Jardín Japonés

No todo es cemento, ruido y estrés en la Capital de Buenos Aires. En pleno corazón de Palermo encontramos el Jardín Japonés, un hermoso lugar dedicado íntegramente al esparcimiento, paseo y recreación.
Yasuo Inomata fue el ingeniero encargado de diseñarlo, ayudado por Hideo Sugimoto: La Paz que contagia a los visitantes tiene que ver con el silencio, la armonía y los distintos matices de verde que lo pueblan intencionalmente. Esto diferencia al jardín de sus pares occidentales en los que se busca impactar con la profusión de flores y los detalles barrocos. Un jardín debe ser un refugio para meditar y contemplar. El Jardín Japonés de la Argentina es el más importante en cuanto a sus dimensiones, con respecto a los demás jardines en el mundo fuera de Japón. La superficie del mismo es totalmente irregular, y todo concuerda para transmitir una armonía necesaria, una atmósfera de paz y relax. Combina el simbolismo con paisajes naturales, mediante elementos básicos de la naturaleza. Los mas representativos son: el agua, las piedras y las plantas. El espíritu japonés, respetuoso y amante de la vida natural, ha tratado desde siglos atrás de representar en un pequeño terreno toda la magnificencia del paisaje que lo rodea. Rocas, arenilla, cascadas, lagos quietos unidos por vistosos puentes... en cada rincón que se mire, quedará asombrado con tales bellezas naturales. En todo el complejo prevalecen la simetría y las líneas curvas. Basado completamente en un estilo de vida influenciado por la vision universal del Zen y la ideología sintoista natural, se utilizaron en su contrucción materiales rústicos que respetan las formas originales o naturales. La construcción inicial es réplica de la entrada a una típica casa Samurai, en madera totalmente machimbrada. El pórtico de entrada Existen en el Japón varias estilos de pórticos, utilizando en la entrada de las casa, templos, etc. El que vemos en el Jardín Japonés es tradicional, y su origen se remonta a épocas muy antiguas . Era como encontrar una entrada de este tipo de las casas feudales, por eso se la denomino BUKEMON (Buke: feudal, Mon: entrada. Piedra Fundamental El 15 de Mayo de 1967 visito la Argentina el Príncipe heredero Akihito y la Princesa Michiko (actuales emperadores). En conmemoración a esta visita se colocó en la antigua Plaza Japón una placa donada por la municipalidad de buenos Aires, y desde entonces es considerada la piedra fundamental del Jardín Japonés. La glorieta y el Muelle Para los japoneses, una forma de practicar culto en el shintoismo y en el budismo zen es realizar una vez al año (durante la semana de luna llena del mes de agosto, cuando en Japón la luna se encuentra más cerca de la tierra) un examen de conciencia para renovar el ser, meditando acerca de lo negativo y lo positivo. El sitio de meditación para el hombre es el muelle: allí debe sentarse con las piernas hacia el agua donde se refleja el plenilunio. La mujer, en cambio, hace su reflexión bajo la glorieta. El muelle o puente truncado representa además la vida terrenal. El corte del puente simboliza la muerte, que no es más que el comienzo de la nueva vida en el más allá, representado por una pequeña y hermosa isla frente al muelle (isla de la inmortalidad). Isla de los Dioses Recibe este nombre por ser el lugar de residencia de las divinidades. En ella encontramos una pequeña pagoda, templo donde vive el Dios. Se llama Jusamju-no-torou (torre de los trece aleros) En la base de la Pagoda se observa la figura de Buda, símbolo de Paz. En Japón hay pagodas de 9,13 y 15 estratos. En dicho país, a diferencia de las creencias occidentales, el número 13 propicia la buena suerte. Yatsu- Bashi (Puente de madera en Zigzag o de las decisiones) Su nombre proviene de Yatsu: ocho, Bashi: puente ya que su forma es semejante a la de varios caracteres del número 8 colocado sucesivamente. El puente representa la unión de las islas del Japón, ya que su forma es irregular. Su nombre de “Puente de las decisiones” es debido a una tradición que dice que cuando una persona debía decidir algo importante se cruzaba este puente, en el cual encontraba tres oportunidades para meditar (tramos rectos y mas largos) ante de tomar la resolución (tramos en Zig-Zag, mas cortos). Puente Curvo (Taiko – Bashi) Se encuentra pintado de un color único y divino llamado Shu, parecido al colorado. Está realizado en madera y se lo llama también “Puente de los Dioses” , ya que mediante él se accede a las isla de los Dioses o Shinzen-Shima. En Japón, los sacerdotes cruzaban este puente durante las ceremonias religiosas, después de bendecirlos. Tras ellos lo hacían los creyentes, quedando sus almas purificadas. Puente rojo Es el puente más largo del jardín, esta construido en madera y pintado de rojo. Dicho puente permite el recorrido por el frente de la cascada, teniendo una visual muy atrayente hacia todo el entorno. Es también un espacio en donde se congregan un gran cantidad de peces y en el cual el público puede observar y percibir su gran variedad de colores y tamaños, además de darles de comer. El lago del Jardín es artificial, y se han sembrado allí peces carpa que cumplen una tarea de mantenimiento por ser animales “chupadores” que comen los desperdicios asentados en el fondo del lago. Es una especie originaria de Asia, pero actualmente se la encuentra en varios países de todo el mundo. Cascadas La Cascada es fuente de vida y de movimiento. Contagia frescura y pureza, y su murmullo propicia la concentración. Según la