ABRIL 2008 | Año 10 | Número 113
Juan Di Natale

A 10 años de la primer emisión de Day Tripper, por Rock and Pop, Juan Di Natale habló con Metro y opinó sobre la radio, la música y diferenció entre una recomendación personal y un anuncio hecho por la empresa para la que trabaja.

-Cumplieron 10 años con el programa (Day Tripper). ¿Considerás que son un clásico de la radio?
Sí, pero al mismo tiempo como Rock and Pop es una radio que tiene tantos programas longevos, y figuras que han estado mucho tiempo, me cuesta verlo como un clásico. Yo soy una persona que está ha-ce 16 años, entonces me cuesta verlo como un clásico, algo que para mi tiene una dinámica cotidiana. Todos los días tratamos de hacer un programa nuevo y el actual, tal vez, no se parezca mucho al de la primera temporada. Siento que es un pedazo grande de mi vida profesional, pero al mismo tiempo es el programa que hago todo los días, no puedo sentirlo como un clásico cuando vengo acá a la una y empiezo a hablar.

-¿Cuánta gente compone el staff del programa?
Y… mirá, tendría que contar exactamente, son alrededor de 15 personas el equipo completo.

-¿Hay algún momento del programa que disfrutes más?
No, la verdad es que en general lo disfruto. El hecho de ser un programa creado hace 10 años que dura 4 horas por día, hace que uno no pueda estar siempre del mismo humor, y el humor con el que llegás es un poco el humor que tenés en el día. A veces es mejor y a veces es peor, trato de ser lo mas profesional posible, y transmitirle a mi equipo la mejor onda, porque entiendo que tengo como un rol de liderazgo, y de lo que se trata es de que el ambiente de trabajo sea el más agradable. Eso es una de las cosas mas valiosas que tenés para transmitir por radio, me parece que la tensión, la mala onda se transmite muy claramente, y no es lo que yo quiero darle a la gente que me escucha 4 horas al días. Me parece que bastante horror ya tiene nuestra vida cotidiana como para sumarle más con un programa de radio.

-¿Que cosas crees que cambiaron en 10 años teniendo en cuenta que la radio cambió, el país cambió, los medios cambiaron…?
En cuanto a este programa en particular creció en staff, tiene muchas más voces sumadas al aire y creo que con cada incorporación fue ganando, y creciendo también en frescura. Fue evolucionando también en las relaciones de la gente que trabaja en el programa, y al mismo tiempo somos un conjunto de personas donde el grupo básico compartió 10 años de trabajo, algo que es bastante inusual.

-¿Y con respecto al cambio de los medios?
En cuanto en lo que cambiaron los medios claramente hablamos de un manejo de la información totalmente distinto de 10 años a esta parte. En cuanto a la información musical el acceso tan diversificado a la música hace que la gente no siempre se entere cuáles son las no-vedadse musicales a través de la radio. Además la gente accede a la música que quiere escuchar de otra forma, entonces creo que cobró mucha más relevancia la relación oyentes-voces que están en la radio. Tal vez el hecho de que nosotros hayamos tenido una continuidad tan larga hace que esa relación se haya establecido y sea una relación bastante firme.

-También cambió la forma en que se nutre la radio de información.
Lo que te decía con respecto a la información es que ahora todo el tiempo la radio también está interactuando con Internet. Trabajar con los diarios es trabajar con algo casi viejo, te sirven para trabajar con los temas medios gruesos. Te guías también con la tele y los 85 mil programas de cable y las señales de noticias extranjeras, es como que estás lidiando con una cantidad mucho más grande de información que con la que trabajabas hace 10 años.

-A veces también se da al revés, donde el oyente aporta información que por ahí él medio no tenía.
Además, claro bueno… es como que cada individuo se convierte en una fuente posible de información por el avance de la tecnología. Eso en la tele se ve mucho, hoy los canales de noticias explotan cada ves más lo videos de aficionados.

"Trato de ser lo más profesional posible y trasmitirle a mi equipo la mejor onda".

A Day Tripper lo podemos incluir como un programa que está dentro de la industria del entretenimiento, y dentro de los entretenimientos que se promocionan seguramente hay cosas que te gustan y cosas que no, ¿cómo manejas eso?, ¿hay cosas que no harías?
Sí claro, hay un montón de cosas que no haría, un montón de cosas que en este tiempo no estuve dispuesto a hacer, y un montón de otras que hago con reserva. Por supuesto que si yo pretendiera anunciar shows de grupos que solamente me gustan a mí estaría condicionando mucho mi trabajo, porque la verdad es que no me gusta todo lo que paso.
No me gusta toda la música que esta radio promociona, pero entiendo también claramente mi trabajo y me parece que lo manejo de una forma en la cual el oyente puede entender que yo no estoy recomendando personalmente un grupo u otro.O por lo menos no estoy haciendo siempre eso, creo que por lo menos manejo, para mí con claridad, la diferencia de lo que es una recomendación personal y lo que es un servicio que tengo que prestar porque trabajo acá. Puede ser un servicio para el oyente, porque a mí puede no gustarme un grupo, pero si le gusta a alguien que está del otro lado y que tiene ganas de ir a comprar una entrada para ver a ese grupo, entonces trato de manejarlo de esta forma.

