SALUD | EXIGENCIAS | #252
Las exigencias y el estrés

¿Qué pasa cuando uno mismo se vuelve un enemigo?.

TXT:Lic. Marian RenoulinI Contacto:15-5975-5527

Hoy expongo un ejemplo de como uno mismo puede abrumarse y generarse serias dificultades. Lleva adelante un proyecto personal, positivo y deseado, si no se tienen en cuenta otras variables reales, puede transformarse en una exigencia francamente dañina.
Tengamos en cuenta que desde niños vamos incorporando las normas sociales, nos vamos adaptando a las exigencias del entorno familiar, muchas veces dejando de lado impulsos y tendencias personales. Aquello que tenemos ganas de hacer, muchas veces queda de lado o se posterga en pos de agradar, de no generar enojo en el entorno. A algunos les cuesta más esfuerzo lograr el control y a otros menos. El entorno familiar y escolar debe ser también considerado con los tiempos de adaptación a las normas de cada uno, y debe ser flexible para guiar en la adaptación, considerando, en lo posible, las singularidades y las distintas necesidades.
La rigidez represora, produce daños y atrofia aspectos positivos de los niños, generando frustración y también violencia que puede expresarse de distintas formas (ya sea en el entorno o en si mismo) hay niños que muerden y pegan y otros que golpean su cabeza contra el suelo o se arrancan sus propios pelos cuando viven situaciones de retos fuertes y represión.
Un niño criado en un entorno flexible y paciente, tiene más posibilidades de ser un adulto menos ansioso, más optimista, con más ganas de vivir. Del entorno (padres, familia ampliada, escuela, etc), se incorporan por imitación las estrategias que luego se aplicarán en la vida diaria para entender, desde lo particular a lo general, como una matriz que aporta sostén y estructura.
El bienestar consiste en un equilibrio entre el propio deseo (nuestros impulsos, gustos, apetencias), entramado en la realidad y lo que tenemos incorporado de nuestro entorno. Éste aporta parámetros, ideas, normas, modelos, prejuicios, criterios. Si lo que provee el entorno es amplio, flexible, diverso, generoso con la multiplicidad de formas que pueden ir construyéndose, es siempre mejor, con más chances de alojar en el bienestar a más individuos.
Primer ejemplo: Vanina, 22 años, estudia una carrera universitaria de mucha exigencia y mucha carga horaria. A la vez tiene que trabajar para no ser una carga para su familia, que emocionalmente, más que económicamente, no la puede sostener. El problema que expresa es estar bloqueada por la ansiedad a la hora de rendir exámenes, lo que le causa mucha angustia porque ha desaprobado los últimos exámenes y le preocupa mucho atrasarse y recibirse después de lo que había planeado. Hasta aquí alcanza para dar cuenta de la combinación tan abrumadoramente exigente de elementos en la vida de Vanina. Ella quiere avanzar, quiere funcionar en la carrera como si tuviera una contención familiar que de hecho no tiene, lo que repercute en el gran esfuerzo que hace para cumplir tanto en el trabajo como en la facultad, cosas que simultáneamente no son posibles. Lo más realista sería pensar que si ella tiene que trabajar, no va a poder aprobar las materias que podría aprobar si no trabajara. Tan simple, en apariencia como eso, es armar un plan de estudio más realista, incluyendo el elemento trabajo, en la ecuación de sus planes de vida.
Es muy útil en estos casos el espacio de psicoterapia, que implica una revisión y reflexión de las creencias personales y los mandatos del entorno, que se imponen violentamente sobre la vida del sujeto, lo acorralan y lo mortifica, llevándolo irremediable y dolorosamente al estrés y al agotamiento. En el espacio de psicoterapia se remodela, se ajusta y vuelve realista el proyecto de vida, para hacerlo posible. Se vuelve a la medida de la situación, el deseo y las posibilidades del sujeto.©



TXT:Lic. Marian RenoulinI Contacto:15-5975-5527