mitología de los chinos, en el lado Oriente habitaba el Bien, y en el Occidente los espíritus del Mal. Por esta razón, la dirección de las cascadas, por ejemplo, debía darse de este a oeste. En el Jardin Japonés hay una cascada en la Isla de los Dioses y simboliza una fuente de prosperidad y de vida. Este simbolismo se remonta a los templos budistas y sintoistas donde siempre se encontraba una cascada para enseñar a los discípulos “Cómo es la Vida”: las nacientes representan la juventud en la que todo es fuerza, esplendor y tal vez también obcecación, que se ve representada por el golpe de la caída del agua. Las ondulaciones de la cascada significan el correr de los años y las experiencias acumuladas. Por último, encontramos el reposo de la vejez y la sabiduría. Monumento al sudor del inmigrante japonés Fue donado por la Asociación Japonesa en la Argentina en el año 1978 a la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. El monumento es una obra abstracta: la piedra fue hallada en Córdoba y trasladada al Jardín. Se puede decir que es una obra de arte de la naturaleza que no necesitó ser esculpida por la mano del hombre. Es un solo bloque de piedra en el cual, observando con detenimiento se puede adivinar la presencia de dos figuras, una más grande (que representa al hombre) abrazando a la más pequeña (que representa a la mujer). El conjunto simboliza la fuerza y el valor con que los inmigrantes afrontaron las diferencias culturales. Isla de la Grulla y Tortugas Ubicadas en el centro del último lago, ambas islas aparecen unidas por un puente de piedra, no pudiendo accederse a ellas. Representan el mito Taoista de la existencia de una isla de los inmortales (Horai–zan) , que surge del temor a la vejez y a la muerte, y del deseo de alcanzar la juventud eterna. Las grullas y las tortugas constituyen símbolos de la longevidad. En todas las fiestas japonesas aparecen estos símbolos en pinturas, ornamentos florales y figuras de papel. Camino de Piedras Los caminos de piedra en los jardines Japoneses cumplen dos funciones: una decorativa y la otra para guiar desde la entrada del jardín hasta los distintos sitios del mismo o de la casa. Nunca siguen una línea recta, y hay diferentes denominaciones para cada tipo: - Mogari: en forma de curva - Hizumi: en forma de curvas más amplias - Chidoki: en zigzag - Ganko: tambien en zigzag, se asemeja al dibujo que forman los gansos al volar. - Rakka: como flores caídas o desparramadas. Todos los diseños se basan en fenómenos de la naturaleza. Las piedras utilizadas pueden ser de dos tamaños: diámetro semejante al tamaño de un pie o algo más grande (entran en ellas los dos pies juntos) : entre piedra y piedra la separación es de más o menos 10 cm: lo que equivale al tamaño del paso de los japoneses debido al uso del kimono. Shinzen jima Las sietes piedras que se encuentran frente a la casa de Té representan los orígenes del árbol genealógico familiar, en el cual las piedras verticales más grandes simbolizan al jefe o padre de la familia. Las de tamaño medio representan a la madre, y las pequeñas a los hijos. Las que se encuentran en forma horizontal dentro del lago, recuerdan a los difuntos. Independientemente de ésto, representan islas en el mar, figurado por el lago. Cada una de las piedras tiene un significado particular: Las que están cerca de la orilla simbolizan una embarcación cargada de riquezas, llegando a puerto. Las verticales o islas del misterio simbolizan una isla montañosa en cuya cima crecían hierbas medicinales con grandes poderes curativos. Los faroles Los faroles de madera fueron realizados por un artesano heredero de este oficio por más de 3 generaciones. Existen distintos tipos de faroles: TAIMASI: así se llamaba al templo en donde se lo utilizaba, mide aproximadamente 2 mts. Consta de seis partes : un pedestal, un fuste, una plataforma media, un compartimiento para la luz, un techo y una joya final. ORIBE: son creativos y tienen varias formas. El techo es largo y sostienen al farol cuatro patas firmes. YUKIMI: no tienen pedestal, se levantan directamente sobre el suelo. Algunos los llaman “crisantemos” debido a la suposición de algunas figuras que contenían en el fuste. Representaban a la Virgen Maria, sin embargo, estas lámparas no se encontraban en templos cristianos. Eran sobre todo objetos de admiración o símbolos, ya que la iluminación que brindaban era muy escasa. Casa de Té Se construyó para brindar al público un lugar de reunión donde se puedan degustar algunos platos típicos de la cocina japonesa. Es una construcción de dos plantas donde en el centro, sobre una tarima, se ubica un espacio reservado para la tradicional ceremonia del Té. En la planta superior se ubica un salón de actos y exposiciones de distintas manifestaciones de la cultura japonesa. A un lado de la edificación se encuentra una reproducción de los jardines japoneses de tipo seco o de piedra. Antiguamente este lugar estaba ocupado por un pequeño lago con peces que debió ser removido debido a que el techo de la casa es de cobre, y con el agua de lluvia, el óxido caía en el lago provocando la muerte de los peces. Damero A la derecha de la Casa de Té se halla otra representación abstracta, típica de la decoración japonesa. A simple vista asemeja un gran damero, formado por baldosones intercalados con cuadriláteros de césped. En él está simbolizado el follaje de un pino (Cuadros verdes) entre el cual se intercalan espacios de aire por donde se puede apreciar el cielo (baldosones). ©
MAS FOTOS