SALUD | DOLORES | #246
La mentalización tan necesaria

Resfrios reiterados, trastornos digestivos, neuralgias, manchas en la piel sin razón médica conocida, entre otras tanta cosas, pueden ser expresiones físicas de un estrés emocional y psicológico que encuentra su descarga en el cuerpo.

TXT: Lic. Marian Renoulin . CONTACTO:15-5975-5527


Es frecuente recibir en el consultorio pacientes que acuden a un psicólogo porque su entorno, ya sea familia, amigos, compañeros de trabajo o un médico, se los recomienda como favorable ante padecimientos repetidos.
La persona que sufre no siempre detecta el condicionamiento psicológico en sus afecciones, sino que le llama la atención a su entorno y entonces le sugieren acercarse a una consulta psicoterapéutica, ya que sospechan que algo de lo emocional/psicológico puede estar en juego.
Resfrios reiterados, trastornos digestivos, neuralgias, manchas en la piel sin razón médica conocida, entre otras tanta cosas, pueden ser expresiones físicas de un estrés emocional y psicológico que encuentra su descarga en el cuerpo, generando una irremediable mortificación corporal que no siempre se puede mitigar con tratamientos farmacológicos.
La persona que padece estos problemas de salud no siempre puede conectarlos con situaciones de orden emotivo que le hayan sucedido en su vida, para poderlas asociar a estos sufrimientos orgánicos. No está acostumbrada a pensar mucho en su malestar psíquico. Suele ser responsable con sus obligaciones y no le hace mucho lugar a pensar como se siente, que quiere o si está a gusto con su vida y con lo que afectivamente recibe de su entorno.
Probablemente sea alguien sobre adaptado, que no duda en exigirse a si mismo continuar con los esfuerzos que tiene que hacer para cumplir con sus obligaciones.
Sin embargo, una vez que aparece el reclamo físico o ante un problema de salud, se ve forzado a frenar y a reflexionar, si es que quiere encontrar algún alivio al padecimiento, dado que la medicina no tiene la solución profunda a sus cuestiones, ya que son de origen emocional.
Es con la psicoterapia, por el camino de la palabra y la mentalización, que habrá chances de hacer desaparecer el padecimiento físico. De cancelar, con el tiempo, la mortificación del cuerpo.
Se irá reconstruyendo y, en algunos casos, construyendo una red de representaciones, de ideas y de pensamientos sobre las situaciones en el plano simbólico. Estas situaciones son las que han originado y originan aún tanta tensión anímica que son capaces de dañar el cuerpo si no se pueden pensar, si no se pueden hablar.
Siempre que haya posibilidad de pensar, de hablar y reflexionar (mentalizar), estamos más próximos de dar un curso sano a nuestras emociones, a nuestros padecimientos, angustias y frustraciones.
Se trata de un camino con dificultades, pero muy valioso, que trae alivio y nos acerca a nuestra verdad subjetiva. ©


TXT: Lic. Marian Renoulin . CONTACTO:15-5975-5527