EN LA RUTA | ROSARIO | #248

Rosario, siempre cerca

Rosario es una ciudad cosmopolita que atrae no sólo por su inagotable oferta cultural sino por las variadas opciones de paseos, deportes y relax al aire libre.
Con amplios espacios verdes y el río Paraná, siempre presente, ofrece una mezcla perfecta de urbanidad en permanente contacto con la naturaleza.


Para los que vivimos en Buenos Aires, Rosario siempre aparece como la escapada ideal para disfrutar de un fin de semana diferente. Situada a solo 298 kilómetros de la capital del país, y con accesos rápidos y modernos, la ciudad santafesina presenta opciones para todo tipo de viajes: familiares, en pareja, con amigos, culturales, para desenchufarse o para celebrar.
Quizás lo mejor que tenga esta ciudad es que no se necesita auto para recorrerla, ya que la mayoría de los puntos de interés están cerca y se puede recorrer caminando.
Rosario se extiende cuan larga es, sobre el margen izquierdo del Paraná. No conoce un fundador ni tiene fecha de fundación. Es el resultado de una privilegiada ubicación geográfica sumada a la visión de algunos hombres, como Santiago de Montenegro, un explotador agroganadero que fue nombrado Alcalde en 1751, quién diagramó el basamento de la futura ciudad, que alguna vez soñó con ser la capital Argentina.
En sus comienzos, su planificación siguió el esquema típico: primero la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, frente a ella la plaza (hoy 25 de Mayo), luego la escuela, la comisaría, el banco, el correo, más lejos las residencias de los notables destacados, y en el tercer anillo las viviendas de los obreros y empleados.



La arquitectura es uno de los ejes que conforman la idiosincrasia de esta ciudad mediterránea. El otro es, sin dudas, ese río al que los rosarinos dieron la espalda durante años y un día se decidieron a recuperar.
En el centro histórico de la ciudad se puede recorrer el "Paseo del Siglo". Comprende ocho cuadras en el microcentro, de la calle Córdoba, desde Boulevard Oroño hasta la calle Corrientes, donde se pueden ver los mejores exponentes de la arquitectura rosarina de principios de siglo: el edificio Bola de Nieve, que alguna vez fue el más alto de la ciudad, el edificio del Jockey Club, la emblemática tienda La Favorita, los edificios de La Inmobiliaria y la Bolsa de Comercio con sus características cúpulas.
En los alrededor de la plaza 25 de Mayo podemos ver el Palacio de los Leones, Sede de la Rama ejecutiva del gobierno de Rosario. A pocos metros se encuentra la Basílica de Nuestra Señora del Rosario. Estos dos edificios se encuentran separados por un pasaje que lleva directo al Monumento de la Bandera, construido en el lugar donde Manuel Belgrano enarboló por primera vez la Bandera Argentina. Más adelante se encuentra el Propileo, que es la parte posterior del Monumento y simboliza a la Nación jurídicamente organizada. Dentro del propileo se encuentra la llama Votiva, que representa a todos los que dieron sus vidas por la patria.
El paseo sigue cruzando el Parque Independencia, donde se encuentra el estadio de Newell's old boys, y caminando rumbo al río Paraná para espera el atardecer a sus orillas, con el Puente Rosario-Victoria como marco.
Ya llegada la noche lo mejor será pasar por el cafe "El Cairo", sentarse lo más cerca posible de la mesa de los galanes a escuchar anécdotas del Negro Fontanarrosa, cuya memoria sigue presente en aquel lugar que su pluma convirtió en mito. ©



TXT: GEM . FOTOS: GEM

 

 

MAS FOTOS