LA VIDA EN VERDE | CURITIBA | #163 JUN 2012
Cidade sustentable

Curitiba, una ciudad que hace 40 años comenzó a desarrollar un plan social y urbano
pensando en el medio ambiente, es hoy reconocida como unas de las capitales
con mejor calidad de vida de latinoamérica.
En la década del 70 Curitiba comenzó a desarrollar un plan urbano a largo plazo, con el fin de adaptarse a un futuro crecimiento, fomentando los espacios verdes y un ambiente limpio.
Fueron sus habitantes quienes fomentaron e impulsaron medidas, preocupados por la contaminación del aire, los problemas de movilidad, el agua sucia y  las basuras, de tal forma que las autoridades se han visto presionadas para innovar y lograr así un lugar más verde, más limpio y más amable para vivir.
El ambiente la economía, la educación, la transportación y el desarrollo social de Curitiba se integran con un mismo fin: crear una ciudad sustentable y de esta manera disfrutar de una mejor calidad de vida.
Curitiba, ubicado en el sur de Brasil y capital del estado de Paraná, cuenta con un promedio de 52 m2 de espacios verdes por persona. Se han sembrado más de 1,5 millones de árboles a lo largo de las vías de la ciudad y existe una red de 28 parques y bosques.
El transporte público es considerado unos de los más eficaces y mejor desarrollados del mundo. Como primera medida busca el desarrollo del transporte colectivo ante el individual. El sistema, utilizado diariamente por 2,3 millones de personas, se desarrolla en múltiples líneas que se integran en terminales y estaciones “tubos”; así se ahorra tiempo a sus usuarios, gasta menos combustible, evita la contaminación y permite a los ciudadano hacer varios trayectos con sólo un pasaje.
También se puede recorrer Curitiba en bicicleta, ya que cuenta con más de 144 km. de sendas para dicho propósito.

Otra de las herramientas que utilizan en este reino verde para ayudar al medio ambiente es el reciclaje. El 90% de los habitantes reciclan dos tercios de sus desechos, y la ciudad ha inventado un sistema de trueque llamado “Cambio Verde”, que permite cambiar basura por boletos de transporte público o por productos alimentarios. Esto ha hecho que la basura se minimice muchísimo, inclusive en zonas muy deprimidas de la ciudad.

En esta ciudad se reciclan hasta los espacios. Lo que antes era una cantera, ahora es un hermoso teatro, La Ópera de Alambre con abundantes áreas verdes, un gran lago, diversidad de flora y fauna y en su interior mucha cultura. Los postes de madera que una vez se utilizaron para los cables de electricidad, ahora son el soporte de una majestuosa edificación, la Universidad Libre del Medio Ambiente.
El progreso se ha estructurado con una conciencia ecológica. Cuando en 1965 se fundó el nuevo Plan Regulador de planificación de Curitiba, se decidió ubicar a las industrias en el área oeste debido al viento y el uso del suelo. Esta área es ideal para desarrollar las industrias ya que la dirección del viento evita que la ciudad se contamine.
La educación es otro punto fundamental en la vida de Curitiba. En las escuelas públicas se creó el programa de “Alfabetización Ecológica”; consiste de una serie de actividades que pretenden reforzar la educación como enlace para el desarrollo de una conciencia social y de ambiente en los niños. Otro programa de educación ambiental, es el Piá Ambiental, el cual brinda a los asistentes conocimientos sobre jardinería y siembra de huertas; además de nociones básicas de salud y alimentación.
Curitiba es un ejemplo más que valorable, que demuestra que cuando existe un proyecto, ganas de llevarlo a cabo y funcionarios idóneos, nada es imposible. ©
MAS FOTOS