detallismo con estructuras de madera, vidrios hechos a mano, paredes en color arena, mosaicos azules, cúpulas y alfombras pueden encandilar hasta el ojo más entrenado.
Una de las pocas mezquitas que permite entrada a aquellos que no son musulmanes por lo que es necesario realizar una reserva previa y cumplir con el código de vestimenta para poder acceder a su interior y dejarse deslumbrar por su original belleza.
Otra parada obligatoria en esta ciudad árabe es su playa Corniche. Ubicada al lado de la avenida con el mismo nombre, este lugar posee la categoría de bandera azul, un reconocimiento internacional por ser de las más limpias y seguras. Si bien en verano puede sentirse la crudeza del verano desértico, bañarte en esta increíble playa es algo que ningún viajero puede dejar fuera de su itinerario.
Luego, un paseo marítimo por la avenida Corniche llevará a apreciar no sólo la vista costera sino también dejarse maravillar por los rascacielos de la ciudad, entre ellos las Etihad Towers. Este conjunto de cinco edificios son los más impresionantes e la ciudad: sus increíbles cristales reflejan el sol haciendo parecer al cielo como un infinito rascacielos.
Con distintas experiencias dentro de sus edificios, desde cenar, plataformas 360 para observar la ciudad, negocios e incluso hoteles, este tipo de construcciones son una parada obligada para el viajero que desea embarcarse en la experiencia turística árabe y dejarse llevar por la exuberancia de estas maravillosas ciudades. ©



TXT: Grupo Editorial Metro I FOTOS: GEM

 

 

 

MAS FOTOS