DIARIO DE VIAJE | BRASIL | #255

Boa viagem

Viajar a las playas del sur de Brasil es una tendencia que atraviesa a más de un argentino. Más allá de las diferentes trabas que puede haber para realizar estas esperadas vacaciones, más de uno elige ir en auto para reducir los costos del viaje.

Nada detiene a los que van siempre, los que quieren volver y también a los que sueñan con ir por primera vez. Las playas del sur de Brasil tienen sus fans argentinos que seguramente se preguntan cuánto costará ir en las vacaciones. Pero nada es imposible, si se planifica correctamente y se tienen en cuenta todas las opciones posibles para visitar este hermoso destino.
Los viajeros se plantean opciones para llegar hasta las playas de Santa Catarina, ubicadas en el sur de Brasil y conocidas por ser de las preferidas de los argentinos. Pero para poder disfrutar ese lugar, es necesario planificar el tipo de viaje que harán, cuánto dinero gastarán y qué tipo de vacaciones desean hacer.
La opción del automóvil es una de las más elegidas, en primer lugar por los costos de los aéreos y en segundo punto porque permite conocer la zona más exhaustivamente. Desde Buenos Aires hay que recorrer 1832 kilometros hasta Camboriú y 1760 hasta Florianópolis. Para que el viajero opte por esta opción, igual debe tener en cuenta las rutas a tomar, las ciudades donde parar para pasar la noche, los pasos fronterizos y los precios que irá encontrando en su recorrido.

El viaje en auto: los pasos fronterizos

Hay una gran diferencia entre los dos pasos más utilizados para "hacer aduana" hacia Brasil. Paso de los Libres-Uruguayana es el más concurrido y, por ende, donde hay mayores demoras; mientras que el de Santo Tomé-Sao Borja es un poco más ágil al estar unificado.
En Paso de los Libres (recorrido de 1742 km), hay que hacer dos colas: la salida del lado argentino, cruzar el puente y realizar en ingreso a Brasil en Uruguayana. Hay días, en plena temporada, donde cruzar la frontera puede significar varias horas de espera.
El viajero debe aprovechar en esta parada para cargar combustible (hay una estación de servicio a pocos metros del paso fronterizo). Otro dato importante, es que no hay casas de cambio oficiales ni en Paso de los Libres, ni en Uruguayana y el viajero va a necesitar de 23 reales para el pago de los peajes desde Porto Alegre en adelante.

El estado de Santa Catarina tiene más de 500 kms de costa y centenares de playas. Los turistas deben elegir bien donde quieren parar y que desean conocer.


También se puede cruzar por la ciudad de Colón en Entre Ríos hacia Paysandú en Uruguay y de ahí a Santa Ana do Livramento en Brasil. El recorrido total es de 1581 km y es el trayecto más corto de todos, ya que cruza Uruguay en diagonal. Además, es muy recomendable por que por estas rutas no circulan camiones.
Otra opción es seguir por la Ruta Nacional 14 hasta Santo Tomé (recorrido de 1990 km). Antes de ingresar a la localidad correntina se puede tomar el acceso al Centro Integrado de Frontera, por lo que para cargar combustible hay que ingresar a la trama urbana de la zona. Lo primero que se debe hacer es pagar el peaje del puente, para luego estacionar y hacer el trámite del lado argentino y del brasileño, todo dentro del mismo edificio.

Recomendaciones para la ruta

El viajero debe tener en cuenta que no existen zonas de descanso al costado de las rutas y en la mayoría de los casos, las banquinas son muy angostas (especialmente en el trayecto de Pasos de los Libres a Porto Alegre).
Si bien no son exigidas las luces encendidas durante el día, sí lo son al ingresar a un túnel y durante la noche.
La zona más complicada del viaje son los primeros 300 kilometros desde Sao Gabriel hacia Florianópolis porque la configuración es de un solo carril por mano y hay gran presencia de camiones.
A 20 kilometros de Porto Alegre nace la BR101, con 130 kilómetros de autopista hasta Floripa. Hace unos años, se inauguró el puente en la zona de Laguna, un sector que traía demoras de hasta tres horas y ahora ya no existe.
En las vías urbanas la velocidad máxima permitida es de 80 km/h (tránsito rápido); 60 km/h (arteriales); 40 km/h (colectoras); 30 km/h (locales). Mientras que en las rutas, el máximo es de 110 km/h para autos, camionetas y motos.
¿Qué requisitos se necesitan para circular?: registro de conducir vigente, Documento Nacional de Identidad o Cédula, Cédula verde del auto, Seguro del vehículo, Verificación Técnica Vehicular, Cedula amarilla (vehículos con GNC), Cédula Azul (en caso de ser el vehículo de un tercero), no conducir con calzado que pueda desprenderse con facilidad (se cobra multa).

