Museo Pueyrredón

La histórica casa en la que habitaron Juan Martín de Pueyrredón y su hijo Prilidiano, hoy alberga un Museo que ha sido completamente puesto en valor: se restauró el edificio considerado Monumento Histórico Nacional y se digitalizó todo su patrimonio en un catálogo informatizado.
Esta casona de Acasusso estaba aquí cuando todavía la ciudad no era siquiera un pueblo. La construcción original, que data de 1790, era un típico puesto de avanzada que se encontraba en las fronteras de la ciudad. Pero no es su antigüedad lo que la convierte en uno de los lugares históricos con mayor relevancia de nuestro país, si no la envergadura de sus habitantes. En esta casa colonia vivió y murió el Brigadier Juan Martín de Pueyrredón, quien fuera el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata. También vivió y trabajó su hijo Prilidiano, uno de los mejores artistas plásticos del siglo pasado. Figuras de la talla de San Martín, Guido, Soler, Vélez Sarsfield, Sarmiento y Sáenz Peña circularon por sus dependencias y pasearon por sus jardines. En medio del enorme parque que se extiende hacia el río existía un algarrobo bajo el cual el General San Martín y el Brigadier Pueyrredón planificaron parte de la epopeya libertadora. Dos siglos más tarde, en ese mismo lugar hay un retoño de aquel algarrobo. No es lo único que ha sobrevivido al paso del tiempo. Desde 1945, la casona que alberga al Museo Histórico Pueyrredón. El pasado 30 de Abril, acaba de abrir nuevamente sus puertas luego de un arduo trabajo de restauración. El predio, que antaño llegaba hasta las barrancas, tiene tres construcciones: la casa principal, la casa de los chacareros y las caballerizas, erigidas en medio de un jardín en el cual convivían especies autóctonas con otras exóticas. La casona principal, importante pero sobria, fue construida con techos de lapacho y palmera, y pisos con baldosas importadas de Inglaterra y Francia. Su arquitectura seguía un marcado estilo colonial. Los ambientes se sucedían unos tras otros en la planta baja: la sala de recepción, el comedor, un gabinete de trabajo (reservado a estudio o recepciones menores), la sala grande, la sala chica (en la que murió el Brigadier Pueyrredón), los dormitorios y una sala privada de la familia Pueyrredón. En la planta alta se dispuso otro dormitorio y un atellier, la cocina y la despensa. La suntuosa galería de columnas toscanas es un agregado posterior realizado por Prilidiano Pueyrredón, quién logró combinar estas líneas italianas con las ventanas coloniales existentes. La puesta en valor del edificio estuvo a cargo del ingeniero Guillermo Villa, el mismo que llevó a cabo la restauración del Cabildo y la Villa Ocampo. Implicó obras desde los cimientos hasta los techos: impermeabilización de las cubiertas, tratamiento contra la humedad, reparación de revoques, carpintería, pintura e instalaciones eléctricas. También se colocaron alarmas, cámaras de seguridad y detectores de humo. Todos los trabajos de infraestructura fueron supervisados por el arquitecto Marcel Marcev, dela Dirección Nacional de Arquitectura, ya que el edificio se encuentra catalogado como Monumento Histórico Nacional desde 1941. Las tareas de conservación del patrimonio histórico y artístico estuvieron a cargo de Paula Casajús y Cecilia Lebrero, dos licenciadas en Historia del Arte. Comenzaron con la construcción de un catálogo informatizado: cada pieza fue fotografiada y descripta nuevamente, revisada por expertos para confirmar o revocar su procedencia y valor. El museo tiene una sala dedicada exclusivamente al Brigadier Pueyrredón, con docuementos históricos y objetos personales del Director Supremo. La sala dedicada a Prilidiano está armada en su atelier, con el balcón desde el cual el pintor accedía a los paisajes ribereños. Las obras del Pueyrredón artista ocupan una parte importante en el nuevo recorrido del museo. El resto de las salas incluyen documentos, mapas, cartas, imágenes religiosas de los siglos XVIII y XIX, además de una serie de secciones costumbristas que muestras la vida cotidiana del 1800 en esa chacra. Finalmente, también se intervinieron los jardines, en los cuales se hizo un relevamiento de todas las especies botánicas, y un especial énfasis en conservar el famoso algarrobo de San Martín y Pueyrredón, y un aguaribay plantado por Sarmiento. Las obras finalizaron a principios de este año, y a partir del 1 de Mayo, el Museo puede ser visitado por todos aquellos que quieran hacer un viaje a los orígenes de nuestro país. El Museo Histórico Municipal Brigadier General Juan Martín de Pueyrredón se encuentra en Rivera Indarte 48, Acassuso. Puede visitarse martes y jueves de 10 a 18 hs, y sábados y domingos de 14 a 18 hs.©
MAS FOTOS