-Siempre a la gente de Rock and Pop se la rotuló de rebeldes, transgresores…
Mirá, por supuesto que no es así. Yo no estoy transgrediendo nada si vengo a trabajar todos los días, si trabajo en un programa de una productora, que además es parte de una empresa multinacional y voy a trabajar a un canal que es propiedad de una empresa telefónica española, o sea…(risas) de ningún modo estoy transgrediendo nada…

-Lo digo desde el punto de vista de que casi siempre que se hace una nota relacionada a algún integrante de Rock and Pop o de CQC se los etiqueta de esa manera.
Sí, sí claro, bueno… se remarca eso como se remarcan otras cosas de cada personaje en particular, y yo tendré mi mote característico para la prensa. En realidad es como una forma simple de parte de la prensa de crear o reproducir sentidos e identificar a determinados per-sonajes con determinados valores. Cosa que en realidad, a mi trabajo y al trabajo en este caso de Mario, de Eduardo o al concepto mismo de CQC, le habrá servido porque esos habrán sido valores que sirvieron pa-ra que el programa se vendiera de una forma y no de otra o para que llegara más a determinado público. Así que esos motes yo los tomo como una parte más del mecanismo de la industria del entretenimiento, de la que me hablabas antes. Y la verdad, me da igual, porque yo no pienso que ningún medio tenga nada para decir sobre mí que pueda ser medianamente cierto. Soy una persona cuya vida no transcurre dentro de un medio masivo y lo que tenga un periodista de cualquier diario, radio o canal de televisión para decir, la verdad… me tiene bastante sin cuidado. No me va a afectar en mi vida personal y creo que llegué a un punto tal que estas cosas ya no me molestan.

-Igualmente sos una persona que no expone mucho su vida en los me-dios.
Sí, bueno… aunque lo hiciera ya no me molesta, porque también sé como funcionan las cosas. Sé que existen como rivalidades entre los medios y, además de las rivalidades entre medios, existen los egos de los periodistas de un medio y de otro, y existen egos que son muy fácilmente irritables. Yo trato de decir lo que se me canta de la manera más franca posible, y que se ofenda quien se tenga que ofender.

-El periodismo está muy afectado por condicionamientos económicos, políticos…
Definitivamente, pero como cualquier otra actividad, yo no distingo, por lo menos en cuanto a mi experiencia personal, el trabajo de un periodista, del trabajo de cualquier empleado de otra actividad relacionado con una empresa que tiene sus intereses. Después me parece que en el medio está el comportamiento, más o menos ético, de una persona en cada situación.

-¿Escuchás rock argentino?
Si.

-¿Porque creés que no surgen nuevas figuras?
Y porque el negocio del rock, como el negocio del espectáculo y como la mayoría de los negocios que llegan a un nivel de desarrollo, se comporta de forma corporativa, y a los roqueros que tienen 40, 50, 55 años, obviamente, les conviene seguir tocando y seguir sonando en las radios y seguir siendo ellos los que cierren los festivales. Y a las empresas que producen espectáculos también, por el momento, les conviene eso, porque son los artistas que hoy por hoy les resultan más rentables. Y como nadie trabaja en una perspectiva de mediano plazo, se trata de ganar la mayor cantidad de dinero posible lo mas rápido posible. Nadie piensa qué vas a tener para ofrecer en un festival para 20 mil personas dentro de 3 o 5 años, la industria discográfica está en crisis, está en un momento de transformación y todavía falta que echen un montón de gente acá y en el mundo. Tampoco están en condiciones de tener la perspectiva para desarrollar artistas nuevos, se dedican a subirse a fenómenos que ellos no crean, o sea, la industria discográfica hoy está con un ojo puesto en Maispeis o en cualquier otra pagina o sitio del estilo en Internet, todo para ver cómo alguien hace el trabajo por ellos, es muy simple. No invierten dinero en nadie que no les garantice una devolución inmediata, invierten dinero en Madonna, pero no en un artista que no conoce nadie y por el que deciden apostar.

-Van a lo seguro.
Exacto.

-¿Cuál es tu opinión sobre el intercambio de música digital?
Creo que tratar de imponer normas o legislaciones para controlar una dinámica de funcionamiento que ya esta establecida es como querer detener la historia. Me parece que todo el negocio de la música tiene que reformularse de una forma de la que nadie salga, dentro de la medida de lo posible, perjudicado. Entiendo que los artistas también tienen derechos sobre sus obras. Lo que a mí no se me ocurre es cómo se puede hacer para defenderlo de una forma que sea legítima y válida. También me parece que para los pibes que hoy creen que tienen acceso a la música gratis es una situación normal. Ya no se le puede explicar a las nuevas generaciones que van a tener que pagar por música que han estado obteniendo en forma gratuita durante los últimos 3 o 4 años, no se puede detener.

"Existen egos que son muy fácilmente irritables. Yo tratod e decir lo que se me canta de la manera más franca posible, y que se ofenda quien se tenga que ofender" ©