ARCHITECTURE | ASIAN CAIRNS | #249
Jardines colgantes

Asian Cairns se compone de varias torres-granja de uso mixto, con forma de piedras apiladas, que buscan devolver el campo a la ciudad, integrando cultivos en los puntos de consumo.

China lleva años construyendo ciudades y edificios que respetan el medioambiente, para cambiar la imagen de contaminación a la que se encuentran asociados como país. Más allá de los avances legislativos, ya proyectan lograr ciudades recubiertas de árboles y plantas, edificios que se autoabastecen solos y transporte público que hará a sus ciudadanos dejar los vehículos en casa.
La ciudad de Shenzhen tendrá seis granjas verticales diseñadas por el estudio Vincent Callebaut. Estas construcciones no sólo serán para cultivar, sino también para albergar personas, oficinas de trabajo, comercios e, incluso, teatros.
Callebaut asegura que su fuente de inspiración es la naturaleza, por lo que sus trabajos constituyen un ejemplo de equilibrio entre la biotecnología y la arquitectura. Para 2050 se estima que habitarán en las ciudades unas 6 mil millones de personas, entonces el cuestionamiento es: ¿cómo harán para vivir?
Asian Cairns es un diseño que se propuso para la ciudad china de Shenzhen, en él se construirá un núcleo urbano multifuncional, multicultural y ecológico. Este proyecto es un modelo de ciudad verde e inteligente, a partir de biotecnologías, en el que se incluyen cultivos verticales.
Los rascacielos-granjas verticales surgieron para parar el éxodo rural en China y por la necesidad de nuevas ciudades ecológicas respetuosas del medioambiente para solucionar diferentes problemáticas como la producción agrícola, el uso del agua y la escasez de suelo. Una torre con cultivos proporciona alimentos frescos en el lugar de consumo, evita emisiones de carbono por el transporte y también, es buena porque hace uso de energías renovables.

Producir más energía de la que consumen a través de
la producción de alimentos y un mejor aprovechamiento de la energía eólica y solar.



El diseño de Asian Cairns se compone de varias torres-granja que tienen forma de piedras apiladas. Con esta arquitectura se devuelve el campo a la ciudad, integrando cultivos en los puntos de consumo.
La estructura de cada Asian Cairns es sencilla y se encuentra fija sobre las vigas de vierendeel que forman cada una de sus piedras. Además de los espacios de cultivo, estas granjas tienen capacidad para recoger y almacenar las aguas pluviales, filtrar y procesar las aguas grises (mediante unas cuencas de viticultura), y  una instalación fotovoltaica ligada a su piel exterior. Eso sí, las turbinas de eje vertical están dispuestas de tal manera, que podría resultar complicado su mantenimiento.
Los jardines que se visualizan sobre cada cápsula no están destinados al cultivo, sino a mejorar la calidad del aire ambiental. Cada torre está organizada para seguir un recorrido de manera circular con el fin de maximizar la luz natural.
La idea de la comunidad China y los creadores de estas ciudades verticales ecológicas es lograr que los espacios estén menos contaminados y que se pueda nutrir la conciencia de la sociedad para evitar la contaminación medioambiental. Además, frente a la migración masiva se deberán considerar nuevas alternativas de producción de energía. El reto es crear centros residenciales fértiles, con emisiones de carbono cero, y con energía positiva, es decir que produzca más energía de la que consume. ©



TXT: Grupo Editorial Metro . FOTOS: Web

 




Ubicación

Shenzhen, China
..............................................
Superficie Area
320.000 M2
..............................................
Diseño
Estudio Vincent Callebaut
..............................................
Estructura
Seis torres
..............................................
Año del proyecto
2013

MAS FOTOS