La Casa de Sarmiento

Si bien Domingo Faustino Sarmiento vivió en numerosas residencias a lo largo de su vida, sólo consideró su hogar a dos de ellas: la casa natal de san Juan, y una casona del barrio porteño de San Nicolás, que hoy alberga a la Casa de la Provincia de San Juan. El sanjuanino la compró en 1875 una vez terminada su presidencia, como residencia para él y su familia, y en ella vivió y escribió, durante su vejez, numerosos artículos y ensayos.
Según algunos historiadores, Sarmiento adquirió esta casa por consejo de su administrador personal y amigo, Manuel Ocampo, por la suma de 28.000 pesos. Aunque cuenta Margarita Navarro Clark, descendiente del prócer, que también puede haber sido un regalo de Ocampo. “Sarmiento era muy desordenado con su propio dinero. Tanto, que lo dejaba en cualquier parte. Una vez usó su sueldo como señalador, en un libro, hasta que, al tiempo, apareció por casualidad".
Lo cierto es que Ocampo le entregó el título de propiedad a nombre de Sarmiento, diciéndole que lo había pagado con los ahorros del dinero que le administraba.
Esa fue la única propiedad formal que Sarmiento tuvo en toda su vida.
Se trataba de una casa típica del 1800, cuya facha remite a un estilo italianizante, y el interior se organiza en torno a tres patios internos, a cuyo alrededor se disponían diez habitaciones, cuadradas o rectangulares, de techos altos que aún conservan las molduras originales.  La sala más grande albergaba la biblioteca. Luego le seguía el escritorio y el dormitorio de Sarmiento, y a continuación los dormitorios del resto de la familia: su hermana, su hija Faustina y su nieto Augusto y sus dos nietas. El edificio se completaba con un baño, una cocina, habitaciones de servicio y sótano.
Los patios se conservan casi intactos, con excepción de la araucaria que sombreaba el primer patio que debió ser retirada a causa de su tamaño. El segundo patio, con jardín, aljibe y pajarera, estaba rodeado por una galería de delgadas columnas de hierro a la cual dan las habitaciones. En el último patio, donde se ubicaba el área de servicios, se plantó un retoño de la higuera de su casa natal.
En esa casa transcurrieron los últimos años de Domingo Faustino Sarmiento. En 1887, con su salud muy deteriorada, viaja con su hija Faustina y sus nietos al Paraguay, refugiándose en el clima cálido de Asunción. Falleció en esa ciudad el 11 de Septiembre de 1888, y sus restos fueron enterrados en el cementerio de la Recoleta de Buenos Aires, 10 días después.
Ante su tumba, Carlos Pellegrini sintetizó el juicio general: “Fue el cerebro más poderoso que haya producido la América"…Quizás haya sido también el más polémico.
La casa del barrio de San Nicolás quedó dehabitada hasta que para evitar una amenaza de demolición, el Estado la compró en 1947 y la declaró Monumento Histórico Nacional un año más tarde.
En 1957, fue otorgada como sede al Consejo Nacional del Menor, que la ocupó durante diez años. Luego pasó a la Secretaría de Estado de Promoción y Asistencia a la Comunidad.
En 1980, el Ministerio de Bienestar Social transfirió el dominio del inmueble al gobierno de San Juan, que desde 1984 la utiliza como Casa de la Provincia de San Juan en Buenos Aires.©

 

MAS FOTOS