ARQUITECTURA INTERNACIONAL | FRANK GEHRY | #162 MAY 2012
Cualquier parecido...
no es mera coincidencia


Comparado permanentemente con el Guggenheim de Bilbao, el Walt Disney Concert Hall
es un proyecto anterior, aunque mucho menos famoso.
La historia comienza en el año ‘87, cuando Lillian Disney dona a la ciudad de Los Angeles, los u$s 50 millones de dólares iniciales destinados a la concreción de un edificio que se convierta en un centro de la música.

En el ‘88
Frank Gehry es elegido como proyectista. Luego de varias idas y venidas debidas a alzas en los costos previstos, cambios en la normativa de la ciudad, falta de fondos, cambios en los materiales y demás, recién en el 2003 Frank Gehry puede ver concretada su obra.

Ubicado en el centro de la ciudad de Los Angeles, agrupa al Dorothy Chandler Pavilion (en donde se realizan las entregas de los premios Oscar), el Ahmanson Theatre, el Mark Taper Forum y el nuevo WDCH. Se calcula que cada año 1.300.000 personas lo visitan y asisten a las funciones.


A diferencia de la mayoría de las salas de conciertos, el vestíbulo del
Walt Disney Concert Hall es accesible desde la calle y permanece abierto durante el día. Unos amplios paneles vidriados operables proveen de máxima accesibilidad a los diversos espacios y comodidades, tales como la tienda de regalos, el restaurante y café, el estacionamiento para 2188 autos de siete niveles ubicado en el subsuelo y una sala multiuso para funciones que podrá ser utilizada para lecturas interpretadas, programas educativos y otras actividades improvisadas o programadas a lo largo del día.

El punto central del
WDCH diseñado por Frank Gehry es el auditorio de 2265 asientos, proyectado para cumplir con los más complejos parámetros acústicos. Cada método y tecnología disponibles en la materia formaron parte del proceso de diseño. El público se ubica alrededor de la orquesta.
La distribución interna del auditorio fue descripta como una embarcación hecha de madera anclada en una caja de material. Gehry comparó la configuración de la sala con la idea de una barca ceremonial en la cual la orquesta y la audiencia realizan un viaje a través de la música. El cielorraso curvo de madera evoca las velas ondulantes de un barco.

La impresionante superficie exterior curvada del Walt Disney Concert Hall está revestida por 12500 piezas individuales de acero, placas que varían desde 13 pulgadas hasta los 110 pies de largo y están unidas por fuera. No hay dos piezas iguales, y colocadas una detrás de la otra, alcanzarían una longitud de casi 80 km.

El WDCH, incluye además dos anfiteatros. Uno de 300 butacas para espectáculos infantiles y otro más pequeño con capacidad para 120 espectadores. El edificio distribuye todo el programa en cuatro plantas. A nivel del terreno se ubica un espacio de 3000 m2 destinado a exposiciones, junto con un restaurante y áreas de servicios. En el lado norte del nivel de accesos y conformando un volumen que sobresale del conjunto, se ubica el Founders Room, un espacio con sala de estar y cafetería. ©
MAS FOTOS