Pasar la noche y seguir ruta

Quienes deciden a menudo hacer este tipo de viajes a Brasil, recomiendan hacer una parada a la noche para dormir, descansar y después seguir ruta. Por eso, muchos turistas deciden salir bien temprano por la mañana y a la tardecita parar en una ciudad de Brasil.
Uno de los destinos más elegidos para descansar es Sao Gabriel, una localidad con aires de pueblo, tranquila y silenciosa. En ella, el viajero puede encontrar hoteles y posadas, no solo en la ruta sino también dentro de la ciudad.

Dónde alojarse: hotel vs departamento

Frente a las devaluaciones argentinas, los comerciantes brasileños entendieron la necesidad de bajar los precios para no perder competitividad y por lo tanto las tarifas hoteleras también se adecuaron. Lo más conveniente para el turista es el alquiler de departamentos o habitaciones por la aplicación Airbnb.
En Camboriú se pueden conseguir hoteles céntricos, para dos personas, desde 60 dólares la noche con desayuno incluido; si se elige un hotel cercano a la playa el precio puede llegar a duplicarse. Mientras que las habitaciones o departamentos por otras webs van desde los 20 a los 70 dólares por noche.
En Florianópolis, los precios son semejantes: desde 120 y hasta 180 dólares la noche en un hotel cerca de la playa, para dos personas. Las opciones más accesibles para el viajero arrancan en 18 dólares la habitación de un hostel.
Es importante tener en cuenta que las primeras semanas de enero suelen ser las más caras, en febrero los precios suelen bajar. Además, quien visite esta zona de Brasil debe realizar todas las reservas con anticipación, lo cual le permitirá poder comparar precios y acceder a un mejor alojamiento.

Las mejores playas de Santa Catarina

El estado de Santa Catarina tiene más de 500 kms de costa y centenares de playas. Los turistas deben elegir bien donde quieren parar y que desean conocer.
Una de las opciones más elegidas es Bombinhas, con sus aguas calmas y cálidas, se encuentra entre Florianópolis y Camboriú, justo al norte del municipio Governador Celso Ramos. En la zona, el viajero podrá disfrutar de la naturaleza, de playaz con aguas transparentes y podrá hacer buceo.
Otra zona para conocer es Jurere Internacional, al norte de la Isla de Santa Catarina, el camino es autopista y está muy bien indicado. Sus aguas son calmas, limpias, de temperatura agradable, es donde el turista puede relajarse ya que no suele haber tanta gente.
Siguiendo en la zona de Florianópolis y alrededores, el visitante se encuentra con la Praia Mole, que lleva su nombre debido a sus arenas blandas. En esta zona, el mar es más bravo, pero la playa cuenta con arenas suaves. Se caracteriza por el color celeste del mar, las montañas circundantes, las olas que atraen a los surfistas, etcétera.
Otra opción imperdible de Santa Catarina es la Isla de Campeche, a la que se accede únicamente por barco o botes y se encuentra justo frente a la playa de Campeche. En esta zona el agua es mucho más fría que en el resto, pero vale la pena conocerla debido al color de sus aguas y al paisaje que la corona.
Hay muchísimas más playas que el viajero puede recorrer en el sur de Brasil, todas engloban la característica de ser paradisíacas y con paisajes hermosos a su alrededor. Recorrer esta parte del país vecino se puede hacer en vehículo y de esa manera reducir los costos, eso es una muy buena opción para comenzar el nuevo año. ©


TXT: Grupo Editorial Metro I FOTOS: GEM

MAS FOTOS