Pasaje Dardo Rocha

Los primeros rieles, con sus locomotoras a vapor lo tuvieron como casa. El pasaje Dardo Rocha fue la primera estación de trenes de La Plata. Todo comenzó a finales del siglo XIX, el arquitecto italiano Francesco Pinaroli lo diseñó al mejor estilo de las estaciones europeas. Fiel al glamour de la modernidad que brillaba en su esplendor con el ferrocarril, sinónimo absoluto de progreso.

Corría el año 1883 al inició de su construcción y fue habilitado en 1887. Luego de un incendio que casi la destruye por completo. El amor hacia este majestuoso edifico siempre estuvo presente en los platenses. Los vecinos se organizaron para apagar el fuego y cuenta la historia que fue el ingeniero Pedro Benoit quien dirigió ese valiente combate. Este incendio tuvo su consecuencia benéfica: la creación del primer cuerpo de bomberos.
Su función de estación ferroviaria duró hasta 1903, cuando el crecimiento urbano obligó a trasladarla a su actual sede de la 1 y 44. Pero, la historia del pasaje está llena de giros inesperados y anécdotas.
Conocido, en ese entonces, con el nombre de “Pasaje Monteverde” tuvo un destino incierto hasta que en 1926. El gobernador, Luis Monteverde, decide su reconstrucción con el deseo de imponerle un estilo francés, además de que pueda ser destinado a salas de concierto, pequeños teatros y exposiciones. Tan magnánima tarea fue encargada a la Secretaría de Obras Públicas provincial.
Transitar por sus galerías y pasillos realmente recuerdan a Europa. El aroma de la madera lustrada, sus imponentes puertas con su techo abovedado da la sensación de ingresar a un Palacio. A la vez, que su iluminación natural resalta la gama de tonalidades pastel que relajan la vista y permite descubrir detalles.
El edificio rodea, junto con la casa de Gobierno y la Legislatura, a la plaza San Martín, que posee grandes palmeras, jardines de rosas, ceibos y una glorieta en estilo francés. Contiguo a la “Plaza de Maniobras”, el famoso pasaje pasa a llamarse “Pasaje Dardo Rocha” en homenaje al fundador de la única ciudad planificada y mejor diseñada del país.
Con nuevo nombre pero sin un fin claro, el pasaje fue sede provisoria del Ministerio de Acción Social, de LS 11 Radio Provincia, de la Dirección de Telégrafos, Asesoría Letrada, Ministerio de Trabajo y Archivo Histórico de la Provincia.. Hasta que en 1944 y por 40 años se estableció el Correo Central.
La cena gala por los festejó del centenario de La Plata, en 1982, le dio la posibilidad de brillar de nuevo. Y años más tarde fue utilizado por la Convención Constituyente.
Sus idas y venidas se definen en 1994. Año en el que ingresa al patrimonio municipal realizándose importantes obras de restauración y equipamiento. Se transforma así el gran centro cultural de la capital bonaerense.
Este símbolo de la cultura e identidad platense logra su cometido en 1999. La última recuperación incluyó un refuerzo en su estructura, un moderno sistema de iluminación, reacondicionamiento externo y plaza de acceso.
Su finalidad estaba clara “mejorar la prestación y producción de hechos culturales”. Para ello, se decidió realizar tres áreas de actividades que ocuparon el mayor porcentaje de superficie del edificio: “Museos”, “Convenciones” y “Escuela Taller Municipal”, complementadas por un área administrativa. A su vez, las áreas de museos y escuela taller cubren los requerimientos propios de la actividad cultural ciudadana, produciendo eventos y promoviendo artistas locales.
Cada área necesitaba para su mejor desempeño una reorganización del espacio.
Para conectar las distintas salas se construyó una galería, que además de reforzar la estructura tradicional brindó una circulación desde el exterior al interior del pasaje.
Se planteó un esquema de actividades por niveles: planta baja: destinada a actividades de uso frecuente. Lo componen el Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano (MACLA), el Museo Municipal de Bellas Artes, Museo y Galería Fotográfica (MuGaFo), la Sala de Lectura, Café de las Artes, restaurante, los halles de acceso al cine, teatros y al auditorio de primer piso; y el hall central de exposiciones que alberga muestras transitorias.
En el primer piso: se alojan las actividades que requieren ámbitos controlados y específicos, como la Escuela Municipal de Bellas Artes, la Sala de Convenciones y Reunión de Comisiones, la Sala Cine Arte Select, la Sala de Teatro Experimental Municipal, la Sala Auditorio y la Sala Polivalente. En el segundo piso se concentran las actividades administrativas del área cultural.
Por definición propia, “El Pasaje Dardo Rocha”, es desde hace una década un complejo cultural del más alto nivel.

MACLA
El Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano (MACLA) fue Inaugurado el 10 de septiembre de 1999. Este espacio, distribuido en cinco salas, se convirtió en un verdadero lugar cultural realizado en base a un severo estudio arquitectónico que reparó en la preservación de la imagen arquitectónica externa, en el reciclaje de los espacios internos para crear un espacio dinámico y sensible.
Se utilizaron tonos neutrales en las salas expositoras y a la iluminación se le dio gran énfasis para valorizar el conjunto. Logrando un clima sin ninguna distorsión ambiental . Esta mínima intromisión externa agrega un espacio virtual, dinámico y alegre que evita el cansancio psíquico y visual. Defecto común de muchos museos.
El 12 de octubre de 2001 se realizó la apertura oficial de la pinacoteca del MACLA. Totalmente renovado, este depósito de obras cuenta con estructuras de hierro móviles que permiten el traslado y la protección de las obras, así como un sistema automático de temperatura que benefician su conservación. ©

MAS FOTOS